El PP quiere derogar el matrimonio homosexual

El matrimonio gay y la adopción supone que, en nuestro país, todas las personas son iguales. Parece mentira que en pleno siglo XXI los gays fuésemos ciudadanos de segunda, pero afortunadamente esto ya pasó. No tiene nada que ver con querer casarme o no, significa que quiero tener el derecho, como cualquier otra persona. Sin importar si le van los tíos o las tías. ¿A alguien se le ha destruído la familia por el hecho de que dos tíos o dos tías se casen? LA de mis padres, al menos, no.

El Foro de la Familia y el PP están apoyando una propuesta en el Congreso para derogar el matrimonio homosexual. Parece mentira, pero al oírlo y ver a un hombre hablando de “maricones” y “sidazos” me han entrado escalofríos.

Políticamente no acepto al PP, no me gusta su política en la mayor parte de los casos. Pero lo de hoy, ya ha sido la gota que colmó el vaso. Ya han demostrado qué es lo que piensan, que dejen de disfrazarse de centro. Son homófobos e intolerantes. Y ya tengo muy claro que jamás votaré a ese partido. Y no me cabe que lo haga cualquier persona que apoye la igualdad de derechos, que al fin y al cabo, es la defensa de los derechos humanos.

Basta ya de pisotear nuestra dignidad. Nosotros no destruimos la familia, sólo queremos igualdad de derechos.

NO MÁS HOMOFOBIA

Cosas que dan pereza

Hoy me he quitado de encima varias cosas que me daban pereza, aunque no eran especialmente costosas…
He pagado mi cuota de Andén 1 para el 2007
He ido a la biblioteca y he fotocopiado un libro de Comunicación Corporativa
He recargado mi tarjeta de reprografía y he aprovechado a coger las claves que aún no tenía
Me he matriculado para el segundo cuatrimestre
He publicado un porrón de cosas nuevas para Xatakamovil
He hecho una cosilla que os contaré más adelante…

Vaya día, qué cansancio. Menos mal que mañana es martes…

Amelie

Amelie no es una chica como las demás. Ha visto a su pez de colores deslizarse hacia las alcantarillas municipales, a su madre morir en la plaza de Notre-Dame y a su padre dedicar todo su afecto a un gnomo de jardín. Creció y se convirtió en camarera en un bar de Montmartre cuya propietaria es una antigua jinete circense. la vida de Amelie es sencilla: le gusta tirar piedras al Sena, observar a la gente y dejar volar su imaginación. De repente, a sus veintidós años, Amelie descubre su objetivo en la vida: arreglar la vida de los demás. Inventa toda clase de estrategias para intervenir, sin que se den cuenta, en la existencia de varias personas de su entorno. Entre ellas está su portera que pasa los días bebiendo vino de Oporto; Georgette, una estanquera hipocondríaca: o “el hombre de cristal”, un vecino que sólo ve el mundo a través de la reproducción de un cuadro de Renoir.

Una película fabulosa

Historia del mundo para gente con prisas

La prehistoria
Los dinosaurios se mueren y los monos, convertidos en personas, se lo encuentran todo por hacer: la rueda, el hacha de sílex o el fuego, que era lo más importante, hasta el punto que los que sabían hacer fuego eran homo sapiens y los que no, homo no lo sapiens. La prehistoria duró uns mil o dosmil años rápido.

Los romanos
Los romanos se hicieron famosos porque mataron a Jesucristo, ¡el hijo de Dios! ¡Esto no se mata así como así, ¿eh?! Hablaban en latín, que es un idioma todo hecho a base de frases históricas: Alea jacta est, cogito ergo sum, Telefunken pal color… y otras ya más largas.

Los árabes
Los árabes invadieron España y casi Europa, y, cuando llegaban a un sitio, lo llenaban todo de baldosines, que se ve que les entretenía mucho. Al ser porreros, inventaron los chistes de la risa tonta. Ejemplo:
– Mira la polla que te voy a meter
– ¡Por Alá!
– ¡No, por aquí!
Fin del ejemplo.

La edad media
Señores feudales, Exín castillos, todo ese rollo. Había el derecho de pernada, que permitía al señor feudal follar con todas las chicas del lugar. Otras juergas y eventos: la peste negra, las cruzadas, la Inquisición, el ajedrez humano… la gente de la edad media solía decir: ¡aquí no se aburre uno!

América
América se descubrió en 1492, año en que también se descubrieron las afueras de Bilbao con toda la parte de Portugalete, aunque todo esto quedó eclipsado por lo de América que, ya entonces, demostró ser mucha América. América estaba llena de gente, pero, por una cuestión de presupuesto, no se les pudo matar a todos.

La revolución francesa
Los burgueses celebran su propia catarsis cortándole la cabeza a la gente. Napoléon estaba también por ahí, no se sabe muy bien si antes o después (hay la teoría de antes y la de después). Napoleón fue muy importante porque demostró que una persona puede ser famosa aunque se llame Josefina.

La edad de Oro
Esto pasaba por cualquier parte y sin avisar: De repente era la edad de oro de la literatura, del tapiz bizantino, del duelo a muerte con cucharilla de postre… la edad de oro de la literatura fue al coincidir en las librerías El Quijote, Hamlet y El Tartufo de Kafka. Para la edición de bolsillo, hicieron la edad de bañado en oro.

La revolución industrial
Que es cuando se inventa todo lo moderno: la máquina de vapor, el coche, la moto, la moto con sidecar, la bicicleta, la bicicleta con sidecar… al principio los obreros eran unos rien ne va plus (o “don nadie”), pero, a la que pudieron hacer huelgas, dijeron que la bicicleta con sidecar no la fabricaban: ¡hasta aquí podíamos llegar!

La II Guerra Mundial
Esto es lo más importante que ha pasado últimamente. Empieza con el nazismo y acaba con la bomba atómica. Fue tdo tan horrible que ahora, los Estados, cuando tienen que matar a alguien, se cuidan muy mucho de que no parezca ni nazismo ni que han tirado la bomba atómica… ¡aprendimos la lección, amiguitos!

(Por Manel Fontdevila)

Noches de boda

Que el maquillaje no apague tu risa,
que el equipaje no lastre tus alas,
que el calendario no venga con prisas,
que el diccionario detenga las balas.

Que las persianas corrijan la aurora,
que gane el quiero la guerra del puedo,
que los que esperan no cuenten las horas,
que los que matan se mueran de miedo.

Que el fin del mundo te pille bailando,
que el escenario me tiña las canas,
que nunca sepas ni cómo, ni cuándo,
ni ciento volando, ni ayer ni mañana.

Que el corazón no se pase de moda,
que los otoños te doren la piel,
que cada noche sea noche de bodas,
que no se ponga la luna de miel.
Que todas las noches sean noches de boda,
que todas las lunas sean lunas de miel.

Que las verdades no tengan complejos,
que las mentiras parezcan mentira,
que no te den la razón los espejos,
que te aproveche mirar lo que miras.

Que no se ocupe de ti el desamparo,
que cada cena sea tu última cena,
que ser valiente no salga tan caro,
que ser cobarde no valga la pena.

Que no te compren por menos de nada,
que no te vendan amor sin espinas,
que no te duerman con cuentos de hadas,
que no te cierren el bar de la esquina.

*^_^*

Dos en un tren van mirando por la ventanilla y comentan:
– ¿Has visto lo rápido que pasan los postes?
– Sí, tío es verdad… a la vuelta volvemos en poste…