Libros que hay que leer

Algunos libros que me han marcado o me han enseñado algo. Hay muchos juveniles, ya lo sé, pero es que yo soy así.

  • Silvia y la máquina Qué
  • Las barbaridades de la COPE
  • El pequeño Nicolás
  • Bambulo, la crisis y Bambulo, primeros pasos (el tercero es un rollo)
  • El Club de la Comedia (todos)
  • Mentiras en Directo y Mírame, tonto (Mariola Cubells)
  • Un cacahuete flotando en una piscina, ¿Sigue siendo un fruto seco? y ¿Cada cuánto hay que lavar un pijama? (Luis Piedrahita)
  • Estúpidos hombres blancos y ¿Qué han hecho con mi país, tío? (Michael Moore)
  • Cibermillonarios (Núria Almiron)
  • Algo más inesperado que la muerte (Elvira Lindo)
  • Manolito Gafotas, toda la colección (Elvira Lindo)
  • Ninguna guerra se parece a otra (Jon Sistiaga)
  • Lo que Einstein le contó a su barbero (Robert L. Wolke)
  • Brand placement: integración de marcas en la ficción audiovisual (Cristina del Pino y Fernando Olivares)
  • El dardo en la palabra y El nuevo dardo en la palabra (Fernando Lázaro Carreter)
  • Matilda (Roald Dahl)
  • Un ordenador nada ordinario (Micjele Kanh)
  • Y decirte alguna estupidez, por ejemplo, te quiero (Martín Casariego Córdoba)
  • Pupila de águila
  • No somos Nadie (los dos)
  • No pidas sardina fuera de temporada (A. MArtín y J. Ribera)
  • El mundo es un pañuelo, y en general toda la colección de Tinto de Verano (Elvira Lindo)
  • Un viernes embrujado (Mary Rodgers)
  • El hombre pequeñito (Erich Kästner)
  • Memorias de una vaca (Bernardo Atxaga)
  • Alicia para los más pequeños
  • Tres sombreros de Copa (Miguel Mihura)
  • Familia no hay más que una, y al perro lo encontramos en la calle (y en general cualquier libro de Gomaespuma)
  • La colección de “Resuelve el Misterio” de Amy y Lince
  • El príncipe destronado (Miguel Delibes)
  • Cachorro (Tomás Salvador)
  • Cita en el árbol
  • La colección de Harry Potter
  • El diablo de los números (un nombre muy largo)
  • Comics: Mortadelo y Filemón, Mafalda, Zipi y Zape, Charlie Brown…
  • Pirulí (Isabel Córdova) -> mi primer libro
  • Cuando se estropeó la lavadora
  • Mi casa parece un zoo
  • Intercambio con un inglés
  • Los libros de Eugenia Mestre (de Pilar Molina Llorente), cursis a más no poder
  • Asesinato en el Canadian Express
  • La siniestra Susie y otras historias para gente extraña (Angus Oblong)

Y de momento, esos son los que tengo por la estantería o desperdigados por la habitación (o me acuerdo de ellos) que me he leído desde los 5 años… tengo otros sin leer pero me da mucha pereza y se van colando otros antes… tampoco he incluído los que no me gustaron, que son muchos y por aquí andan, estorbando.

Me encanta Apple


El problema: Ayer la ruedecita de mi ratón del iMac empezó a fallar, no giraba para abajo (bueno, sí giraba pero no hacía caso el ordenador).

Resignado, llamo a Apple para que me digan dónde llevarlo a arreglar. Me dicen que no hace falta, que me mandarán un ratón nuevo y yo simplemente tengo que mandarles el viejo. Dicho y hecho: si ayer les llamé, hoy mismo ya estaba el ratón aquí cuando he llegado a mi casa después de comer. Un ratón nuevecito y que funciona perfectamente. Yo sólo tengo que usar la misma caja en la que ha venido, meter el viejo y llamar a un teléfono (gratuito) para que vengan a llevárselo.

Me encanta Apple 😀

Cambios

No sé qué es lo que ha pasado, hemos debido cambiar alguno de los dos. Aparentemente las cosas siguen igual, pero no es lo mismo. Los temas de conversación son tonterías, superficiales. No nos atrevemos a hablar más allá, como cuando hablas del tiempo en el ascensor con el vecino. Yo diría que ya ni siquiera nos alegramos de vernos, y que en el fondo es todo un compromiso para seguir nuestra vida con la conciencia tranquila.

Y yo no quería, pero las cosas han ido así. ¿Qué hacemos? ¿Tratamos de volver como antes? Puede que sea imposible… ¿o lo dejamos terminar definitivamente? Sería una lástima.

Pensémoslo.