Carta para el genio

Si pudiera elegir qué superpoderes tener… ¿cuáles elegiría?

– Ser invisible: Lo bueno de ser invisible es que, como no te ve nadie, puedes estar en sitios donde normalmente no te dejarían entrar. Y con esto ya basta como explicación.

– Poder tener habilidades, así, de repente. A mi, que soy un inútil en general (y en lo que es moverme y hacer cosas en particular), me gustaría por ejemplo coger un saxofón y poder tocarlo, o cantar y hacerlo bien, o coger un lápiz y hacer un dibujo perfecto, o subirme a un sitio y tener algo divertido que contar. Tendría que estar bien.

– Cambiar mi pelo. No sé, pero es que me gusta el pelo del 90% del resto del mundo más que el mío. Si a esto le unimos que últimamente estoy perraco-perraco [es decir, que estoy salidísimo], pues me entra un complejo que pa qué’. Me gustaría tener el pelo más liso o más rizado, y más claro o más oscuro. Pero ahora, que lo tengo fosco [palabra que sólo he oído en labios de mi madre] y casi-negro-pero-no-del-todo, pues es frustrante.

– Quiero tener más ideas. Un chico con el que estoy en radio tiene una libreta y escribe montones de ideas fascinantes. Yo también tengo libretas, pero a mí lo que se me ocurre es menos fascinante. Supongo que será cosa de entrenar.

– Quiero tomarme menos en serio lo que opinan los demás. Aunque de hecho, esto lo estoy consiguiendo, porque últimamente me resbala bastante. Supongo que Xataka me está ayudando, ya es raro el post en el que no hay alguien que te recrimine que has puesto un dato inexacto. Si fuese cierto, me deprimiría, pero por suerte acostumbro a revisar bien los artículos antes de publicarlos. Y de paso, me gustaría que me repatease un poco menos el que haya gente que se crea superior… porque me pone de los nervios.

– Quiero ser más ordenado. Yo lo intento, pero no me sale. Mi habitación vuelve a parecer Bosnia…

– Además, quiero ser menos vago. Porque luego suspenderé y vendrán las oscuras golondrinas y tal, pero es que no tengo ganas de nada. Bien es cierto que la culpa es del resto del mundo y no mía, además de los profesores y el plan de estudios de la carrera que hace que mis asignaturas sean un… coñazo.

Aquí me quedo, buscando la lámpara.

Saludos

Sé lo que hicísteis

Con lo divertido que es el programa, y nosotros durmiéndonos…

En la fila de arriba: Silvestre, Antonio, Marta, yo y una chica que pasaba por allí.

Eso pasa por nombrar a Sánchez Dragó.

Yo sólo quería despedirme

Perdona que entre sin llamar, no es esta la hora y menos el lugar… tenía que contarte que en el cielo no se está tan mal. Mañana ni te acordarás: “tan sólo fue un sueño”, te repetirás (y en forma de respuesta pasará una estrella fugaz).

Ahora debes descansar (deja que te arrope, como años atrás). ¿Te acuerdas cuando entonces te cantaba antes de ir a acostar? Tan sólo me dejan venir dentro de tus sueños, para verte a ti. Y es que aquella triste noche, no te dí ni un adios al partir.

Y cuando me marche estará mi vida en la tierra en paz. Yo sólo quería despedirme, darte un beso y verte una vez más… Promete que serás feliz, te ponías tan guapa al reír…. y así, sólo así, quiero recordarte. Así, como antes, así, adelante.

Ahora te toca a ti, sólo a ti, seguir nuestro viaje.

Se está haciendo tarde, tendré que marcharme. En unos segundos vas a despertar…

Más sobre Serpis

He estado investigando sobre mi contrincante. Está mal etiquetada según CONSUMER (me he bajado el dossier-comparativa sobre el mundo de la aceituna con anchoa), pero es la mejor en su gama calidad-precio. Me duele (literalmente) reconocerlo, pero la verdad es que está bastante buena.

El diploma de más valor

Me dan igual los títulos. Para mí, este es el diploma más importante que tendré. Porque además tiene la firma de, posiblemente, uno de los mejores profesores infantiles, José Angel. Le echamos de menos.

Maravillas del chroma

Si por mi fuera todo se haría con chroma. Y es que una tecnología que puede hacer fallos tan divertidos como estos, vale la pena…