Folleto, iconos con logo y petición

Más cosas…

Debido a un trabajo que estoy preparando, necesito que me ayudéis si alguno tenéis información o material sobre alguno de estos temas:

– Canal 10 (primer intento de televisión privada en España, 1988)

– Cablevisión (plataforma de TV por cable de Telefónica y Sogecable, 1992-1996)

– Cotelsat (plataforma de TV de pago en Hispasat, 1994-1996)

– Onda Digital / Quiero TV (plataforma TDT de pago, 1999-2002). Los que aún recordáis esta plataforma, no os perdáis este vídeo. Se le saltan a uno las lágrimas.

Como veís, se trata de un trabajo sobre fracasos en el campo de la televisión, un tema que me gusta mucho. De momento lo estoy sacando adelante con lo que encuentro por internet y en las hemerotecas, pero si alguno tenéis más información (folletos, noticias, datos…) me haríais un gran favor. A cambio, cuando lo termine, publicaré el trabajo aquí por si a alguno le pica la curiosidad, como a mí, por estos proyectos que no llegaron a triunfar.

Mi correo es, como siempre, gamusino en gmail.com

Gracias 😉

Odio los post en los que la gente copia una canción

Pasado el tiempo de admiración, donde el respeto en cada mirada limaba el roce de vivir como un ungüento de pomada…

Y seco el tarro, seco el humor. Por cada beso, una bofetada: “Ya no me quieres como yo. No hay contrapeso a esta balanza”.

Al otro lado de la bondad se forja el hierro que tu demonio ha ido clavando en mi moral, como el amargo del pomelo, la resaca del alcohol: así me suena tu canción.

Y aunque los palos sientan fatal; si no me zurran, no espabilo. Este romance de arena y cal es un castigo del destino. Y golpe a golpe, aprendo a callar. Que por la boca enredo las cosas… no tengo huevos de marchar.

A ver si aprendo a hacer del marrón color de vida y punto de encuentro. De la esperanza, una misión. Y del amargo del pomelo, la resaca del alcohol… el estribillo de esta canción.

Gracias, de verdad.

Nochevieja

Yo ya estoy en el 2008. Sí, sí. Anoche estuve con unos amigos y desconocidos en la Puerta del Sol, llevando a cabo la tradición que descubrimos el año pasado por casualidad: tomarnos las uvas 24 horas antes que el resto de España. Así que, a pesar de que apenas se oyen, del montón de gente que hay por allí (aunque resulta divertido dejarse llevar por las riadas de gente) y de algún que otro petardo, me parece una experiencia genial. Siempre había querido estar en Sol con las campanadas, pero eso supone estar allí horas antes y no cenar en casa, así que ir el día anterior tiene todas las ventajas.

Además, ayer era el cumpleaños de Álvaro, así que cenamos por ahí con algunos de clase (y un chico -bastante mono- proyecto de ligue que se llevó) y luego fuimos a Sol. En el restaurante nos quitaron la mesa por llegar tarde, así que tuvimos que ir a un Vips donde se propusieron batir el récord del mundo en servir la cena lentamente. A las once y media aún estábamos por Callao, todos de los nervios. Me encanta esa sensación. Creo que la Nochevieja es la única fiesta de la Navidad que disfruto. Será porque es la única en que entiendo qué se celebra.

Aunque para ser sinceros, ya que podía elegir, no fueron uvas lo que comí, sino Lacasitos que compramos en un chino:

La sorpresa que me llevé al descubrir que los Lacasitos se llaman así porque los fabrica Lacasa sólo es comparable a cuando me enteré de que los Huesitos los hacía Chocolates Hueso (en serio, aunque ahora son de Cadbury).

Esta noche no tengo plan, y la verdad es que no me importa demasiado. Me gustaría pasar esta noche con alguien, pero alguien no puede. Si ya soy poco fiestero el resto del año, salir esta noche y volverme a encontrar con borrachos por todas partes, multitudes por las calles y precios abusivos en todas partes hacen que no me importe nada quedarme aquí.

El año pasado estuvimos en el piso de un amigo, jugando a cosas, haciendo el tonto, leyendo unas previsiones sobre nuestro futuro (¿recordáis las que hacían en El Informal sobre los de OT? pues así)… aunque este año no hemos quedado en nada. Hace tanto que no hablamos que no sé lo que van a hacer los demás.

Y aunque sea una tontería, este año lo que sí me gustaría celebrar es el 29 de febrero. Un día extra, de no hacer nada: no ir a clase, no responsabilidades, sólo divertirnos por un día y dejar la rutina. No sé en qué cae. Un día que no existe casi nunca. Joer, qué mistico me ha quedado.

Por cierto, he cambiado la cabecera tratando de hacer un collage con cosas que me gustan y me representan: televisión, iconos, marcas, Futurama, móviles, universidad, bandera arcoiris, República, Apple, metro, transporte público, humor…