Marcho


Chicos y chicas, señores y señoras. Marcho de España unos días. Estaré fuera, posiblemente haciendo cosas todo el día y sin internet.

No me gustan los aviones. No me gusta pensar cómo vuelan esas máquinas que pesan toneladas, me dan mal rollo. Además vamos con una compañía de bajisísimo coste (Aunque luego en la web, cada vez que pasabas de pantalla te sumaban tres euros al precio), así que supongo que el avión tendrá las alas pegadas con celo o tendremos que sacar los pies estilo picapiedra para despegar…

Si nos pegamos un castañazo, podéis usar el párrafo anterior para enviarlo a los de Antena 3 y que hagan una semana de informativo, con morbazo y hablando de internet peligrosamente, que les gusta. O enviárselo a El Buscador y que directamente hagan el programa desde mi casa…

Me corté el pelo. No quería irme con los pelos largos, más que nada porque si ya me da pereza en España peinarme por las mañanas, cuando estoy de viaje en un baño que no es el mío, muchísimo más. Me lo han dejado demasiado corto y al salir de la pelu tan engominado me veía parecido con Paquirrín… al llegar a casa me quité la gomina antes que el abrigo.

Os dejo una foto mía antes del corte, con mi sobrinita Elena (hermana de Pablo), nacida en Diciembre. Y otra de ahora.

A pasarlo bien. Y una letrilla para los que se la merezcan: “Apareces tú”, de La oreja.

Repaso mis lecciones delante del espejo, me digo que a larga lo bueno es lo correcto.
Respiro lentamente, me vuelvo hacia la barra del bar donde tú estás. Y tú que te conoces el mapa de mi alma, no sabes que hay un mundo detrás de mi mirada… Sabes abrir mis puertas preguntándome si todo va bien o algo va mal.

Y aquí es cuando tus ojos me dejan desarmada, rompiendo en mil trocitos mi parte más sensata… Se que ni te oía convertida en un montón de palabras que vuelven solas a casa.

A diez centímetros de ti, a diez años luz de mañana. Qué importan las ciencias exactas si tú y yo somos así.

A diez centímetros de ti, a diez años luz de mañana. Tu encanto son armas cargadas de promesas por cumplir. Promesas sobre la arena, que el mar borrará al venir.

Los años que pasaron, pasaron tantos siglos, y lo que dura un beso en el tiempo se ha invertido.

Ya ves si soy idiota que ahora te tendré que volver a olvidar. No hace falta que te jure querido compañero que no debí quererte, y sin embargo te quiero. Así que no hagas trampas, que sabes ya de sobra cuál es mi debilidad.

Quisiera ser…

¿Sabes uno de esos días que te despiertas y ya presientes que no van a ser buenos? Me despierto, no tan pronto como otros días, pero me despierto con el horrible sonido del despertador del móvil (qué ganas de comprarme ese que ví en el telediario que te despierta iluminando suavemente la habitación). Desayuno, y después, cuando voy a mirar el correo como un estudiante aplicado (esperando encontrarme algún aviso tipo “Chicos, no vengáis, la profesora se ha puesto mala”) me lo encuentro (¡zas, en toda la boca!): la foto que menos ganas tenía de ver. De esas que de repente te dan un bajón…

La clase, aburridísima. Pesadísima. Sin fin. Sin apenas descansos. Copiando como estúpidos datos que sólo memorizaremos para el examen y nunca más querremos volver a ver, mientras ella disfruta viéndonos sufrir. Y más estrés con el trabajo que tenemos que entregar el jueves, y que aún hoy parece que no tenemos muy claro.

A la hora de comer, la cosa empeora. La comida está mala, el filete tiene más nervios que carne y podría servir de suela de zapato si no fuese porque yo jamás me pondría eso (dejaría todo aún más pringado de aceite a mi paso). Pero lo mejor, lo más increíble: me encuentro con otra persona a la que no tenía ninguna gana de ver.

Hay días que a lo mejor no había que haberse despertado. Pero hoy iba dispuesto a que nada me chafase el día, así que me ha dado todo igual. La cosa ha mejorado en la clase de la tarde: hemos visto ‘American history X’ y hemos hecho un interesantísimo debate en clase.

Y es que cuando llevas una canción alegre en la cabeza, los días no son tan malos. Quisiera ser salchicha Oscar Mayer…

– Vaya Lily, ¡qué mierda!
– ¡Barney!
– ¿Qué? ¡Ha sido horrible! Vamos, estáis de acuerdo conmigo, ¿verdad?… Oye, lo siento, sólo estoy siendo sincero porque somos amigos…
– No… los amigos hacen sentirse bien unos a otros, se complementan y se apoyan. En eso consiste ser buen amigo.
– Sí… si eres un Pitufo.

Estuvimos en Andén 0

Esta mañana ha sido la inauguración de Andén 0, el proyecto del Ayuntamiento de Madrid en colaboración con Metro para recuperar dos espacios hasta ahora en desuso: la estación de Chamberí (línea Línea 1, entre Iglesia y Bilbao) y la sala de motores de Pacífico.

Al acto han acudido multitud de medios de comunicación, además de autoridades de Metro, Ayuntamiento de Madrid y gobierno de la Comunidad. Andén 1 ha acudido invitada por Metro de Madrid, y ha estado representada por su presidente Antonio Rodríguez y el vocal de la junta directiva Fernando de Córdoba.

La primera parte se ha desarrollado en los andenes de Chamberí poco antes de las 11 de la mañana, donde el alcalde ha posado para las cámaras desde el andén que no va a estar abierto al público. Nosotros hemos tenido a oportunidad como invitados de entrar algo antes que el resto, y hemos podido comprobar la gran calidad de la restauración, con detalles como pequeñas explicaciones en los azulejos, documentos históricos (facilitados por la asociación, que figura como agradecimiento) en el vestíbulo, audiovisuales de gran calidad en pantallas… cabe destacar también que los rombos han sido repintados, siendo ahora su color más oscuro. También han aprovechado para arreglar algunos pequeños desconchones que tenían la primera vez que pudimos contemplarlos.


Personalmente, lo que más impresiona de la estación es el vestíbulo, que cuenta con el mobiliario original de la época, así como cartelería creada imitando la existente en aquella época. Todo ha sido cuidadosamente restaurado.

Después el acto ha continuado en la nave de motores de Pacífico, donde el director gerente de Metro, el consejero de Transportes y el alcalde de Madrid han pronunciado sus discursos. Se han deshecho en elogios unos con otros, pero sobre todo con los encargados de la restauración de ambos espacios: ingenieros, arquitectos, documentalistas, restauradores… así como a la delegada de Las Artes, Alicia Moreno, que según ha explicado el alcalde fue la que tuvo la idea de recuperar Chamberí.


Gallardón ha recordado que él utilizaba la estación de Chamberí antes de su cierre, y ha definido a Metro como una empresa en la que “todos están enamorados de su trabajo”. También ha contado algunos de los puntos que más le han llamado la atención, como los antiguos anuncios de productos que ya no existen, o los números de teléfono de cuatro cifras.

Tras los discursos, hemos tenido oportunidad de admirar la restauración de Pacífico, que es uno de los pocos lugares en Madrid con maquinaria industrial preservada. Cuenta con interesantes vídeos explicativos que cuentan minuciosamente cómo se generaba la electricidad hasta su cierre en 1972.

Aunque no ha habido ocasión de presentarnos al alcalde y al consejero, hemos tenido oportunidad de hablar con responsables de la restauración, como los jefes y encargados de obras de Chamberí o los propios arquitectos, así como cargos de Metro y periodistas. En todos estos casos no ha hecho falta presentarnos, ya que conocían nuestra asociación y han valorado muy positivamente nuestros comentarios sobre Andén 0.

Finalmente, hemos podido disfrutar de un interesantísimo vídeo de más de 15 minutos que repasa la historia del Metro de Madrid hasta la actualidad, y que será expuesto tanto en Chamberí como en la recepción de visitantes de la sala de motores de Pacífico.

En resumen, una mañana muy productiva para la asociación, y un gran trabajo por parte de Metro y el Ayuntamiento.

Las fotografías son de Antonio.

Samuel y su agenda

Samuel me ha hecho un regalo increíble: una agenda confeccionada por él mismo. Él, que ha tenido que soportar horas en un Corte Inglés mientras yo miraba y comparaba candidatas a mi agenda del año… y basándose en uno de mis temas favoritos, los planos y transportes madrileños. No le falta ningún detalle, hasta las tipografías son las originales en cada página. Cada quince días (es decir, cada dos páginas) están dedicadas a una línea de metro, cercanías o tranvías, con su termómetro debajo. Y en cada día, está señalado si se inauguró alguna estación o tramo. Un lujo:





Yo pensé que sólo había restringido los comentarios anónimos, pero resulta que no, que sólo se podía comentar si uno se registraba. Así que nada, de nuevo libre y abierto…

Telegrama de cosas variadas

¿Sigue enviando la gente telegramas?


– Qué favor le han hecho a Patricia Conde con ese papel de loca-infantil, que ahora ha llevado a sus anuncios de ensaladitas Isabel.

– Con la de posibilidades que tenía la historia, qué mal conté lo de los policías en Málaga. Últimamente tengo poca chispa…

– Al final, la vida es justa. Llámalo karma o suerte, pero poco a poco las cosas se van poniendo en su sitio. Aunque hay quien tiene más suerte de la que merece, pero bueno.

– La nueva versión del plano de metro de Andén 1 / JJ Navalón está quedando genial. A ver si dentro de poco se hace público y os lo puedo enseñar.

– Sigo sin haber fallado nunca 😉

– Por fin estamos de semana santa. ¡Qué ganas tenía!

– Hay que probar las cosas para decir que no te gustan. De acuerdo, las he probado y no me gustan.

– Mi conciencia me sigue maltratando. Algunas noches se me aparece Llamazares en sueños, y me grita “tú me matasteeeeee… con el voto útiiiiil….”

– Eliminé la opción de comentarios anónimos por varias razones: la primera es que me rayaba pensando si todos los anónimos son de una persona o de varias; y la segunda, que tampoco os va a pasar nada por dejar un nick o nombre, anda, y así es menos incómodo contestar 😉 ¡Con lo que a mí me gusta discutir!

– Cada día estoy más contento con Simyo. Ayer mismo, se cortó la llamada con atención al cliente y me llamaron ellos para seguir hablando. Y por la mañana me hicieron una devolución de una tarjeta que no me llegó (aquella en la que atracaron a mi cartero) muy rápido: en menos de 10 minutos tenía el dinero en el banco. Un diez para ellos.

– He invitado a Edu a venir a Madrid esta semana santa (el de las chapas).

– Cada vez me voy encontrando más animado, aunque va por ratos. Malditos sentimientos :S