No me toques los bongos… que estoy durmiendo


De verdad que no soy capaz de entender este cartel: si está prohibido tocar los bongos, ¿por qué no me dejan dormir? Y si está prohibido dormir, ¿por qué no me dejan tocar mis bongos?

Suena a decisión salomónica: un tío tocaba los bongos, otro intentaba dormir. Se pelearon y fueron a ver a las autoridades, que decidieron… prohibir las dos cosas. Pues vaya.

¿Y si soy sonámbulo y toco los bongos mientras duermo? Te llevarán preso directamente, ¿no?

Profesiones que me caen mal: periodistas del corazón

No soporto a los periodistas del corazón. Me jode, sobre todo, que se llamen a sí mismos “periodistas”. Me da igual que tengan la carrera terminada, eso no te convierte en periodistas. Contar que la hermana de nosequién ha salido a comprar el pan, o que un cantante sale con su novi@ a cenar no es información, no le importa a nadie, y si hay que contarlo, que no insulten al periodismo comparándose con él.

Me hubiera encantado que Telma Ortiz ganase el juicio. Sobre todo porque, ¿qué culpa tiene ella de que su hermana se haya casado con el príncipe? No lo puedo entender, hay que decirlo claro: saber cosas de la vida privada de otro no es un derecho. Me hacen gracia los “periodistas” cuando comentan las imágenes, diciendo que ellos sólo informan, y que tenemos derecho a saberlo. Pero vamos a ver, ¿quién te crees que eres? ¿crees que estás descubriendo el caso Watergate? Por favor…

El otro día, una de las de “Está Pasando” (la silenciosa no, la otra) decía que Urbaneja tendría que dimitir. El presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid había dicho que en ocasiones se acosa a algunas personas, y que había que tener cuidado con eso. Y esta señora se atreve a decir que como Telma ha perdido el juicio, él debería dimitir por haber dicho eso. Pero vamos a ver, alma de cántaro. Primero, no pronuncies el nombre de Urbaneja que no te cabe en la boca. Primero deberías ser periodista, que por si no lo recuerdas, se trata de conseguir a través del método periodístico noticias de interés público. Bueno, supongo que no recordarás los fundamentos del periodismo, (se dan en primero) pero ya te adelanto que aunque se te llene tanto la boca hablando de libertad de expresión y derecho de información, no eres periodista de verdad. los métodos que usan, la manera de comentarlo, el tipo de noticias, los temas… nada de eso es periodismo. No hay veracidad, no hay un método periodístico, no hay compromiso ciudadano. Me dirás que en el periodismo “serio” a veces tampoco lo hay: vale, pero es mal periodismo. No es así por norma.

Y lo mismo lo aplico a los supuestos “periodistas deportivos”. Lo siento mucho, pero tampoco cuela. ¿Te imaginas que al día siguiente de unas elecciones el presentador del telediario comenzara diciendo “Patética la derrota del PP, aunque no esperábamos más con la penosa campaña electoral que ha hecho”? Pues lo tienes a diario, trufado de chistes malos, en las secciones de deportes. Personalmente, creo que estas secciones deberían durar la cuarta parte y comentar sólo lo más importante de los partidos jugados, resultados, cuestiones generales y tal. Y luego, para hablar de quién se merecía ganar, o si fue vergonzosa la actuación del árbitro, pues lo haces en un programa deportivo.

Y para acabar, aunque no tiene nada que ver, no soporto a las marujas de los anuncios de Cillyt Bang, el antigrasa ese. Sale una diciendo que es fan, que lo usa a diario y le pone toda perraca. y nos lo demuestra con una pared de azulejos medio negros de óxido, pasa un trapito y quedan estupendos. Lo mismo en la cocina, en el baño, detrás de la nevera… Mira, señora maruja, te acepto que la cosa esta limpia muy bien, ¡pero no me digas que lo usas a diario porque tenías la casa hecha una mierda!

Actualizo: Gracias a SLQH, recuerdo que la “periodista” que pedía la dimisión de Urbaneja es una mujer que contrasta las noticias llamando a los protagonistas… y si no le cogen el teléfono, las da por buenas. El método periodístico, que le llaman.

Arqueología virtual

He estado pensando en lo rápido que evoluciona internet, y lo pronto que nos olvidamos de todo. Hace unos años, no conocíamos los blogs, ni Google, ni Youtube, ni siquiera Flickr.

Parece que han pasado siglos y en realidad no hace tanto. ¿Os acordáis de Olé, de Mundo Olé (después Terra), de los newsgroups, del IRC, de las charlas por ICQ en las que no podías cambiarte el nick y que para agregar a alguien tenías que saber su número personal…? Ojeaba portadas de libros en Bol.com (tuvo versión española que fracasó), o teníamos el correo en Mixmail. Cuando llegó la era de los portales, con Terra avasallando todo, surgieron otros muchos: eresMas, Navegalia (que luego fue Vizzavi), Wanadoo, Lycos, Jumpy (que llegó tarde)…

Los miles de accesos gratuitos a internet: prácticamente cada portal tenía uno, e ir al SIMO era volverse con kilos de CDs que prometían una conexión rapidísima… a 56 kbps. Por entonces, el ADSL (que prometía la increíble velocidad de 256 kbps) era cosa de muy pocos (costaba unas 7000 y pico pesetas al mes), algunos de los cuales habían tenido la RDSI.

Y coleccionábamos Zakis para comprar en tiendas online como Submarino, donde canjeé mis 8.000 y pico zakis por mi primera webcam. La primera vez que compré algo en internet.

Y cuando te aburrías, había montones de personas que tenían webcams en sus habitaciones, ventanas, oficinas… con una imagen de penosa calidad que se refrescaba cada treinta segundos. Y InfoVía, TeleLine y el mono Aurelio, los Planes Claros de Telefónica, las huelgas de internautas por la tarifa plana… el NavegHable de Uni2 y Wanadoo (la primera vez que una compañía ofrecía tarifa plana de voz y teléfono), las primeras tarifas onduladas (te dejaban conectarte desde las 6 de la tarde hasta las 8 de la mañana, luego lo adelantaron a las 15 horas por el mismo precio), el ruidito infernal del módem cogiendo conexión… tu madre pidiéndote que cortaras porque tenía que llamar, o tus amigos quejándose de que estuviste comunicando toda la tarde….

El País siendo gratis, después de pago, luego otra vez gratis… El-mundo.es que pasó a ser Elmundo.es, el buscador Ariadna que trataron de lanzar y que no debió ser gran cosa… Vertele (antes conocida como Latino-Televisión) pegándose la gran ostia al querer cobrar por sus noticias… las web que te dejaban mandar mensajes gratis a móviles (entre ellas la de Terra, patrocinada por Movistar).

Tuportal.com, la máquina de hacer portales desarrollada por mi primo, y la oleada de portales temáticos: IslaMascota, SoloModa, Imagenysonido, Solocoches, Barcoweb, Lettera, Chattera… incluso mi fugaz gamusino.com.

Las webs donde podías hacerte tu web ¡gratis!: Geocities, Tripod (con aquellas direcciones estilo “es.tripod.de/mipagina”), PaísVirtual (que te daban un subdominio “tupagina.pvirt.com”), Galeón.com, Metropoli2000 (luego creo que se llamó MetropoliGlobal)…

A los que más fácil es seguirles la pista es a los portales. Veamos: eresMas, de Retevisión, era el antiguo Alehop!. Se lo comió Wanadoo, que también se comió Jumpy, el que había lanzado Telecinco. Después se convertiría en Orange.

Olé, el buscador preferido de los españoles, fue comprado por Telefónica para integrarlo en su proyecto “Terra”, pero la cosa no salió bien y acabaron pariendo el portal Mundo Olé, con contenidos de varios temas. Meses después, recuperan la marca Terra y lanzan un portal en todo el mundo.

Airtel lanzó Navegalia, que estaba llena de cosillas útiles, como envío de SMS, envío de fax, y tal. Pero no les fue muy bien, y pronto se convirtió en Vizzavi, al cambiar la marca Airtel por Vodafone. Sin pena ni gloria, Vizzavi desapareció sin que nadie se diese por enterado.

Ya.com que al principio molaba… ahora creo que no tiene ni contenidos, su web es sólo publicidad. Estuve suscrito a su newsletter y era realmente original.

Una época en la que en ninguna web podía faltar esa letra pequeñita pixelada o los iconillos, pixelados y minimalistas, como ahora no pueden faltar nubes de tags, videos en flash o pestañas en la parte de arriba.

Cuestión de modas.

Vuelta a la vida

De nuevo estoy sin ordenador. Mi Mac no cargaba el sistema operativo al volver del viaje a Barcelona (al volver yo, él se quedó en casa) y por lo visto es un fallo del disco duro. Hasta la semana que viene no tendré otra vez ordenador decente en casa, por lo que me apaño en la universidad. Esta situación no hubiera sido posible sin la colaboración de la chica del servicio técnico, que no encargó un disco duro nuevo hasta que no se me ocurrió llamar por teléfono cabreado por el retraso en el arreglo, y de mi familia, a la que no le pareció que el hecho de que mi ordenador estuviese cuatro días encendido reproduciendo televisión fuese algo por lo que avisarme.

En fin, que como siempre las cosas pasan cuando menos puedes afrontarlas. Y es que estamos ya casi a mediados de mayo, en quince días comienzan los exámenes, y tengo miles de trabajos que hacer para los que necesito… sí, lo habéis adivinado, el ordenador: Photoshop, edición de vídeo, maquetación… Ordenador que por cierto perderá todos los datos con la reparación, así que tendré que empezar de cero. Una colleja para mí por no hacer copia de seguridad.

Por otro lado, tampoco me pienso estresar demasiado. Voy a hacer los exámenes lo mejor posible, y oyes, lo que sea será. De momento creo que aunque suspendiese alguna no se acabaría el mundo (o sí, pero mis resultados académicos no creo que sean decisivos en ese aspecto).

Me encuentro más animado. ¿Será por las ampollas de líquido naranja que me bebo por las mañanas? No sé ni lo que es, son de esas que se compran en herbolarios y dicen que te animan. Creo que son placebo, pero no se lo digo a nadie para que hagan efecto. También puede que sea porque ya me he aclarado bastante las ideas en cuanto a sentimientos se refiere. Vamos, que ya estoy bien, todo está superado y el que no me quiera, peor para él que se lo pierde; encima no voy a estar yo jodido por eso. Ése es el espíritu.

Por otra parte, una de las profesoras que nos va a evaluar por los trabajos de clase y no por los exámenes, me ha dicho que mi trabajo del otro día estuvo muy bien. Bueno, “muy bien” tampoco, más o menos un 8 sobre 10. Pero ya es algo, teniendo en cuenta que me esperaba algo mucho peor… y que ni me había leído los textos.

Bueno, aquí en la universidad ya comienzan a insistir para que deje libre el aula, así que nada más. He ehcho unos retoquillos en el diseño que pienso seguir mejorando cuando recupere el Mac, espero que os gusten.

Abrazos para todos. Y besos, qué caramba, que en internet no es tan incómodo darlos y quedas como un señor.

Y felicidades atrasadas a Jurrus ;-). Tengo una cosa en casa que podría gustarte. Mándame un email con tu dirección y te la mando por correos cuando pueda.