Fanta estiliza su logo

Hace unos meses veíamos como TriNa cambiaba su logo por otro más divertido, estilo dibujo animado o incluso un poco hippie:

Pues parece que no van a ser los únicos, porque a través de Brand New descubro que Fanta también ha cambiado su logo. Al menos en Estados Unidos, no sé cuándo nos llegará aquí. También es un poco más divertido, juguetón, hippie… menos “radical” que el actual:

Otros dos retoques de marcas que conocemos todos de los que me entero por esa web: Philips y HP.

Motivos para mantener una relación en secreto

– Porque el resto del mundo no lo entendería
– Porque el otro trabaja en la Mafia y tu vida corre peligro si se lo cuentas a alguien
– Porque el resto del mundo se lo esperaba
– Porque cada uno es de una especie diferente
– Porque da más morbo así
– Porque el otro es superfamoso y así te evitas tener paparazzis en la puerta de casa
– Porque eres muy reservado y no le cuentas nunca nada a nadie. Ni a tu gato.
– Porque a uno de los dos le da vergüenza que le vean con el otro
– Porque el otro va a volver a su planeta próximamente
– Porque tampoco estás muy seguro de si eso es una relación

¿?

Gatográficos

Un par de gráficos, que dan al blog un aspecto serio, como de gran empresario (ah, no, perdón, lo guay es decir CEO). Se los dedico a Shen:

Pero… ¡cuidado! Porque tenemos otro gráfico que relaciona tu número de gatos con tu futuro amoroso:

Frases hechas

Molaría que tuviésemos que cumplir las frases hechas que decimos. Por ejemplo, cuando alguien se enfade con otro y le diga “¡te voy a enseñar lo que es bueno!”, debería estar obligado a darle un cursillo al otro sobre jamones ibéricos, playas de lujo, mansiones y cosillas así.

O por ejemplo, cuando el jefe va a echarle la bronca a alguien, tipo “¡te voy a enseñar a llegar tarde al trabajo!”, pues tendría que cumplir lo que ha dicho y explicarle a su subordinado las mejores tretas para retrasar la hora de entrada al tajo, las mejores excusas, rutas largas…

También me gustaría que cuando alguien te va a contar algo y te dice “te lo digo con el corazón en la mano”, tuviese que decirlo de verdad con ese órgano en la mano. No con el suyo, claro, porque debe ser difícil hablar con el corazón fuera del cuerpo, pero sí con otro corazón. De vaca. O de esos que venden en el Ikea, de peluche, que tienen brazos y todo. Y que cuando no te quieren decir quién les ha contado algo, después de decir “me lo ha dicho un pajarito”, te indicasen la raza del pájaro y cómo logró que esa raza hablase y además supiese detalles de tu vida íntima.

Tampoco me creo lo de “tener una media naranja”. Porque si, pongamos un ejemplo, encuentras a tu pareja ideal a los 28 años (que con el paso que llevo ya sería tener suerte), pues no sé, pero yo diría que la naranja ya debe estar pocha. Hecha un asquito, que no vale ni para zumo. Y es que cuando partes una naranja, ¿de qué vale volverla a juntar? No señor, cuando partes una naranja es para exprimirla, echarle un pelín de azúcar y bebértela, porque si no se le saltan las vitaminas. Y una naranja con 28 años ya no debe tener vitaminas, como mucho fósiles de vitaminosaurios.

¿Y otras frases? ¿son hechas o no? ¿”te llamaré”? ¿”te quiero”? ¿se dicen porque sí o sólo cuando se sienten de verdad? ¿y si alguien se las cree?

Hacer reir en días de catástrofe


Dicen que hacer reír es mucho más difícil que hacer llorar. Puedes conseguir hacer llorar a alguien con sentimentalismos de todo tipo o con cualquier clase de demagogia. Pero provocar algo más que una sonrisa es una tarea complicada, que necesita ingenio e imaginación. Y hacerlo a diario es una tarea titánica.

Dicho esto, hacer un programa de humor ya es difícil, pero hacerlo estos días es aún peor. Decenas de personas han perdido la vida en una catástrofe aérea, y un equipo de profesionales debe seguir haciendo su trabajo. Estoy hablando de Buenafuente y Sé lo que hicisteis.

La emisión de Buenafuente de ayer comenzó con un mensaje de Berto, escueto y correcto, lamentando las muertes y enviando un pésame a las familias. Reflexionó sobre lo complicado que era dedicarse al humor en días como ese, tras lo cual el programa se realizó de manera normal y corriente, ya que como no se basa en la actualidad inmediata no les afectaba al guión.

Más complicado ha debido ser hacer Sé lo que hicísteis. Ayer, una seria Pilar Rubio tuvo que interrumpir el programa para dar paso a las primeras informaciones que llegaban desde las Noticias. Hacer el programa hoy ha debido ser todo un reto, tratándose de un mes de verano en el que el único material de que disponen son los programas del día anterior. Y ayer no habían emitido los programas de corazón, o se habían dedicado a la catástrofe.

Su decisión creo que ha sido la más correcta: obviar todo ello. Podrían haber sacado jugo al sensacionalismo con el que Telecinco presentaba las piezas (a media tarde insistían en la cifra de muertos, en las lágrimas de los familiares) o en la torpeza de mcuhos comentaristas, pero no lo han hecho. Hubiera sido cruel hablar de algo así en un programa de humor.

La sección de Ángel Martín, dedicada a los programas del corazón, era la más difícil de realizar, y por tanto, la que más ha tenido que tirar de relleno. Con algunos vídeos de Identity, recopilaciones de gazapos, noticias de internet, muchos gags en plató y un programa mexicano, han podido salvar los muebles y llenar minutos. Incluso han hecho un divertido running gag sobre las oficinas que reparten carnet de periodista, físico nuclear o médico. Y Patricia Conde ha aparecido (al menos en voz) como una divertida conexión telefónica.

Han tenido que recuperar la sección de Miki (aún de vacaciones) para meter vídeos de japoneses de relleno, aderezados con algún gag hecho en el chroma. La excusa para todo esto ha sido la de siempre: que se están quedando sin temas. No han hecho una sola mención a la catástrofe de ayer, lo que me ha parecido muy elegante, aunque quizás me hubiese gustado que la presentadora se pusiese seria al principio lamentando el accidente.

Las secciones restantes eran más fáciles de rellenar: la de Dani Mateo, aunque se dedica a actualidad política, puede atender a otro tipo de noticias; y la de Rober Bodegas no es más que recopilatorios de vídeos de programas de hace meses.

Habrá quien piense que programas de humor no deberían emitirse anoche u hoy, pero creo que nos hacen falta. Hay que desengrasar. Además, prefiero que la televisión siga con su programación normal y sea interrumpida cuando haya datos nuevos, que ver a un presentador en el set de informativos repitiendo una y otra vez lo mismo y tirando de cualquier imagen para rellenar. Y La Sexta no tiene una redacción tan potente como para poder hacer un buen despliegue, y prefiero que sigan así que hacer el ridículo en el intento.

El RaRo ya es el único plano en Metro


En el día de hoy, cautivo y desarmado el Consorcio de Transportes y Juan de la Mata, han alcanzado las tropas del Estudio RaRo sus últimos objetivos: poner su horrible plano también en los coches de Metro, donde aún resistía el plano de toda la vida. Pero la guerra no ha terminado. Ahora, el plano RFi de Andén 1 es la única alternativa.

No voy a comentar nada del horrible accidente de ayer, porque los datos hablan por sí mismos. Mi pésame a las familias y ánimo a los supervivientes.