Píldoras (2)

Veo como se “ataca” a los pequeños comerciantes por “añejos” y me resulta chocante, porque precisamente eso es lo que nos echa en las manos de las grandes superficies.

Si cerramos la ferretería de tal calle o la mercería de tal otra, ningún joven empresario va a abrir otra. Eso nos aboca a AKI o a Carrefour a comprar unos tornillos o un carrete de hilo. Consideramos que lo “fashion” para estos viejos barrios rejuvenecidos son restaurantes y cafes modernos y minimalistas, tiendas de ropa alternativa, bares de copas “modernos”, “boutiques” del pan… pero lo que un barrio necesita, para ser barrio, para no tener que surtirse en centros comerciales es una droguería, una ferretería, una panadería (con pan del día y no congelado y horneado), unos ultramarinos (y no las tiendas de chinos que tanto proliferan), la susodicha mercería, un zapatero (con perdón)… y no sigo. Lo que es esa esencia de barrio donde los tenderos te conocen por el nombre. Lo curioso es que lo mas moderno, la “atención personalizada” que venden las multinacionales, lleva siglos implantado en nuestras ciudades y pueblos.

¿Drogas?

– ¿Pero cómo se te ocurre liarte con mi hermano?
– Oye, te recuerdo que para un beso hacen falta dos pares de labios. ¡Él también colaboró!
– Le drogaste, ¿verdad? ¡Tú le echaste algo en la copa!
– Sí, Homosexuatil 500… ¿quieres dejar de decir chorradas?

Píldoras (1)

Lo cierto es que cada vez más los medios digitales, incluso aquellos que pasan por ser la edición en la Red de periódicos serios, se están convirtiendo en una recopilación de las chorradas del día, sin el más mínimo criterio periodístico y siempre dispuestos al copy-paste de la tontería que acaba de publicar el otro.

Karl y Zetting, la verdadera historia… en Blau

Esta mañana he estado cubriendo para Xataka Móvil la presentación de Blau Móvil, así que allí tenéis lo de tarifas, condiciones y tal. Aquí nos centraremos en lo importante: las mascotas de este operador, Karl y Zetting (ojo al juego de palabras, que a mí me ha costado pillarlo). Una foto de ambos:


Lo primero que tengo que decir es algo muy serio. No os dejéis engañar: Karl y Zetting NO existen: son marionetas. Es un duro golpe, pero cuanto antes lo sepas, mejor. Las maneja un chico con barba que se esconde debajo de la mesa.

La historia de Karl y Zetting es bastante curiosa. Eran periodistas en un periódico alemán, Die Chollen (sí, por lo visto en Alemania los diarios contratan marionetas de calcetín) y escribían una columna sobre cómo ahorrar. Paradójicamente, les despidieron para recortar gastos y montaron su propia operadora de móviles (que es lo que hace cualquier marioneta cuando al despiden de su trabajo).

En la rueda de prensa nos han regalado un pack de tarjeta que incluye una simulación de un periódico: el Blau News. No sé por qué, pero me encantan estas chorradas. Además se lo han trabajado muchísimo. os pongo algunos ejemplos. Los chistes se entienden mejor si antes os digo que su filosofía es de una telefonía barata (a 8 céntimos), sin trucos ni contratos de permanencia:



Por otra parte, mis prácticas en la empresa X (a la que llamaremos Mono) están casi cerradas. La verdad es que me muero de ganas de comenzar… ya lo estoy arreglando con la Universidad.

Sinestéticos

Desde que era pequeño, siempre he relacionado conceptos intangibles con colores, olores, sabores… por ejemplo, cada número o cada año tienen un color o un aspecto diferentes. Lo mismo pasa con las palabras o las letras… o incluso con las personas (o más bien, con su voz). Por ejemplo, el 2007 sería color burdeos, el 2008 azul, el 2009 naranja, el 2010 blanco… Siempre había pensado que era una tontería hasta que en el instituto nos hablaron de la sinestesia.

La sinestesia es la mezcla de impresiones de sentidos diferentes. Un sinestético puede, por ejemplo, oír colores, ver sonidos, y percibir sensaciones gustativas al tocar un objeto con una textura determinada.

Wikipedia

También leo en una web los tipos de sinestesia que hay y el porcentaje de personas que lo tienen.

¿Tendrá algo que ver con esas ganas de morder una goma de borrar recién estrenada, o de beber los líquidos que huelen bien aunque sean tóxicos? ¿O será simplemente el crío que llevo dentro?

De buen humor

Traigo novedades. La primera es que ya vuelvo a tener ADSL. Aún con Yacom, eso sí, así que me espera otro corte cuando me cambie a Telefónica, pero habiendo estado una semana sin internet fijo un día o dos no me van a resultar casi molestos. Durante este tiempo he aprendido varias cosas sobre internet móvil:

  • Lo fácil que es conectarlo al Mac por Bluetooth y comenzar a navegar. Son dos clics, literalmente.
¡Cuidado! No lo hagas si eres cliente de Movistar,
Vodafone u Orange. Tu saldo podría esfumarse
en cuestión de minutos.

  • Que la velocidad no está nada mal. Mejor que chupándole el wifi al vecino. No es de vértigo, pero de un ADSL normalito sí.
  • Que cuando no se puede, no se puede y además es imposible. Cuando no quería conectar, no conectaba (¿culpa de Simyo como prestador del servicio o de Orange como dueño de la red? Ni idea, pero me fastidia muchísimo).

Por otra parte, la principal noticia de estos días es que ya casi tengo organizadas mis prácticas. Serán en el departamento de prensa de una empresa no demasiado grande, es decir, justo lo que quería. Trabajar en una redacción me gusta y apetece, pero también llevaba tiempo con más ganas de saber qué hay al otro lado. Algo de ello ya había probado en Andén 1 (por ejemplo, que a veces lo que hablas con un periodista y lo que publica no tiene nada que ver) y me había encantado, y ahora lo voy a hacer en una empresa más grande y que me cae bastante bien. De momento no diré cuál es, me siento más libre así.

La otra novedad es que voy a hacer estas prácticas sí o sí. Me explico: la causa por la que las hago ahora es que tengo una asignatura llamada Practicum, que tiene que darme el visto bueno. Pero he decidido que, como aún no estoy matriculado, si no me lo da las haré de todas formas, y ya cursaré esta asignatura más adelante (en verano, por ejemplo). De todas formas, lo que esta asignatura da como bueno es algo subjetivo: compañeros de clase han estado haciendo prácticas oficiales en televisiones o periódicos donde han estado ignorados, mimetizados casi con la máquina de agua; o peor aún, haciendo cosas totalmente alejadas de lo que se estudia en nuestra carrera (y casi diría que de lo que se estudia en una universidad). Y yo lo que quiero es aprender y ser útil.

Así que, como os imaginaréis, estoy contento. Muy contento. Estaba agobiado con las prácticas y se ha resulto. Me agobió el problema del ADSL y se ha resuelto. Y estoy decidido a que nada me rompa esta alegría… y así ha sido: nadie me la ha podido estropear.

Por cierto, un detalle menor. Ya no seré el hazmerreir de mis amigos por no saber imitar el sonido que hace Miki al decir “Aing omá qué rica”… es una chorrada, pero a uno le alegra tener habilidades. Esta mañana, acompañando a Adri a su universidad, me han dado ganas de gritarlo a los cuatro vientos. ¡Madre mía! ¿Qué les dan en Obras Públicas? El 90% parecían modelos o actores de Física o Química. Ahora entiendo muchas cosas…