Un guiño

Al final del último capítulo de LEX, una buena serie sobre abogados que no volverá tras las vacaciones por su baja audiencia. Una voz en off hace un repaso por el futuro de los personajes:

“Cat se despidió de LEX. Con la experiencia que vivió, decidió escribir una serie de abogados. Fracasó.

Es un guiño tonto, pero me ha hecho gracia.

Cosas que pasarán en 2009

  • Después de arrebatarle la exclusiva del iPhone, Simyo arrebatará a Telefónica su sede de Gran Vía y la subastará en eBay junto a una camiseta.
  • Yoigo se pondrá en alquiler, más tarde en venta y finalmente se regalará en fascículos coleccionables los domingos con El País.
  • Tras una intensa campaña, Pedro Castro conseguirá que los tontos de los cojones voten a la izquierda.
  • Después de hacer el ridículo con el anuncio del condón a ritmo de hip-hop, el Gobierno lanzará una campaña publicitaria contra las drogas a ritmo de charlestón. “Es que nunca están contentos”, declarará un portavoz gubernamental.
  • El Mundo cambiará de nombre su sección de economía y la llamará “Crisis”. El País reaccionará llamando a la suya “Pues no es para tanto”.
  • En agosto la economía se recuperará significativamente. El paro bajará a niveles nunca vistos y los salarios subirán. Una ola de optimismo recorrerá España hasta que en septiembre la crisis se reincorpore al trabajo.
  • KPN seguirá lanzando operadores virtuales para cubrir todos los nichos de mercado. El más famoso será un OMV para trabajadores de OMVs.
  • La reina seguirá violando su neutralidad al posicionarse de parte de ‘Está Pasando’ en su conflicto con ‘Sé lo que hicisteis’.
  • Tras entrevistar a Roldán y Julián Muñoz, en Telecinco irán más allá y tratarán de hablar con Hitler por ouija. Sin embargo, no alcanzarán un acuerdo económico y la entrevista la difundirá Antena 3.
  • Telemadrid trasladará sus informativos a la calle Génova para estar más cerca de la noticia.
  • Esperanza Aguirre privatizará la presidencia de la Comunidad de Madrid y gobernará por ser la máxima accionista.
  • Telecinco seguirá probando formatos para la sobremesa, después de la retirada del ‘Tomate’ y el fracaso de ‘Angelino’ y ‘Xq no te callas’. El que más éxito tendrá será la retransmición en directo, desde el comedor de Telecinco, del almuerzo de los presentadores del informativo.
  • Siguiendo con su caos de precios, Público pasará a ser el único diario del mundo cuyo precio fluctuará según la cotización de La Gula del Norte SA.

El País, en huelga

Hoy los trabajadores de El País están en huelga. Como suele ser habitual en otros medios cuando se dan estos casos, el periódico se ha sacado adelante (según dicen por internet, por altos cargos del periódico que han vuelto a sus días de redactor… haciendo el esquirol), en su edición Nacional.

Desde el punto de vista del lector, se aprecian algunos detalles que nos hacen ver que hoy no es un día normal. Para empezar, casi todas las páginas interiores se han publicado en blanco y negro:

Por otra parte, cuesta mucho encontrar hoy una noticia firmada, sobre todo en la sección de actualidad. La mayoría aparecen como “El País”, “Agencias” o “EFE”, lo que como lector me da muy poca confianza. En un diario, lo ideal sería que no hubiese ninguna noticia sin firmar.


En tercer lugar, hoy no hay cuadernillo local. La verdad es que casi se me pasa esta característica, ya que El País suele maltratar bastante su sección de Madrid: si le quitas la información de ocio y la cartelera se queda en tres o cuatro páginas llenas de publicidad. Pero me gusta leer cosas cercanas, y aunque me da envidia el completísimo M2 de El Mundo, no soporto ese diario.

Rebuznos políticos

Hoy, 25 de diciembre, ha nacido alguien muy especial. Se trata de un nuevo blog que recogerá las patadas a la democracia que dan muchas veces nuestros líderes políticos, de cualquier partido.

Se llama Rebuznos Políticos (la idea original era llamarlo Juego Limpio, pero estaba pillado por todas partes) y sinceramente, espero no tener que actualizarlo muy a menudo. Os dejo con su propia descripción:

Un blog en el que se recogen insultos, descalificaciones y faltas de respeto, tanto al adversario como a las instituciones o los ciudadanos. Sólo recogeremos las que sean dichas por políticos, no por periodistas, contertulios u opinadores profesionales.

Todas esas frases que llenan titulares y que días después resultaron ser “mal entendidas” o “sacadas de contexto” la mayoría de veces, y un error por el que disculparse en contadísimas ocasiones. Aquí no se reproducirá la disculpa o aclaración, salvo si ésta resulta ser otro insulto.

¡Ya tengo mi blog político!

Lo que voy pensando en el metro

Cosa uno
¿Los gatos sabrán nadar? Los perros saben aunque no lo utilizan nunca. Los gatos deberían saber, sobre todo para salir rápido del agua. Aunque si nunca se acercan a ella… ¿cómo caerían? A lo mejor desde un árbol, o lanzados desde un avión. Este último caso no creo que lo recoja su instinto. Anoche cuando bañamos a Duna se puso furiosa, subiéndose a todas partes… yo creo que antes que nadar el instinto les impulsaría a volar.

Cosa dos
La crisis económica habría que resolverla como en el Monopoly cuando alguien hace trampas. Recoger todos los billetes y volverlos a repartir. Claro, que seguro que algún rico espabilado se hacía el tonto…
– Oiga, vengo a recoger todo su dinero, que lo vamos a repartir de nuevo.
– ¿Dinero? Huy no, si yo lo perdí todo en la crisis.
– Oiga, ¿tiene las paredes forradas de billetes de 500?
– Qué va, qué va, es que me gustan las paredes moradas.
– No señor, ahí pone “500”
– Que no, que no, que son humedades. Buenas tardes.
Bueno, pues si pasa esto, se hacen billetes nuevos. Como cuando juegas con un primo tramposo que se guarda los billetes y sacas los del Palé, para que se fastidie. Pues algo así.

Cosa tres
¿Por qué en los envases de comida de personas sale una foto de lo que te vas a comer -un pollo, una ensalada, unos filetes…- y en la de animales sale el animal destinatario -un perro o un gato? ¿Comeríamos nosotros una comida en la que saliese Brad Pitt? Bueno, a lo mejor sí, pero pongamos a uno menos famoso, por ejemplo, el cachas ese que sale en todas las series de José Luis Moreno. Tendrías la sospecha: “¿Y si me estoy comiendo un músculo de este tío? Vale que tiene muchos, pero…”

¿La imaginación es un músculo?

Últimamente ando preocupado a ratos. Tengo la sensación de que se me ha agotado la imaginación, pero es que ni siquiera sé si eso es posible. ¿Todos nacemos con un frasco de imaginación que se va gastando poco a poco y cuando se agota ya no hay más? ¿venden recambios? ¿o la imaginación es un músculo que hay que ejercitar de vez en cuando? ¿y si se me ha atrofiado? ¿por qué la palabra atrofiado es tan fea?

No sé si es que hace mucho que no la uso, pero el caso es que últimamente cuando quiero que se me ocurra una buena idea, no aparece. Vale, que eso no es tan fácil, que uno no piensa “voy a inventar una genialidad” y le sale así por así… pero de todas formas me tiene un poco preocupado.

Otra cosa que me pasa es que yo soy un tío influenciable a ratos. Si me pillas en un rato de esos, todo lo que hacen los demás me parece buena idea. Por ejemplo, el resto de blogs del mundo. Veo un blog personal y pienso “zas, un blog sobre la vida de uno, qué buena idea. El mío debería ser así”. Luego veo uno muy sesudo sobre cosas concretas (cuentos, fotografía, política, transportes, urbanismo, diseño, informática…) y pienso “zas, qué buena idea…” y tal. Y al final no cambia nada, porque este blog es una mezcla extraña. Aunque a lo mejor no está mal así.

No sé. Estos días voy a tratar de ejercitar la imaginación. A ver qué tal.

Algo bueno tenía que tener la crisis

A todos nos molestan las obras, pero tienen su puntito ilusionante, sobre todo si (como es habitual) las cosas van a quedar mejores que como estaban antes. No me imagino viviendo hace cuarenta años, cuando en Madrid se hicieron todo tipo de estropicios en favor del coche (cargarse un parque para hacer la M-30, cargarse una plaza para hacer un horrible parking de varios pisos en pleno centro…).

Afortunadamente, muchas de las obras que se hacen hoy en día van en sentido contrario, para devolver la ciudad a las personas y no a los coches. Con la crisis, el Ayuntamiento paralizó muchas obras que estaban planeadas, pero afortunadamente, el Fondo de Inversión Local que ha creado el Gobierno va a traer suficiente dinero a Madrid como para reactivar muchas que ya parecían muertas.

Por ejemplo, por fin se va a peatonalizar la plaza de Callao, que lo estaba pidiendo a gritos. Uno de los lugares más céntricos en el que es casi imposible moverse con tanta gente: por fin se van a trasladar los coches y buses a otras calles. También se va a cerrar al tráfico la calle Fuencarral, una calle llena de tiendas modernillas de ropa que va a ganar muchísimo con la peatonalización. Lo mismo ocurre con la Puerta del Sol, que va a ser mucho mejor que ahora, una gran superficie sin coches.

A esto hay que unirle otros proyectos que el Ayuntamiento ya está haciendo con su propio dinero, como reformar la plaza y el metro de Ópera o peatonalizar la calle Montera. Todo esto dejará un buen trozo del centro peatonal (y más que hace falta, pero poco a poco).

Por otra parte, con el dinero del Gobierno en mi barrio van a restaurar el Puente de Toledo, a remodelar la Glorieta de Marqués de Vadillo, a arreglar el horrible puente para coches que no sé por qué no enterraron junto a la M-30 y a hacer bastantes cosillas del proyecto Madrid Río, que va a convertir el lugar donde antes estaba la M-30 en un parque alrededor del Manzanares.

Además, lo mejor de todo es que este fondo tiene la condición indispensable de que las obras tienen que empezar ya y acabar antes del próximo diciembre: vamos a pasar un año un poquillo complicado, pero vamos a ganar muchas cosas que hacían falta. Y sin que sea como nos tiene acostumbrados el Ayuntamiento, que presenta cosas y no se sabe cuándo se harán: esto va a ser inmediato. No sé, será una tontería, pero me hace ilusión todo esto.

Si te interesa ver los proyectos que se van a realizar, distrito a distrito, puedes bajarte un documento Excel de la web del Ayuntamiento haciendo click aquí.

Por cierto, supongo que en un lugar tan dado al autobombo, el Gobierno exigirá que en los carteles de las obras también salga su logotipo… y sería lógico y normal. Aunque a veces parecen olvidarse que, lo pague el Gobierno, la Comunidad o el Ayuntamiento, el dinero sale de los mismos: nosotros.