¿Te imaginas que cerrase Telecinco?

España, Italia, Francia y Alemania: un montón de cincos.

Nos parece casi imposible, pero no sería la primera vez. Ni la segunda. De hecho, Telecinco ha cerrado dos veces… en otros países. Con ayuda de los foros de Mundoplus y la Wikipedia he investigado un poquillo para resumir la historia de las Telecincos extranjeras.

En efecto, Telecinco no es una idea española. Es propiedad de Silvio Berlusconi, que comenzó a emitir en Italia en los años 80 con el nombre de Canale 5, al unir las emisoras locales que había comprado para emitir en cadena (algo parecido a Localia, vamos). Se trata de una televisión sobre todo de entretenimiento, aunque con servicios informativos.

En 1986 decide exportar su modelo a Francia, donde tomó el nombre de La Cinq. Allí la emisora tuvo dos etapas principales: entre 1986 y 1990 la controlaba (en mayor o menor medida) Berlusconi, haciendo una televisión de entretenimiento al estilo Canale 5 y con un logotipo muy parecido al Español (sólo que en vez de margarita había una estrella):


A partir de 1990 el accionariado cambia y va cogiendo fuerza al grupo Hachette, que trata de convertirla en una televisión para toda la familia y cambia su logo por uno en el que aparecía el número 5 sobre todos los demás:
Fracasa y La Cinq quiebra, despidiéndose de su público el 12 de abril de 1992 con una gala en la que hacía repaso de su corta historia de 6 años. La frecuencia de La Cinq pasa a ser pública, emitiendo diversos canales a lo largo de los años (Arte, La Cinquième, Télé Emploi, france 5).

La historia en Alemania también es curiosa. Allí Tele5 (Tele Fünf) comenzó en 1988 con la imagen de la margarita en varias versiones:

Sin embargo, en 1992 cambió de imagen por una muy moderna y vanguardiasta, con cortinillas que podrían pasar perfectamente por actual [ver vídeo], diseñada por la agencia inglesa Lambie & Naim:
No le debieron ir muy bien las cosas, porque el 31 de diciembre de 1992, Tele5 cerraba sus emisiones dando paso a un canal deportivo [ver vídeo]. Pero la cosa no acabó ahí. En 2002, la empresa Tele München Gruppe recuperó la marca Tele5, aunque con otro logo. Actualmente emite allí y tiene hasta página web:
¿Quieres saber mucho más?

Canale 5: Wikipedia ES | Wikipedia IT
La Cinq: Wikipedia ES | Wikipedia FR
Tele Fünf: Wikipedia DE | Wikipedia EN | Vídeos en los foros de Mundoplus

Más curiosidades de marcas:
– ¿Te imaginas que cerrase Telecinco?
– Carrefour ya estuvo en España… hace 30 años
– Pryca también existió (y desapareció) en los 60
– Tele SER, la tele que no fue de la Cadena SER
– Antena 3 quería ser tele a principios de los 80
– Cierra Carrefour y llega Continente. El mundo al revés en Portugal.

Exclusiva: Entrevista con el año 2009

El año 2009 nos recibe en su despacho, en la última planta de un conocido rascacielos de Madrid. Ha llegado esta madrugada, así que aún tiene la mayoría de las cosas en cajas sin etiquetar. Ante la pregunta de si no se confunde con tantos paquetes iguales, ríe y cambia de tema, asegurando que tiene grandes planes para este año.

FERNANDO: Muchas gracias por recibirme.
2009: No me quedaba otra. Habéis entrado todos a la vez. Y los españoles, los más ridículos. Con la boca llena de uvas y pendientes de un reloj por la tele. ¿Qué podía hacer yo?
F: Bueno, en fin. Vamos al grano. Dicen que está usted muy cabreado.
2009: ¡Como para no estarlo!
F: Explíquese.
2009: He sido objeto de una campaña de difamación. Antes de llegar, todo el mundo ya contaba con que yo iba a ser horrible.
F: Y eso no es así…
2009: No le puedo decir nada, pero no me gusta que me juzguen antes de tiempo.
F: Se le acusa de ser un año en el que la crisis va a ir a peor.
2009: ¡Eso sí que me fastidia! ¡A mí que me cuentan de crisis! Acabo de llegar y me encuentro esto. ¿Por qué no le piden explicaciones al 2008, que es el que lo ha formado todo? No, es más fácil meterse con el nuevo.
F: Le noto resentido con el año que acaba.
2009: Es que, por decirlo claramente, 2008 me ha dejado un marrón. Toda la economía hecha un asco… ha pensado eso de “para lo que me queda en el convento, me cago dentro”. Y no. El 2008 es un egocéntrico: el último año antes de la crisis, el año de la Eurocopa, el que retiraron el Tomate, el año de Obama…
F: Ese es otro tema que le molesta, ¿verdad?
2009: ¡Por supuesto! 2008 queda como el año que ganó Obama. Que vale, ganó, pero nada más. ¡Si todavía está Bush, que me toca un rato a mí! Claro, ahora cuando Obama la cague, será “2009, el año en que Obama nos decepcionó”.
F: ¿Y qué mensaje le gustaría transmitir a la gente?
2009: Que me den tiempo. No digo yo de ser bisiesto (que ya lo ha sido 2008), pero oigan, júzguenme en diciembre, como a todos los años. Es muy duro comenzar a trabajar y que todo el mundo te diga que lo vas a hacer fatal. Yo a ustedes no les juzgo antes de conocerlos. Pues lo mismo. Que yo a las buenas soy muy bueno, pero a las malas…
F: ¿Eso es una amenaza?
2009: Ya veréis que doce meses.
F: Pues está haciendo lo que todos esperaban de usted. No sé para qué se queja.
2009: Tiene razón. ¿Y si lo digo sonriendo?
F: Pruebe a ver.
2009: ¡Ya veréis que 12 meses! ¡Ja, ja, ja, ja!
F: No sé si esa risa me ha sonado sincera o sarcástica.
2009: En diciembre me lo cuentas.