En Chile, Telefónica ya es Movistar

Hace algún tiempo hablaba de la unificación de marcas que va a hacer Telefónica, centrando todo el negocio bajo el nombre Movistar. Leo en el blog Operador-ES que ya se conocen nuevos datos acerca de este enorme proceso.

Por lo visto, la campaña de unificación ha comenzado en Chile, que será el país piloto. No me sorprende que sea allí donde hayan comenzado a matar a Telefónica, porque esta marca siempre tuvo muchos problemas. La española llegó a aquel mercado comprando la empresa CTC (Compañía de Teléfonos de Chile), y trató de llamarse simplemente Telefónica como en el resto del mundo. Pero no pudo hacerlo: su competidora Telefónica del Sur (curiosamente, propietaria del dominio telefonica.cl) le impidió usar el nombre “Telefónica” a secas alegando que era un genérico, así que durante estos años el nombre y el logo en Chile han sido algo diferentes:

logos-chile

Con este cambio de nombre, casi todos los productos de telecomunicaciones del grupo en Chile se venden bajo la marca Movistar. Así, existe Movistar Hogar (telefonía fija), Movistar Móvil, Movistar TV, Movistar Internet Empresas…

Captura de pantalla 2009-10-31 a las 11.50.55

Los planes son que esta unificación llegue a España en mayo de 2010, cuando comenzaremos a despedirnos de la marca Telefónica, y todos los productos (fijo, ADSL, televisión y móvil) se venderán como Movistar. Se prevé que la transición dure hasta dos años, y es que no va a ser fácil eliminar una de las marcas más conocidas del país. En mi opinión, unificar bajo Movistar es un error, pero supongo que ellos sabrán.

'El Intermedio' celebra 500 programas repasando sus peores momentos

Me gusta la gente que es capaz de reirse de sí misma. No sé si, como se suele decir, es signo de inteligencia: simplemente me parece más divertido.

La Sexta es una cadena de humoristas, y creo que la única que tiene su propio running gag que comparten muchos de sus programas (canal con poco presupuesto que no se recibe en casi ninguna parte y con una audiencia ínfima). Además, El Intermedio tiene un divertido espíritu de programa perdedor: constantes referencias a Telecinco como una televisión a imitar, el chiste de que a Wyoming ya le han echado de todas las demás cadenas… Por eso anoche me lo pasé como un enano viendo la curiosa manera que tenían de celebrar sus 500 programas: hacer un repaso por los peores momentos de estos años.

Y no era una falsa promesa: hicieron un repaso de los chistes sin gracia, los fallos técnicos, las secciones que fracasaron… todo lo que no haría en su sano juicio ningún otro programa. Y consiguieron seguir siendo diferentes y mucho más divertidos.

Las nuevas tarjetas SIM de Movistar

Movistar y yo no tenemos una gran relación, pero si una cosa he admirado siempre de la operadora de Telefónica es sus fallos de facturación su desatención al cliente sus tarifas absurdas su diseño gráfico.

Estas son las nuevas tarjetas SIM de Movistar. De momento sólo las he visto para duplicados.

sim0

sim1

Desde hace unos años, las tarjetas SIM son recortables, y la única parte que vas a ver más o menos a menudo es la del chip. Por eso me parece una buena idea que en el resto de la tarjeta renuncien a poner publicidad y se hayan centrado en hacerla bonita.

Kit de cabinas

Los que me conocéis sabéis que soy bastante desastre y tiendo a perder las cosas con una facilidad asombrosa. Así que no es de extrañar que ayer, tras haber quedado con un amigo de una ciudad cercana a Madrid, me olvidase el móvil.

Me dí cuenta cuando ya nos habíamos separado, así que se me planteaban dos opciones: esperar a llegar a mi casa y llamarle para quedar otro día, o buscar una cabina y llamarle para que me lo trajese. Elegí la segunda opción.

Aquí comenzaron los problemas: ¿dónde hay, hoy en día, una cabina? Oteé el horizonte y no se veía una en los alrededores. Entré en un bar y me dijeron que no tenían. En un Opencor y tampoco. Finalmente ví una, y traté de llamar. Aquí aparecieron dos problemas más: el primero es que no me sabía de memoria el móvil de mi amigo, y el segundo es que apenas llevaba dos monedas de dos euros (y ya se sabe que las cabinas no devuelven cambio).

El primero de los problemas lo resolví al decidir que llamaría a un amigo común (del cual sí me sé el móvil), y el segundo creí haberlo superado cuando ví que la cabina aceptaba Visa. Metí mi tarjeta y aquel trasto no reaccionaba. Ni caso. Así que con todo el dolor de mi alma sacrifiqué una moneda de dos euros… que tampoco hizo efecto. Se la tragó sin dar las gracias (ni dar crédito en llamadas).

Una niña de cinco años me guió hacia otra cabina, donde tampoco me funcionó la tarjeta, así que sacrifiqué la moneda que me quedaba y por fortuna funcionó. Llamé a mi amigo, le pedí el número del otro y llamé al segundo. Aquí va un truco útil: si vas a hacer dos llamadas, jamás cuelgues después de la primera, porque el teléfono se reiniciará y tendrás que volver a echar dinero sin que te devuelva el cambio. Espera a que la línea se quede libre y pulsa un botón con la letra R que hay en el lugar de cuelgue, y podrás hacer otra llamada con el crédito que te quede.

El final de la historia es feliz: quedamos de nuevo, me dió el móvil y me ahorré volver al día siguiente a por él. Pero el tener que recurrir a las cabinas me hizo darme cuenta de lo deterioradas que están, de las pocas que quedan y de la suerte que tuve de llevar monedas en el bolsillo y al menos acordarme de un número de teléfono. Así que esta mañana he decidido hacerme un kit de emergencia por si me vuelve a pasar algo así, aprovechando un tarjetero que tenía por casa. Contiene monedas sueltas y una lista de algunos teléfonos que puedo necesitar:

kit1

kit2

kit3

Y ya está, lo llevaré en la mochila que apenas ocupa espacio. Y si alguna vez me sirve para salir de un apuro, bienvenido sea.

Mentiras apetitosas

Una de las cosas que más me fascinan de la publicidad es como calculan cada detalle para hacer que lo que nos venden parezca apetitoso, incluso aunque no lo sea en realidad. Acercarme a un catálogo de La Sirena (una tienda de congelados) hace que desarrolle mi célebre imitación del perro de Pavlov y comience a babear viendo el buen aspecto de cosas que ni siquiera me gustan, como el pescado, el marisco o las verduras. Pero las fotos son taaan bonitas…

En televisión también saben hacer estas cosas, e incluso mejor. Porque gracias a las imágenes animadas no sólo nos muestran el jugoso alimento, sino también un supuesto proceso de elaboración que ellos y nosotros sabemos que es falso… pero que nos gusta.

En fin, todos sabemos o sospechamos que las pizzas de Casa Tarradellas las hace una máquina, y que no es una entrañable abuela la que coloca a mano cada loncha de jamón. Y si tuviese que pensar en el alimento menos relacionado con la tercera edad seguramente diría “pizza precocinada”. Pero sus anuncios nos hacen pensar que una abuela en una idílica masía catalana preparando pizza para toda la familia (ya deben comer poco, porque yo solo ya me ceno una) es lo más natural del mundo.

La típica abuela cocinando su típica pizza en la típica masía que todos tenemos en Cataluña
La típica abuela cocinando su típica pizza en la típica masía que todos tenemos en Cataluña

Pero no siempre es una abuela la que nos prepara la comida. También hay anuncios que quieren que nos creamos que hay un equipo completo de cocineros (con unos trajes que servirían para hacer la primera comunión) preparando una a una cada tableta de chocolate que elabora la fábrica. No digo que no me lo crea (bueno, sí lo digo), pero es que aunque fuese así… ¡tardarían seis horas en hacer cada tableta!

"Mmmmhh... esta mierda es buena, sí señor"
Mmmmhh... esta mierda es buena, sí señor
La típica báscula que en vez de pesar, mide el porcentaje de cacao de un chocolate. Existe. O eso creen.
La típica báscula que en vez de pesar, mide el porcentaje de cacao de un chocolate. Existe. O eso creen.
Y así es como se elabora CADA tableta. Al año hacen unas tres.
Y así es como se elabora CADA tableta. Al año hacen unas tres.

Si ver a una abuela preparando las pizzas que encontraremos precocinadas en el supermercado o un completo equipo de cocineros repipis haciendo tabletas de chocolate ya parece ciencia ficción, otras marcas van más allá. Me encantan los anuncios que te enseñan cómo se elabora un bombón, o una tableta de chocolate: esas salsas volando a cámara lenta, chocando con cereales… ¿dónde cocinan eso, en Hogwarts?

Los trocitos de cereal se encuentran con una masa surgida mágicamente del chocolate. No me digáis que no es casi poético.
Los trocitos de cereal se encuentran con una masa surgida mágicamente del chocolate. No me digáis que no es casi poético.
Pero siempre son mejores estas mentiras tan apetitosas que la cruda realidad: ¿quién iba a comprar comida que fabrica una máquina? Pues todos nosotros, pero no nos gusta que nos lo digan.

José Juan se equivocó

Una de las cosas para las que están los amigos es, además de apoyarte, hacerte ver tus errores. Y como considero que José Juan Navalón es un amigo, tengo que darle mi opinión: José Juan, te equivocaste.

Te equivocaste al publicar tu magnífico plano RFi en los foros de Andén 1. Te equivocaste al abrirlo a la participación, al aceptar sugerencias. Te equivocaste al pensar -como yo- que en una asociación se busca el bien común, el hacer todo para todos. Te equivocaste al trabajar gratis para una asociación que quiso apropiarse de tu obra, de algunos que consideraron que el haber hecho sugerencias al plano les convertía en dueños del mismo, algo tan absurdo como si quien solicita a otro que publique una foto histórica se hiciese dueño de la misma automáticamente.

Tendrías que haber seguido el ejemplo de muchos otros participantes, que destrozan sus fotos hiperprotegiéndolas para dejar claro que son de su propiedad, o que ese recorte de periódico lo han encontrado ellos. Tendrías que haber hecho como otros socios que también han creado obras, como un plano de metro en el que se detalla cada año de ampliación, o uno en el que se muestran las vías y uniones entre líneas. Ellos también han creado planos como tú (bueno, no tan buenos), pero no se los han enseñado a nadie ni han admitido sugerencias. De hecho, estoy seguro de que la mayoría no saben que existen esos trabajos. De tu plano se supo desde el primer día, porque compartías con nosotros la ilusión de verlo crecer. Y ese fue el error: no pensaste que acabarían creyéndolo suyo por verlo a diario y comentar su evolución.

Tu obra estaba abierta a todos. Era tu plano, pero admitías ideas, críticas y opiniones, e incluías aquellas que te parecían más acertadas. No tendrías que haberlo hecho. Tendrías que haber defendido que el plano era tu obra, no haberlo publicado en internet, haberlo enseñado sólo de manera furtiva a unas pocas personas.

Te equivocaste al ceder el plano para ayudar a la difusión de la asociación. Una simple ojeada a lo que publicaron los periódicos es clarificadora: los artículos hablaban del plano y en segundo término, de la asociación. Es absurdo pensar que utilizaste Andén 1 para difundir tu obra cuando fue tu plano quien abrió las puertas de muchos medios a la asociación, hasta entonces sólo considerada la de “los frikis del metro” (titular literal de El Mundo). Puedo atestiguarlo, fui responsable de comunicación de Andén 1 en aquella época: al periodista lo que le interesaba era el plano que habías creado y desarrollado, y cómo los demás hacíamos sugerencias en él.

En definitiva, José Juan, acéptalo: te equivocaste trabajando gratis, abriendo tu proyecto a la gente, prestándolo para ayudar a la asociación a ser conocida. Tendrías que haberlo ocultado, desconfiado de todo el mundo, dejado claro cada dos por tres que era de tu propiedad.

Cierto es que el plano no habría avanzado tanto, que apenas lo habría disfrutado nadie, que no habría sido coherente con la idea que muchos tenemos de asociación como grupo de personas que comparten conocimientos desinteresadamente. Pero tu ego te lo habría agradecido y te habrías ahorrado disgustos, ver a gente haciendo el ridículo y a cobardes insinuar absurdas conspiraciones, como que yo era el dueño del dominio rfimadrid.es. Y sobre todo, te ahorrarías tener que defender ahora tu obra de quienes quieren apropiársela.

Nos equivocamos. La moraleja es: no hagas nada por los demás. Si tienes una buena idea, no la compartas antes de registrarla y cerrarla a cal y canto. Asegúrate de que todo el mundo sabe que es tuya y sólo tuya. No aceptes sugerencias, aunque contribuyan a mejorar tu obra. No enseñes nada a nadie. No trates de contribuir desinteresadamente. Eso es de idiotas como nosotros.

Metro por la noche

Mi amigo Héctor ha formado una plataforma, con miles de apoyos, para que la Comunidad de Madrid cumpla su promesa de abrir el metro los fines de semana por la noche, de la que hablaremos muy pronto en ecomovilidad.net.

Esta semana ha cambiado su logo (o más bien, han creado uno) que me parece bastante ingenioso y bien resuelto. Diseñado por Rakkel Casais, mezcla el pictograma de los búhos (los autobuses noctunos) y el del metro:

7735_173863306310_126597571310_4302235_2731915_n

Ya sabéis que los iconos y pictogramas son mi debilidad.