300 primeras páginas

Mi padre siempre consigue cosas muy extrañas, pero nunca logramos saber de dónde. Hace unos días, apareció en casa con un libro enorme (tamaño periódico) que se llama ‘300 primeras páginas’, y fue editado por El País en 1984.

Como te imaginas, se trata de un repaso por las 300 portadas más importantes de El País entre 1976 y 1984. Una etapa que apenas conocía (al menos gráficamente) porque la hemeroteca online de El País sólo tiene los periódicos en PDF a partir de 2001. Y la verdad es que leer algunos titulares tal y como se publicaron en su día (porque el libro está hecho en papel de periódico) es una sensación muy curiosa.

Os dejo algunos ejemplos:
Continue reading 300 primeras páginas

Rediseño para el Consorcio de Transportes

Hace cosa de un año o dos, me propuse rediseñar la imagen corporativa del Consorcio de Transportes de Madrid. Sin ninguna intención, sólo para entretenerme un rato.

Al final se me fue pasando y no llegué a realizar una propuesta completa, pero hoy estaba ordenando carpetas y he encontrado las propuestas. Como me da pena que mueran en un disco duro, cuelgo aquí algunos de los diseños que hice, a ver qué os parecen.

La tipografía utilizada es Gill Sans.

Versiones de la marca

Más diseños después del salto.
Continue reading Rediseño para el Consorcio de Transportes

Publicidad comparativa de iBanesto

No me caía bien iBanesto porque cuando se lanzaron no hicieron otra cosa que copiar a ING Direct. Más que en el fondo (un banco online poco puede diferenciarse de los demás), en las formas: tenían su Cuenta Azul (la de ING es la Cuenta Naranja), la Hipoteca Azul (frente a la Hipoteca Naranja)… no sé, todo muy triste. Como cuando Más Móvil lanzó una tarifa y la llamó “La del Seis”, imitando a Yoigo que tanía “La del Ocho” y “La del Cero”. No me gustan los imitadores. Suena a complejo de inferioridad. Y puestos a elegir a quién confiarle mis pequeños ahorros, prefiero hacerlo con un líder que con el pequeñito que le copia en todo.

Sin embargo, hoy han publicado un anuncio comparativo, enorme, a dos páginas, que me ha gustado porque es tremendamente claro:

La importancia del teclado

Me encanta escribir, pero a veces creo que me invento todo tipo de excusas para no hacerlo. Y una de las cosas que más me afectan es el teclado que use, hasta el punto que es uno de los elementos que más valoro al comprar un móvil, por ejemplo.

Hace un tiempo me compré el nuevo teclado de Apple, y el cambio fue increible. Se trata de un teclado con las teclas muy bajitas, al estilo de los portátiles, así que prácticamente las acaricias en vez de pulsarlas. El anterior teclado requería que un gran movimiento para bajar cada tecla, así que con el nuevo me daba mucha menos pereza escribir textos largos. Ahora tengo un MacBook Pro y el teclado es muy similar, así que estoy encantado.

Como decía, en los móviles me pasa lo mismo. Hace tiempo usaba el que quizás sea el mejor móvil que he tenido: el Sony Ericsson K800i, con el que escribía muy cómodamente (y además tenía una cámara genial). Sin embargo se me rompió, y me compré un W910i que es decepcionante del todo. Las teclas apenas están separadas y no notas si las has pulsado o no, así que escribir un SMS es casi una tortura.

Parece mentira que un teclado u otro pueda marcarte las ganas de escribir, pero en mi caso así es; al igual que una habitación ordenada me hace trabajar mejor. Manías de cada uno, supongo.