Seis razones por las que sabemos que esta pegatina tiene 20 años

1. Porque viene de aquella epoca en la que una leyenda urbana asoló España sosteniendo que las mayúsculas no se acentuaban (algo que no es verdad y nunca lo ha sido).

2. Por ese diseño post-ochentero: la mano iconizada, el innecesario efecto de papel rasgado…

3. Porque era la época en que Telefónica usaba la Gill Sans como tipografía corporativa.

4. Porque viene de una empresa en monopolio que es la única que se le venía a la gente a la cabeza al pensar en telefonía, que no necesita poner su logo como firma del mensaje: si aparece en la pegatina es simplemente porque forma parte del diseño de la tarjeta. Le basta con su tipografía y colores.

5. Por los dos eventos que patrocina la compañía: la Expo 92 y los Juegos Olímpicos de Barcelona. Precisamente en este año, en la Expo, se realizaron las primeras pruebas del sistema de telefonía móvil digital GSM, que en el verano de 1995 se lanzaría bajo la marca MoviStar.

6. ¡Porque se trata de un anuncio de tarjetas telefónicas! ¿Hace cuánto que no tienes una en las manos? Es más, ¿hace cuánto que no haces una llamada desde una cabina?

Llegó el verano al hogar de los De Córdoba

Como en mi casa no somos muy de El Corte Inglés, los cambios de estaciones no están marcados por el predecible calendario de estos grandes almacenes sino por otros hechos más cotidianos.

Por ejemplo, en mi casa el invierno llega el primer día que dormimos con edredón. La primavera hace su aparición el día en que me despierto pensando que me he constipado en fechas muy raras y tardo una semana en acordarme de que son las plantas las que deciden que comience mi romance con los antihistamínicos.

Y hoy, 23 de mayo, ha hecho su aparición lo que marca el inicio y el final del verano en mi casa. El día en que mi madre, la mejor artista del gazpacho del mundo, prepara el primero del año.

Y el verano durará hasta el día en que por primera vez, volvamos a comer y cenar bebiendo agua en vez de este delicioso manjar elaborado con los mejores productos de la huerta española.

Ya es mala suerte

Este que veis aquí es el plano Haciendo turismo por el centro de Madrid en transporte público, que edita el Consorcio de Transportes. Una iniciativa muy buena, y bla bla bla. Pero vamos a lo que interesa.

Si os fijáis, aparece lo que es el centro de la ciudad propiamente dicho (el casco histórico) y un poquito de los alrededores. Y por casualidad, aparece mi barrio. Bueno, quizás la palabra más adecuada sea… está. Está ahí, aunque no se le vea. Porque no me negaréis que ya es mala suerte que, saliendo todos los alrededores, al diseñador del plano no se le haya ocurrido otra cosa que utilizar mi colonia para poner la leyenda:

Yo vivo justo debajo del piquito del icono “Estación de Renfe”. Qué mala suerte.

Qué disparate de partida de ajedrez con una partenaire adicta al Jaque Mate…

A veces leo en las revistas que la memoria es mucho mayor de lo que nos podemos imaginar, y que todo lo que nos marca queda almacenado. La diferencia es si tenemos acceso a ello o no. Y me lo creo, sobre todo cuando me pongo a escuchar canciones que llevaba sin repasar desde hace años. Esas que escuchaba en el autobús camino de la universidad, en primero, cuando todo era nuevo.

Y ahora que me quedan tres semanas para -con suerte- licenciarme y todo ha cambiado tanto, al escuchar a Sabina cantar El rocanrol de los idiotas o Quién me ha robado el mes de abril me acuerdo perfectamente de muchísimos detalles de aquella época, que estaban almacenados en mi cabeza sin que yo fuese consciente: un gesto, una conversación, un juego, una carta. A veces, la música es una llave.

“Y sin equívocos de vodevil, ni alertas rojas en el corazón, el dios de la tormenta quiso abrir la caja de los truenos y tronó. Porque quiso el cielo acariciar el suelo con su gota a gota, y con champú de arena para tu melena de muñeca rota…”

Para quienes prefieran escucharla en Spotify.

La Casera y el 13 Rue del Percebe

Reconozco que mi cómic favorito siempre fue 13 Rúe del Percebe. sus historietas eran diferentes, no contaban una historia sino que encadenaban gags (a veces con relación entre sí, otras no) sobre los locos inquilinos de un edificio. Quizás por eso hoy en día mi serie favorita de El Jueves es Para ti, que eres joven.

El caso es que cuando Fesser llevó a la pantalla a Mortadelo y Filemón, me hizo mucha ilusión que el destartalado inmueble apareciese en él (y que Terele Pávez fuese una de sus inquilinas ya era la guinda). Creo que si hay un cineasta que puede reflejar este espíritu y estética, ese es Javier Fesser.

Pues ahora La Casera ha recuperado esta idea con el propio Fesser para crear una campaña de publicidad por todo lo grande en la que los personajes de la casa viven aventuras con La Casera, y el resultado impresiona. Como lema, han utilizado una frase que ya se escuchaba en otra película del director, El Milagro de P. Tinto: “Pedazo invento La Casera” (bueno, en la película decían “la gaseosa”, pero tampoco era plan de hacer publi antes de que le pagasen).

En el canal oficial de Películas Pendelton, la productora de Fesser en YouTube podrás ir viendo los 13 capítulos de la serie, y el making of del spot también anda por ahí.

El caso es que, además de anuncios de televisión (que por lo visto va a haber 13 en modo serie), La Casera también ha contado con la ayuda del propio Ibáñez y sus colaboradores que han dibujado otras piezas de publicidad exterior. Por ejemplo, esta marquesina de autobús de Nuevos Ministerios (Madrid), en la que puedes sentirte como si estuvieses en el piso bajo de la casa, con la tienda de ultramarinos, la portería, el ascensor…

Si queréis más información sobre esta campaña, pasaos por La Criatura Creativa, el blog de mi amigo Hugo, donde también ha tratado el tema.

Dos anuncios a los que no estamos acostumbrados

Últimamente me paso poco por aquí, pero es que no es fácil compaginar todo lo que llevo encima: cosas nuevas que estoy preparando, cosas viejas que hay que mantener y cosas que tengo que entregar a mediados de junio o me suspenderán.

En todo caso, hoy quería dejar unos anuncios que me han sorprendido estas últimas semanas. No exactamente porque sean atrevidos o muy originales, sino porque no estamos acostumbrados a algo así.

Este primer anuncio fue publicado por Coca-Cola hace unas semanas, y tiene forma de comunicado. En él aclaran que no van a retirar del mercado la Coca-Cola Light, haciendo referencia a un rumor que por lo visto corre por ahí, según el cual la variedad Zero iba a ser su sustituta. Por suerte, mamá Coca-Cola tiene cariño para todas sus hijas y las deja convivir en paz.

Me sorprende que una compañía tan importante como Coca-Cola reaccione de manera tan directa a los rumores que afectan a sus productos. Yo era uno de los que no comprendían la existencia paralela de la Zero y la Light, pero es que a mí nunca me ha gustado la Coca-Cola. Quienes saben de esto, dicen que son muy diferentes y a mí eso me vale para confiar en lo que dice su fabricante de mantenerlos en el mercado. (Por cierto: el otro día compré una Zero y no me gustó nada, sabe a agua con polvitos. Como el Tang de Cola si existiese. Ahora tengo miedo de probar la Light).

Pero vamos con el segundo anuncio, que ha sido publicado hoy mismo en El País. Se divide en dos páginas impares, en una se plantea la pregunta, a modo de teaser, y en la siguiente se responde. Este anuncio no destaca por su originalidad, sino por su anunciante:

La chica de la imagen nos propone adivinar de dónde es. En la siguiente página nos da la respuesta: es de Kosovo.

Kosovo es un país europeo que en 2008 proclamó su independencia de Serbia. Algunos países reconocieron esta situación, pero otros (entre ellos España) no lo reconocen como un estado independiente. En el anuncio, el texto nos pide que reconozcamos a esta chica (que por cierto es diseñadora) y a muchos otros jóvenes europeos, recordándonos que la mayoría de países de la UE ya reconocen a Kosovo y que hoy es el Día de Europa.

Una multinacional aclarando que su producto no desaparece y un país pidiendo que se reconozca su independencia. Desde luego, anuncios así no se ven a diario.