¿Es Esperanza Aguirre la política más egocéntrica de España?

Que Esperanza Aguirre sabe manejar a los medios a su antojo no es ningún secreto. Desde la época de CQC en que coqueteaba con sus reporteros ganando una notoriedad inusitada a pesar de tener cierta fama de tonta, hasta la actualidad, en la que sabe perfectamente cómo contrarrestar cualquier noticia negativa. Si los periódicos hablan de financiación ilegal o de facturas falsas del PP de Madrid, Esperanza aprovecha la inauguración de un colegio para dar un discurso en inglés a los niños, tocar la guitarra o posar con animales varios, sabiendo que ese y no otro será el titular del día siguiente.

La capacidad de atraer a los medios de la Presidenta es de sobra conocida por su equipo de prensa, que no duda en aprovecharlo. Las placas conmemorativas que se colocan en las instalaciones que inaugura muestran su nombre completo, mientras que otros cargos como Gallardón prefieren permanecer al margen. Por eso podemos encontrar lemas tan surrealistas como “La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre Gil de Viedma y el Alcalde de Madrid inauguraron este intercambiador”. Antes muerta que sencilla.

Y es que si en cualquier administración pública son frecuentes las notas de prensa en las que el presidente, alcalde o ministro “inaugura”, “visita” o “recorre”, en la Comunidad de Madrid las cosas no se quedan ahí. A lo largo de los últimos meses hemos podido leer titulares de su gabinete como “Aguirre recuerda que la obesidad puede dar lugar a enfermedades”, “Aguirre ofrece la nueva edición de Cibeles Madrid Fashion Week” o incluso “Aguirre amplía las ventajas del carné joven hasta los 30 años” y “Aguirre mejora la sanidad madrileña con la apertura de casi un nuevo centro de salud al mes”. Y es que tenemos una presidenta que no nos la merecemos, que lo mismo te da consejos de salud como te amplía las ventajas de una tarjeta o te mejora (así, en general) la sanidad pública. Todas las notas de prensa aderezadas con fotografías en alta resolución de Esperanza conduciendo un tren, cortando una cinta y sus favoritas: saludando a todo vecino que haya ido a verla.
Continue reading ¿Es Esperanza Aguirre la política más egocéntrica de España?

Plazas patrocinadas (y 3)

Llegamos a la última entrega de las plazas patrocinadas, porque no he sido capaz de encontrar más placas de estas por Madrid. En este caso se trata de una que no contiene un monumento que haya que cuidar, pero aún así tenía su propio patrocinador: Nuevo Mundo.

No he encontrado más datos sobre esta empresa, no sé si era un banco o qué, así que la pregunta que os dejo es… ¿en qué plaza nos encontramos?

Plazas patrocinadas (2)

A diferencia de la anterior entrega, que como habréis adivinado era la Plaza de Cibeles, esta placa no la conocía. También es de 1987 y nos cuenta que el Banco Hipotecario patrocina la plaza. Es obvio que se trata de la Plaza de la Independencia, pero… ¿quién sabe de qué banco seríamos hoy si en aquella época pertenecíamos al Hipotecario?

Por cierto, Caja Postal pasó a ser parte de Argentaria, que hoy es la A del BBVA. Aunque por otro lado podríamos considerar BanCorreos como el sucesor de Caja Postal en las cosas de llevar dinero a la oficina postal 😉

Billete sencillo

No es una gran historia, ni siquiera es graciosa u ocurrente. Pero me apetecía contarla.

El otro día estuve gamusineando en Alcorcón. Saqué dinero pero los horribles cajeros 4B (a los que ya dedicaré un post otro día) sólo dan billetes de 20 euros, y por unas cosas u otras no gasté el dinero. De madrugada cogí un búho para volver a Madrid… y lo único que tenía en el bolsillo era el maldito billete de 20 euros. Nada más, ni abono de transportes, ni monedas.

Para los que no conocéis como funciona la cosa, los conductores no dan cambio de billetes superiores a 10 euros (normal, se quedarían sin monedas enseguida). Y con el bus en marcha, mis únicas posibilidades eran bajarme en medio de una ciudad que no conozco y tratar de conseguir cambio para el bus que pasaba una hora después, o perder el dinero renunciando a la vuelta (y para alguien que está viviendo de un finiquito, 20 euros es mucho).

Por suerte, una chica que pasaba por allí se ofreció a pagarme el billete. No la conocía de nada, no he vuelto a verla y probablemente jamás nos cruzaremos más, pero me salvó la noche. Se lo agradecí fuertemente y pensaba cómo devolverle el favor.

Hoy estaba esperando el bus y ha llegado un chico con el mismo problema en forma de billete de 20 euros. Le he contado la historia de lo que me sucedió a mí en tierras alcorconenses y le he pagado su billete.

Puede que sea una tontería, pero me siento algo mejor por el favor que recibí aquella noche. No sé si esto será karma, cadena de favores o qué. Tampoco me importa demasiado cómo se llame la cosa.

Zumo de piña (y de uva… y manzana)

El otro día estaba tomándome un zumo y no me pude resistir a hacerle una foto:

A primera vista, parece un zumo de piña. Pero si nos fijamos bien, veremos que esta tropical fruta no está sola en el proyecto: está acompañada de uva y manzana. En la foto podemos ver claramente las uvas, escondidas por algún motivo entre las rodajas de piña…

¿Dónde está la manzana? ¿no había ninguna manzana disponible para la sesión de fotos? ¿por qué las uvas apenas aparecen en la foto si son más pequeñas? ¿no saben eso de “los bajitos que se pongan delante”? ¿por qué el nombre de la piña aparece como cinco veces más grande que el de sus compañeras frutas? ¿qué significa el sello sobre la Vitamina C, Calidad Garantizada? ¿es un zumo de calidad porque contiene vitamina C como el resto de zumos del mundo? ¿o es que estas vitaminas son de mejor calidad?

Muchas preguntas que nos hacen reflexionar sobre todo lo que aún no sabemos sobre el mundo del zumo de frutas a base de concentrado.