Así se cobraba con tarjeta de crédito en los 80

¿Alguna vez te has preguntado por qué las tarjetas de crédito llevan el número y el nombre del titular en relieve? Es cierto que ya hay muchas que no, pero en su día era un requisito indispensable. Y es que aunque los nacidos a fines de los 80 no lo hemos llegado a conocer, hubo una época en la que cobrar con tarjeta no se parecía en nada a lo que se hace hoy.

Mis padres están cerrando una tienda de electrodomésticos que abrieron en los 80, y allí he encontrado esta reliquia que os enseño hoy: la bacaladera.

Cuando en los 80 alguien quería pagar con tarjeta de crédito, el proceso era el siguiente. En primer lugar, se le pedía la tarjeta y se comprobaba que no fuese robada. ¿Cómo? Con el Boletín de Tarjetas Anuladas, una publicación en la que se recogían todos los números de serie de tarjetas dadas de baja, extraviadas y robadas. Si la tarjeta aparecía en el boletín, el comerciante debía quedársela y avisar de ello al Centro de Autorizaciones, que le recompensaría con 10.000 pesetas.

También era necesario llamar a este Centro si el cliente quería hacer una compra superior a 10.000 pesetas (el “límite de consulta”), o si -tal y como recomienda el propio boletín- el cliente no tenía identificación, era demasiado joven como para hacer un gasto muy grande o su comportamiento era sospechoso.

Si todo estaba en orden, la tarjeta se colocaba en el lugar indicado de la máquina (para la foto yo he colocado una mía, la única que tengo con números en relieve). Encima se ponía un formulario donde se apuntaba todo lo que el cliente había comprado y el importe total.

Y con todo ello ajustado, se movía el rodillo (la pieza azul) de izquierda a derecha, haciendo que el número de tarjeta y los datos del titular y del comercio quedasen grabados gracias a la magia del papel carbón en las tres copias del recibo: una para el cliente, otra para el banco y otra para el establecimiento.

Obviamente, en esa época de comunicaciones prehistóricas, el cargo no constaba al banco hasta el día siguiente, cuando el honrado comerciante se acercaba a su sucursal a llevar todos los recibos del día anterior.

Por lo tanto, cuando hoy en día nos parezca lento el proceso de pagar con tarjeta (introducirla en el terminal, esperar el OK del banco y en ocasiones introducir el PIN) podemos consolarnos pensando que hace 30 años era mucho más pesado para vendedor y cliente.

30 thoughts on “Así se cobraba con tarjeta de crédito en los 80”

  1. En España estamos muy avanzados con estas cosas. El año pasado estuve en Canadá y en un par de sitios me cobraron con “bacaladera”.

    El problema de España con los pagos con tarjeta es que cuando Banesto empezó a instalar los primeros TPVs decidieron que TODAS las transacciones requerirían comunicación y y autorización del banco, requiriendo todas las compras una llamada telefónica.

    En otros países las compras inferiores a 50 euros se hacen offline y por la noche el TPV informa de todas esas compras. Esto resulta en pagos mucho más rápidos.

  2. La compra offline tambien se hace en España, el la mayoria de los centros comerciales lo tienen, solo pasan comunicacion cuando superan (o superaban) los 60€

  3. Yo no lo veo un problema, pastoso, al contrario. Así se garantiza que el comercio cobra lo que dice, y el comercio ve al instante que el cliente puede pagar y que no queda en mora.

    Sobre la noticia en sí misma, mi última tarjeta ya no lleva los números en relieve (es de débito, eso sí).

  4. Pingback: Anonymous
  5. Comentar que tuve que restampar mi tarjeta de débito estos días de atrás, Caja Extremadura (una Euro6000), y los números están en relieve.

    Yo nunca he visto funcionar esto en directo, si bien sí que conocía el mecanismo, lo he visto en alguna película (ochentera totalmente, eso sí).

    Por cierto, ¿podría explicar alguien el funcionamiento de la siguiente modalidad, lo de la banda magnética? 😛

    1. La de banda magnética está hecha para tontos, la primera vez que cobré a un cliente con el piticlín estaba acojonado y es tan fácil como:

      Pulsar venta > introducir importe > pasar tarjeta > imprimir ticket (o darle el teclado para que marque PIN) > Asegurarte de que no sale de la tienda sin firmarte el papelito > Guardar el papelito como oro en paño

      🙂

  6. Juan: los comercios nunca pierden si se ha pagado offline con una tarjeta sin fondos. O bien el banco asume el descubierto o bien se usa un fondo de compensación. Con el cobro offline e instantáneo se pueden hacer cosas como pagar los billetes del bus sin generar colas absurdas.

  7. Pastoso: ambas opciones son malas para todos porque el banco aumentará los costes de su servicio para que esos descubiertos afecten de la menor forma posible a su balance. Sobre las colas absurdas pues, la verdad, más se formaban antes por pagar con calderilla (o con billetes cuyo cambio había que devolver) y no pasaba nada… No creo que el ahorro de tiempo sea tan importante.

    1. A un banco también le cuesta dinero mantener millones de conexiones abiertas simultáneamente (infraestructuras de red, servicios distribuídos en grandes clusters, etc). Es mucho más barato gestionar unas cuantas conexiones largas pero menos numerosas que pagar los descubiertos (se reduce esa infraestructura, por lo que se gasta menos en máquinas, en red y en electricidad). Te lo digo desde mi experiencia con sistemas informáticos bancarios.

  8. Recuerdo perfectamente las bacaladeras de los comercios, especialmente las de El Corte Inglés. Estos te enviaban al final de mes en unos sobres enormes los talones reales que firmaste en el momento de la compra.

    Como te gustan estos recuerdos retro, te aconsejo que busques cómo se sellaban las quinielas y las primitivas en los años 80. Verás que literalmente se “sellaban”.

  9. >>>>>te has preguntado por qué las tarjetas de crédito llevan el número y el nombre del titular en relieve? Es cierto que ya hay muchas que no

    Estas seguro qué hay muchas que no? Hasta donde yo se las que no lo llevan son porque son de debito y no de crédito, las de crédito lo llevan todas.

    Saludos.

  10. En Ticketmaster, al menos en México, cuando vas a recoger un boleto comprado por Internet realizan un proceso muy similar al que explicas.

  11. La maquinaria de estampación de tarjetas la podeis ver en : http://www.datacard.com/government-card-issuance/mx6000

    La banda magnética se ocmpone de 3 pistas, en formato IABA, ATA y TTS cumpliendo con normativas ISO pertinente. Dentro de la información de la banda está el PAN, nombre del titular de la tarjeta y demás datos necesarios, os habeis fijado que el cajero os saluda con vuestro nombre antes de pediros el PIN…

    Las bacaladeras aún se usan en algunas gasolineras e incluso en centros médicos dónde no hay nuevas tarjetas con mejores tegnologías.

    Dentro del chip hay información acerca de cuánto se permite pagar offline, digamos que el 99% de las veces es online ya que los TPVs están conectados a las entidades. El asunto de solicitud de PIN en la transacción o no, también es un parámetro que debeis solicitar en vuestro banco o caja ya que es un dato de la tarjeta junto con el TPV, el mas restrictivo manda y si no … pago con banda … un atraso en lo que a seguridad se refiere.

  12. la sustitucion masiva del dinero por un medio de pago privado, es como tolerar que cualquier banco imprima su propia moneda.
    los bancos nos controlan ya que gastamos, cuando y donde, y empiezan a dirigir sutilmente nuestras compras. Si no abandonamos las tarjetas de credito pronto nos arrepentoremos

  13. Esa “técnica”, se sigue usando hoy día en las consultas de las mútuas privadas, por lo menos a las que yo he ido, eso sí, con la tarjeta médica no con la de crédito o débito.

  14. Yo lo recuerdo, aunque era muy pequeño, recuerdo en el Corte ingles esas maquinas, incluso en los 90 a finales, cuando pedimos el terminal de pago para tarjetas en la tienda, nos dieron uno de esos por si se estropeaba o no había teléfono.

  15. Recuerdo que cuando uno veía que alguien iba a pagar con tarjeta era mejor pasarse a otra cola aunque fuera más larga, porque entre la consulta y que a veces el empleado no sabía bien cómo manejar el aparatito ése, podían salirle telarañas a uno.

  16. Todas las de crédito llevan necesariamente el relieve. No sé por qué motivo, hay muchos sitios que aún lo usan en España y en el extranjero: alquiler de coches, hoteles…

    En un hotel de Galicia este mismo año la usaron con mi tarjeta.

  17. Tenía sus pegas. Un día tuve la imprudencia de celebrar una copiosa comida en un restaurante, y como el comerciante tenía que remitir al banco, junto con el impreso que hacía la “bacaladera” copia de la factura, que en este caso copia detallaba del menú consumido, tuve que estar al menos un par de meses sin aparecer por el Banco por el cachondeo de los empleados, amigos míos, a costa del menú.

    1. Perdona, no hacía falta enviar al banco la factura, solo la copia de la “factura de venta” propia del pago con Tarjenta. Lo se porque trabajé implanatando el sistema de pago en España a partir del año 1971.

      1. Incluso hoy día es así: el banco no tiene el detalle de la compra, solo el importe y el comercio que factura. De lo contrario iría contra la LOPD.

  18. Yo todavio utilizo una de estas. Lo usamos para coger fianzas, pasamos la visa y si a la vuelta del alqulier, todo esta en orden, se destruye el recibo y se entrega al cliente! Ciertamente, es un poco engorroso aunque si es cierto, que nunca tienes problemas de quedarte sin señal, bateria…

  19. Se siguen usando en la actualídad, es mas, hay entidades financieras, en mi caso CajaCanarias (Banca Cívica), que si quieres por hacer operaciones telefónicas, caso de que el chip o la banda estén estropeadas, te obligan a tenerlo para soluciionar esos casos, aunque yo, la tengo en mi mostrador, pero una vez hecha la consulta telefónica, saco duplicado de la misma por el datafono y no saco esa reliquia.
    Lo que tendrías que buscar tambien, porque vale la pena, son los primeros datafonos, yo aun recuerdo el primero que llego a la tienda, era un armatoste considerable que traía incorporado el telefono, una verdadera pasada, comparado con lo pequeños que resultan algunos hoy en dia.

  20. El sistema parece muy cutre ahora pero hay que tener en cuenta que si por alguna causa hay un corte de electricidad, la compra se puede hacer efectiva.

    Desgraciadamente hay gente que se ha quedado sin comprar ni vender porque no disponía de metálico durante uno de esos inoportunos cortes de energía que son poco frecuentes pero sí posibles.

    1. Bueno, hoy en día en la tienda teníamos unos aparatos de tarjeta que funcionaban con baterías y red móvil, de modo que si se iba la luz podíamos cobrar. Aunque en una tienda de electrodomésticos, sin luz poca gente compra 🙂

Comments are closed.