Disfruten la oposición

Esta legislatura va a ser dura. Un PP con mayoría absoluta que seguramente confundirá con un cheque en blanco para deshacer los avances sociales de los últimos años y, si les queda tiempo, hacer ver que tienen alguna idea para una crisis económica que supieron ver venir tan poco como el PSOE (¿alguien recuerda que Mariano Rajoy también prometió pleno empleo en su programa de 2008?).

Por el otro lado tenemos a un PSOE hundido y que no tiene visos de recuperar su fuerza en los próximos tiempos. El mayor problema de este PSOE es que ha conseguido los peores resultados de la historia de la democracia, que apenas tiene poder (en unos meses, su mayor bastión será un ayuntamiento, y ni siquiera una gran capital: ni Madrid, ni Barcelona, ni Valencia, ni Sevilla ni Bilbao).

Lo que no ha perdido el PSOE es esa soberbia, ese comportamiento chulesco que tanto critican al PP y que ahora se materializa en la amarga frase “disfruten lo votado”. El PSOE no está haciendo oposición al gobierno conservador, el PSOE está haciendo oposición a sus propios votantes, como un exnovio enfadado y amargado que se dedica a complicarte la vida cuando le dejas.

Me hierve la sangre cuando leo en blogs o en Twitter a militantes con la frasecita de marras. Para empezar, porque el PP apenas ganó votos entre 2008 y 2011: la mayoría absoluta que consiguieron no fue por un crecimiento en apoyos (apenas 500.000), sino por el descalabro del PSOE que perdió los apoyos de la mayoría de la sociedad. Para continuar, porque el PSOE no es un ejemplo tampoco de cómo hacer las cosas: la mayoría de las cosas que critican ahora las hicieron ellos mismos en cierta manera: gobernar por decreto, abaratar el despido, privatizar empresas, subir los impuestos, olvidarse del programa electoral…

Se quejan algunos de que con las medidas que se están llevando a cabo hay protestas, sí, pero que contra el PSOE habrían sido mucho mayores. Y aquí no veo nada de lo que quejarse, más bien algo de lo que dar gracias. Deberían dar gracias por que tras años y años la gente siga esperando más de un partido que se dice Socialista y Obrero, y consiguientemente se decepcione más cuando les falla.

El PSOE tiene un largo camino por delante. Estar en la oposición no es solo quejarse amargamente (“a nosotros nos montábais más huelgas”) o simplificar las cosas hasta el absurdo (no todas las críticas al PSOE buscan beneficiar al PP: tienen que hacerse a la idea de que detrás del 15M no estaba el PP). Estar en la oposición, especialmente cuando ha sido por bajada de votos propia y no ganancia del contrario, debería llevar a una reflexión sobre qué le ha pasado a la gente con ellos, por qué se han sentido decepcionados, qué se ha hecho mal y qué debería haberse hecho en su lugar y especialmente, cómo van a tratar de recuperar su confianza, por qué deberíamos creerles ahora después de años de promesas incumplidas. Menos discursos vacíos, menos hacer promesas de cara al futuro que no estás autorizado a hacer por tu pasado, menos márketing y debates estériles sobre cuotas de poder.

¿Disfruten lo votado? Tratando de forma tan prepotente y chulesca a los votantes, a esas personas con las que pretendes reconciliarte algún día, no llegas a nada. Les queda mucho por aprender, muchos humos que bajarse: pero tranquilos, que tienen cuatro años. Como mínimo.

2 thoughts on “Disfruten la oposición”

  1. Viendo como van las cosas cabe la opción de que el PSOE no se recupere, como le pasa en Valencia o como pasa en Italia, y que llegue al nivel de votos de IU y UPyD subiendo estos dos un poco, lo tienen muy crudo…

  2. Esto quiere decir ¿aupa Chacón? Jaja, en fin a parte el sarcasmo: la política sólo cambiará cuando cambiemos nosotros primero. Y eso lleva muuuuuuuucho tiempo, así que no pretendamos cambiar en unos meses lo que no se ha cambiado en más de 30 años de supuesta “democracia” porque si pensamos así, estamos incluso peor que los políticos que nos dirigen. Un saludo y buen día.

Comments are closed.