Dos engaños

Un periódico: se lanza con un precio de 50 céntimos de lunes a sábado, y 1 euro los domingos (debe ser porque incluye un CD, por lo demás es igual que el resto de la semana). A las dos semanas, deciden incluir el CD también los sábados, por lo que este día suben el precio a un euro. Meses después, se les ocurre entregar películas los viernes, por lo que también suben a un euro el precio ese día, con la desfachatez de anunciar la película como “gratis“. Ahora, el periódico cuesta 50 céntimos cuatro días a la semana. Cuando comenzó, eran seis. Mire usted, si suben el precio para entregar algo con el periódico, no es gratis.

Una compañía de móviles: Se lanza ofreciendo buenas tarifas. No sube los precios al eliminar por ley el redondeo, como sí hicieron las demás, y anuncia que jamás subirán sus tarifas. Al cabo de un tiempo, lo increíble: ofrece llamadas gratis entre sus abonados. Trata de diferenciarse aclarando que no se trata de una promoción sino de una tarifa nueva. A los dos meses, rectifican y limitan el tiempo gratuito a 60 minutos diarios, anunciándolo muy de pasada, en una nota de prensa sobre un tema insustancial.

¿Qué tienen en común ambos engaños? Tanto el periódico como la compañía de móviles se lanzaron diciendo que estaban de nuestro lado (en la lucha imaginaria contra los grandes), que eran claros, sinceros, que decían la verdad. Ahora, estas empresas no tienen credibilidad para mí, al margen de que siga comprando su diario o llamando con ellos, porque me siguen gustando los servicios que ofrecen. Pero no creo que vuelva a creerme una promesa suya. Han demostrado que lo de ser diferentes era sólo una estrategia de marketing. Y el marketing tiene una norma fundamental: nunca hay que defraudar las expectativas del público.

One thought on “Dos engaños”

  1. Sí, pero las pelis siguen siendo buenas y baratas. Qué más da que el periódico sea una suerte de ADN con blogs incrustados en modo columna.

Comments are closed.