El Madrid que no fue: Telemadrid en el Matadero

captura 2

A finales de los 80, la Comunidad de Madrid quería poner en marcha el tercer canal de televisión: TM-3, o Telemadrid como fue conocida posteriormente. Y además de buscar un nombre, una programación y unos gestores, había que buscarle un lugar donde instalar sus estudios.

Uno de los lugares que se barajaron fue el antiguo Mercado de Legazpi, un edificio propiedad del Ayuntamiento de Madrid cercano a la plaza del mismo nombre. La Comunidad de Madrid estaba dispuesta a utilizar 15.000 metros cuadrados de este edificio (más o menos, la mitad de su superficie) para las instalaciones de Telemadrid, pagando cada año un canon simbólico al Ayuntamiento. A cambio, se ocuparía de su remodelación, invirtiendo unos 700 millones de pesetas. La reforma, eso sí, no afectaría al aspecto exterior ni a la estructura metálica interna, que se mantendrían tan y como las diseñó Javier Ferrero a finales de los años 20.

Sin embargo, al Ayuntamiento de Madrid no le gustó la idea. Creía que en el Mercado no habría sitio para las ampliaciones que una televisión autonómica necesitaría hacer con el tiempo, ya que en ese mismo edificio se situaban otros servicios como la Oficina de Objetos Perdidos o las ambulancias municipales. A cambio, el Ayuntamiento propuso como sede para la televisión madrileña una construcción cercana: el Matadero de Legazpi, en cuyas naves podrían instalarse los estudios.

El Matadero es un viejo conjunto de naves que desde hacía algunos años ya no tenían función. Uno de sus edificios, la Casa del Reloj, es la sede de la Junta Municipal del distrito (además de haber servido como exteriores para la serie UPA). Hoy en día, se está recuperando por parte del Ayuntamiento de Madrid y entidades privadas como centro de creación artística, y de momento ya se han restaurado el 25% de sus naves.

Sin embargo, aunque parecía que la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento parecían de acuerdo en situar la televisión autonómica en Legazpi, finalmente Telemadrid nació en las instalaciones alquiladas a la agencia EFE. Años después, se trasladaría a su propio edificio en Pozuelo de Alarcón, en un polígono conocido como la Ciudad de la Imagen donde se dan cita productoras de TV y cadenas como Kiss TV, Telemadrid o La Sexta.

Como curiosidad, otras de las localizaciones que se plantearon para Telemadrid fueron Tres Cantos, Pozuelo o incluso, los Estudios Roma. Posiblemente no nos suene el nombre de este último lugar, pero se trata de unos antiguos estudios de cine que fueron utilizados por TVE. Después se vendieron a Telecinco, y son actualmente su sede.

7 thoughts on “El Madrid que no fue: Telemadrid en el Matadero”

  1. No habría estado mal esa localización en el Matadero, aunque reconozco que lo que el Ayuntamiento está haciendo allí le está dando bastante vidilla.

    Me encantan estas cosas que buscas 😉

    [a]

  2. Pues el Matadero hoy en día, en las naves que funcionan, es un centro de creación cultural… hacen exposiciones rarunas de esas de arte moderno, con esculturas raras y juegos de luces y tal. Además creo que también hay cosas de danza y teatro…

    Tienen una web en http://www.mataderomadrid.es

  3. Gracias por la informacion, Fer. Ayer me dio por buscar en google y descubri que alli se hacen diferentes actividades. Aunque entendi el estilo de propuestas que ofrecia, no supe encontrar el adjetivo que las definiera. Sin embargo, tu has dado en el clavo: “exposiciones rarunas”. Exacto!

  4. Un sitio que durante años se barajó para montar los estudios de Telemadrid son los cuarteles de Daoiz y Velarde, en la avenida de la Ciudad de Barcelona. Aquí la oposición la mantuvieron los vecinos, que defendían (defendíamos, ya que yo vivía en ese barrio) que ese espacio público en desuso se destinase a equipamientos.

    Finalmente, de desechó el proyecto. Telemadrid ya sabemos todos dónde está. Y actualmente los cuarteles tienen el uso que los vecinos reclamaban: polideportivo con cancha y piscina incluída, centro cultural, sede del distrito de Retiro… y unos cuantos pisos con los que se financió la operación. Y la entrada histórica a los cuarteles, respetada y perfectamente integrada en el entorno.

  5. Jeje… todo lo raruno va para allá, no? 😛 Aquí lo usan como centro cultural, pero se aleja bastante del de Madrid, se dedican a hacer cursos de todo tipo (incluso country) exposiciones, y algo que me llamó la atención… un certamen de tapas! 😀

Comments are closed.