En Twitter: a falta de imaginación, mucho morro

De vez en cuando surge un fenómeno en Twitter. Algo que se pone de moda, como una cuenta que parodia la gente exaltada (MASA ENFURECIDA), la de un dictador (Norcoreano), una crítica costumbrista (Postureo) o una parodia política (Espeonza Aguirre). Cuentas brillantes e ingeniosas, bien escritas y con mucha gracia, que no tardan en ganar miles de merecidos seguidores. Es una de mis cosas favoritas de Twitter: no hace falta que tengas un gran grupo editorial detrás, si aportas contenido de calidad, puedes llegar a hacerte conocido.

Pero Twitter también está lleno de gente sin imaginación pero con mucho morro a cambio. Y claro, no tardan en aparecer imitaciones, copias o directamente plagios de estas cuentas.

Y no me refiero a las variantes (Postureo Madrileño, Postureo Médico, UCM Enfurecida…) que al fin y al cabo, no serán un alarde de imaginación pero funcionan como spin-offs haciéndose cargo de temas que complementan al inicial. Me refiero a los que juegan al equívoco: Solo tienes que buscar “postureo” o “Espeonza” en el buscador de Twitter para descubrir que más de uno (y dos, y tres y cuatro) han querido hacerse su propia cuenta, en ocasiones incluso con el mismo avatar… pero sin ingenio alguno.

Por lo general gente cuyo único objetivo es sacar un dinerillo de agencias que no dudan en comprar tuits publicitarios al peso a cuentas con muchos followers (y por eso no dudan en poner su email en la descripción, a ver si cae algo), o retuiteando otras cuentas de estas de frases carpeteras de adolescentes.

Otra variante son las cuentas-parodia mal entendidas. Las cuentas parodia surgieron casi al inicio de Twitter (recuerdo la polémica que se formó con la parodia de Enrique Dans, @edance, que fue incluso suspendida por Twitter) y se supone que son una forma de ridiculizar a un famoso o político, contando lo que publicaría si tuviera presencia en esta red social o si lo hiciera de forma sincera. Ejemplos hay decenas: los Twitter de Dios, del Rey, de Obama… tan pasado de vueltas que son tan divertidos como obviamente falsos.

Sin embargo últimamente ha aparecido un uso del concepto parodia de Twitter que me parece bastante cuestionable. Son cuentas que no funcionan en tono de humor, y aunque ponen la palabra Parodia en su bio parecen jugar más al despiste usando el nombre de un famoso para conseguir más visibilidad: El Gran Wyoming, un personaje de una serie de televisión…

No sé si estas cosas acabarán regulándose solas, si nos cansaremos de ello o qué pasará. Desde luego, parece un poco triste que en lugar de echarle imaginación e ingenio, haya gente en Twitter aprovechándose de creaciones de los demás (personajes de TV o de Twitter) para engordar su ego o sacarse unos eurillos con publicidad.

One thought on “En Twitter: a falta de imaginación, mucho morro”

  1. No sabía lo de la cuenta de @edance, el problema es que la mayoría de los clones son penosos. Además, lo ideal es que se pongan el nombre del famoso seguido de “fake”

Comments are closed.