Frases hechas

Molaría que tuviésemos que cumplir las frases hechas que decimos. Por ejemplo, cuando alguien se enfade con otro y le diga “¡te voy a enseñar lo que es bueno!”, debería estar obligado a darle un cursillo al otro sobre jamones ibéricos, playas de lujo, mansiones y cosillas así.

O por ejemplo, cuando el jefe va a echarle la bronca a alguien, tipo “¡te voy a enseñar a llegar tarde al trabajo!”, pues tendría que cumplir lo que ha dicho y explicarle a su subordinado las mejores tretas para retrasar la hora de entrada al tajo, las mejores excusas, rutas largas…

También me gustaría que cuando alguien te va a contar algo y te dice “te lo digo con el corazón en la mano”, tuviese que decirlo de verdad con ese órgano en la mano. No con el suyo, claro, porque debe ser difícil hablar con el corazón fuera del cuerpo, pero sí con otro corazón. De vaca. O de esos que venden en el Ikea, de peluche, que tienen brazos y todo. Y que cuando no te quieren decir quién les ha contado algo, después de decir “me lo ha dicho un pajarito”, te indicasen la raza del pájaro y cómo logró que esa raza hablase y además supiese detalles de tu vida íntima.

Tampoco me creo lo de “tener una media naranja”. Porque si, pongamos un ejemplo, encuentras a tu pareja ideal a los 28 años (que con el paso que llevo ya sería tener suerte), pues no sé, pero yo diría que la naranja ya debe estar pocha. Hecha un asquito, que no vale ni para zumo. Y es que cuando partes una naranja, ¿de qué vale volverla a juntar? No señor, cuando partes una naranja es para exprimirla, echarle un pelín de azúcar y bebértela, porque si no se le saltan las vitaminas. Y una naranja con 28 años ya no debe tener vitaminas, como mucho fósiles de vitaminosaurios.

¿Y otras frases? ¿son hechas o no? ¿”te llamaré”? ¿”te quiero”? ¿se dicen porque sí o sólo cuando se sienten de verdad? ¿y si alguien se las cree?

9 thoughts on “Frases hechas”

  1. El “aquí te pillo, aquí te mato” es un poco peor, porque supondría asesinar a todo al que se lo digas. Puede que esta frase hecha venga de la prehistoria, donde en efecto te mataban al pillarte. De ahí el juego del pilla pilla.

    Muchas de las cosas que se hacen en “aquí te pillo, aquí te mato” son producto de la irreflexión, hay que tenérselo en cuenta al susodicho. Menos mal que encima no son asesinatos…

  2. La verdad es que hay muchas frases hechas que no tienen por donde cogerlas, aunque todas imagino que tendrán su origen. A mi me pasa que, como mi lengua materna es el mallorquín, cuando hablo con mi familia en casa usamos muchas frases hechas. Luego muchas veces inconscientemente las usas cuando hablas en castellano (mal traducidas) y suenan fatallll…. ¡menudas risas con mi hermano cuando sucede! Cuando nos ponemos a decir frases hechas en plan de viejos y de pagès mallorquín para reirnos xD

    Sobre las frases que no sabes si son hechas, imagino que dependerá de la persona. Para mi un “ya llamaré” es una frase hecha (menos para la gente que si les llamo muy a menudo) pero por ejemplo un “te quiero” nunca para mi seria una frase hecha, solo la diria cuando realmente lo sintiera. Lo que claro, quizá soy un soso porque hay mucha gente que las utiliza muy a menudo con todo el mundo xD

    😉

  3. Bueno, yo soy una naranja con 29 años y no considero que me falte zumo, ni vitaminas. No tengo fósiles de vitaminosaurios como dices. Por cierto, yo a mí pareja ideal la encontré con 26 años y me encuentro muy feliz.

    No me ha gustado nada el post, la verdad. Pero bueno, supongo que tus razones tendrás para escribirlo y realmente cada uno es libre de poner en su blog lo que le plazca.

  4. No te enfades, sinoescoma. Creo que no me he explicado bien.

    La crítica iba hacia las frases hechas, no entiendo qué tiene que ver una naranja con el amor. Nadie que parta una naranja quiere volver a unirlas, sino hacer zumo o algo así. Puestos a buscar algún símil, podrían haberse estrujado más la cabeza y haber buscado algo que cuando lo partes tengas que recomponerlo. Mi medio jarrón chino, mi otra pieza de Lego o algo así. Además, las personas estamos ricas muchos más años que las naranjas, que son unas blandengues y se les saltan las vitaminas enseguida. Por eso no me gusta esa frase hecha: es una chorrada, no tiene relación.

    No tiene nada que ver con encontrar tu pareja con 26 o más años. De hecho, lo que me parece raro es encontrar una pareja estable antes…

  5. Ups, creo que ya he entendido… joder que vergüenza… Gracias por la aclaración Fer. Pensé que te referías a tener 28 años y no a “una naranja de 28 años”. Esta claro que una naranja con 28 años está más que pocha. Joder, creo que estoy un poco sensible con el tema de mi edad… Perdona de nuevo… Eso pasa por buscar dobles sentidos donde no los hay…

    Un saludo!

  6. – Hola soy Adrián Fernández!

    – Y yo Fernando Adrianez!

    [tienes que hacer un post del minichat, te lo recuerdo!]

  7. Yo la frase hecha que más odio es la de: “Hablamos”. Hablamos…¿cuándo?, ¿dónde?, ¿cómo?, ggrrr XDD

Comments are closed.