Hoy me he subido a una montaña rusa

Hoy he pasado el día con unos amigos en el Parque Warner de Madrid y me he subido a una montaña rusa. Y después a otra, luego a otra más y por último a la cuarta montaña rusa del parque.

Esto no sería una gran cosa si no fuera porque es la primera vez en mi vida que me subía a una. Me aterrorizaban. Tengo mucho vértigo, y una de mis pesadillas recurrentes (de esas en las que, como en las películas, te despiertas jadeando) es caer al vacío. Por cierto que me he subido también a una de esas atracciones de caída al vacío. La más alta de España, según he leído después. 125 metros. Unas vistas preciosas (el párking del sitio es enorme, por cierto).

Toda la vida había sido el niño que guardaba las mochilas a sus amigos mientras ellos se montaban en todo. Me daba envidia verles disfrutar, pero mi temor no me dejaba probarlo.

Siempre había pensado que yo era simplemente así, alguien más cauto (miedoso) que los demás. Pero esa no era mi realidad. Y me di cuenta en una sesión con mi psicólogo.

Y hace unos meses decidí empezar a enfrentarme a mis miedos. Empezar a buscar a ese Fernando que sería si no tuviese miedo. No sé si eso es salir de la zona de confort, empoderarme u otra de esas palabras absurdas que usan los emprendedores que han visto demasiados anuncios de Nike, pero el caso es que poco a poco empecé a decir que sí a cosas que antes habría dicho que no.

Un día me monté en una tirolina en el indescriptible Parque Europa con mi amigo Enric. Me apunté a un curso de monólogos en Barcelona, sin ningún amigo más. Otro me subí a una atracción en Santa Monica con Che. Este verano practiqué paddle surf por primera vez con Laura, Marcos y Javi. Hice un viaje solo este verano. Cosas que el Fernando de 2015 no se habría creído del Fernando de 2017.

Tener vértigo, que no te gusten las montañas rusas o que te aburra viajar solo no es malo. Tener miedo de intentarlo sí.

Y cuando la semana pasada mis amigos e propusieron ir a un parque de atracciones, decidí que podría ser un momento más seguir intentando hacer cosas. Al estilo Amélie: probar al menos, a ver qué pasa. Y si no, pues a otra cosa.

https://twitter.com/gamusino/status/906916761232179200

Hoy lo he probado. A mis 30 años me he montado en una montaña rusa por primera vez. Y me ha encantado la experiencia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *