José Juan se equivocó

Una de las cosas para las que están los amigos es, además de apoyarte, hacerte ver tus errores. Y como considero que José Juan Navalón es un amigo, tengo que darle mi opinión: José Juan, te equivocaste.

Te equivocaste al publicar tu magnífico plano RFi en los foros de Andén 1. Te equivocaste al abrirlo a la participación, al aceptar sugerencias. Te equivocaste al pensar -como yo- que en una asociación se busca el bien común, el hacer todo para todos. Te equivocaste al trabajar gratis para una asociación que quiso apropiarse de tu obra, de algunos que consideraron que el haber hecho sugerencias al plano les convertía en dueños del mismo, algo tan absurdo como si quien solicita a otro que publique una foto histórica se hiciese dueño de la misma automáticamente.

Tendrías que haber seguido el ejemplo de muchos otros participantes, que destrozan sus fotos hiperprotegiéndolas para dejar claro que son de su propiedad, o que ese recorte de periódico lo han encontrado ellos. Tendrías que haber hecho como otros socios que también han creado obras, como un plano de metro en el que se detalla cada año de ampliación, o uno en el que se muestran las vías y uniones entre líneas. Ellos también han creado planos como tú (bueno, no tan buenos), pero no se los han enseñado a nadie ni han admitido sugerencias. De hecho, estoy seguro de que la mayoría no saben que existen esos trabajos. De tu plano se supo desde el primer día, porque compartías con nosotros la ilusión de verlo crecer. Y ese fue el error: no pensaste que acabarían creyéndolo suyo por verlo a diario y comentar su evolución.

Tu obra estaba abierta a todos. Era tu plano, pero admitías ideas, críticas y opiniones, e incluías aquellas que te parecían más acertadas. No tendrías que haberlo hecho. Tendrías que haber defendido que el plano era tu obra, no haberlo publicado en internet, haberlo enseñado sólo de manera furtiva a unas pocas personas.

Te equivocaste al ceder el plano para ayudar a la difusión de la asociación. Una simple ojeada a lo que publicaron los periódicos es clarificadora: los artículos hablaban del plano y en segundo término, de la asociación. Es absurdo pensar que utilizaste Andén 1 para difundir tu obra cuando fue tu plano quien abrió las puertas de muchos medios a la asociación, hasta entonces sólo considerada la de “los frikis del metro” (titular literal de El Mundo). Puedo atestiguarlo, fui responsable de comunicación de Andén 1 en aquella época: al periodista lo que le interesaba era el plano que habías creado y desarrollado, y cómo los demás hacíamos sugerencias en él.

En definitiva, José Juan, acéptalo: te equivocaste trabajando gratis, abriendo tu proyecto a la gente, prestándolo para ayudar a la asociación a ser conocida. Tendrías que haberlo ocultado, desconfiado de todo el mundo, dejado claro cada dos por tres que era de tu propiedad.

Cierto es que el plano no habría avanzado tanto, que apenas lo habría disfrutado nadie, que no habría sido coherente con la idea que muchos tenemos de asociación como grupo de personas que comparten conocimientos desinteresadamente. Pero tu ego te lo habría agradecido y te habrías ahorrado disgustos, ver a gente haciendo el ridículo y a cobardes insinuar absurdas conspiraciones, como que yo era el dueño del dominio rfimadrid.es. Y sobre todo, te ahorrarías tener que defender ahora tu obra de quienes quieren apropiársela.

Nos equivocamos. La moraleja es: no hagas nada por los demás. Si tienes una buena idea, no la compartas antes de registrarla y cerrarla a cal y canto. Asegúrate de que todo el mundo sabe que es tuya y sólo tuya. No aceptes sugerencias, aunque contribuyan a mejorar tu obra. No enseñes nada a nadie. No trates de contribuir desinteresadamente. Eso es de idiotas como nosotros.