La historia de Bill Clinton contada para niños

¡Divertidísima, no os olvidéis de descargarla! De Nacho Cano:

En el despacho número one cuelga el cartel de prohibido pasar. La secretaria ha subido la radio y los guardaespaldas hoy no están.

Una becaria salada y hermosa pues, dispuesta a hacer un examen oral.

Mónica: “Aquí estoy, mírame Bill, traigo unas lorzas para ti”.

Bill: “Agáchate por América y la libertad, frénate un poco que me voy… lari Hillary, Hillary”.

La mancha no era de leche Pascual, no era de teta, tampoco de flanera la espesa, viscosa y gelatinosa
prueba del fiscal. No fue por guarra que aquello no se lavó, ni por glotona que no se tragó.

Mónica: “El vestido con Ariel es menos útil que sin él”.

Bill: “Agáchate por América y la libertad, frénate un poco que me voy… lari, Hillary, Hillary… Menudo marrón, me crece la nariz, soy el chiste de turno y el mundo se resiente por mi desliz, pero el pueblo está conmigo y por el dólar sigo”…