La importancia del teclado

Me encanta escribir, pero a veces creo que me invento todo tipo de excusas para no hacerlo. Y una de las cosas que más me afectan es el teclado que use, hasta el punto que es uno de los elementos que más valoro al comprar un móvil, por ejemplo.

Hace un tiempo me compré el nuevo teclado de Apple, y el cambio fue increible. Se trata de un teclado con las teclas muy bajitas, al estilo de los portátiles, así que prácticamente las acaricias en vez de pulsarlas. El anterior teclado requería que un gran movimiento para bajar cada tecla, así que con el nuevo me daba mucha menos pereza escribir textos largos. Ahora tengo un MacBook Pro y el teclado es muy similar, así que estoy encantado.

Como decía, en los móviles me pasa lo mismo. Hace tiempo usaba el que quizás sea el mejor móvil que he tenido: el Sony Ericsson K800i, con el que escribía muy cómodamente (y además tenía una cámara genial). Sin embargo se me rompió, y me compré un W910i que es decepcionante del todo. Las teclas apenas están separadas y no notas si las has pulsado o no, así que escribir un SMS es casi una tortura.

Parece mentira que un teclado u otro pueda marcarte las ganas de escribir, pero en mi caso así es; al igual que una habitación ordenada me hace trabajar mejor. Manías de cada uno, supongo.

3 thoughts on “La importancia del teclado”

  1. No eres el único. Por ejemplo un teclado duro se me hace infernal, recuerdo en mi primer ordenador que era un infierno escribir algo porque las teclas poco más y estaban pegadas.

    Y referido al orden, además de por ser Virgo, lo que conlleva ser extremadamente maniático en lo que al orden se refiere, como haya algo que esté mal colocado o que no esté en su sitio me llega a desconcentrar de tal forma que a veces he tenido que parar lo que estaba haciendo para dejarlo en condiciones. Me has dado, por cierto, una idea para un post 😉

    [a]

  2. Tengo ese mismo móvil y si, escribir mensajes es una verdadera tortura. Tengo que hacerlo más despacio de lo normal porque a veces no sé si al desplazar el dedo se ha movido a la tecla que quiero, o a otra o…

    Es el móvil que más me gusta, pero entre eso y que se me reinicia sin previo aviso me saca de quicio :S

  3. Hey, qué divertido… he tenido ese teclado y ese móvil =D

    Pues yo que paso con un teclado bajo los dedos 9 horas al día los días que ando apurado, sinceramente lo encontraba una tortura, cualquier variedad de apple keyboard. El poco recorrido que tienen las teclas, a la larga, te deja los tendones guapos guapos.

    Para colmo de males, mi casa que no tenía toma de tierra hacía que me diera corriente, así que no podía usarlo descalzo.

    Debido a esto me compré la versión bluetooth (lo de los corrientazos, no lo de los tendones…los segundo vino después). Me duró como un año… luego de repente, la C,D y E decidieron que no me querían ver más.

    He terminado con un logitech wave, que es una auténtica gozada… aunque no queda tan chulo frente al iMac. Pero qué se le va a hacer 🙂

    Un saludo (and keep the good work!) 🙂

Comments are closed.