La parejita

– Si yo fuera su mujer, le pondría arsénico en el café.
– Y si yo fuera su marido, me lo bebería.

(Diálogo no real. En realidad, la frase se la dijo lady Astor, diputada conservadora, a Winston Churchill en los años treinta. Pero así molaría más.)