Oda al Mac Mini

Como muchos sabéis, desde hace casi cuatro años soy un maquero convencido. Me lancé a comprarme un iMac harto de Windows, fallos de hardware y cuelgues, sin apenas referencias sobre el sistema operativo de la manzana. Sólo algunas referencias en foros, una lejana experiencia con un Mac Classic en casa y poco más.

Mi hermana pequeña heredó el PC que hasta entonces compartíamos, aunque no dejaba de dar problemas. Le convencí de comprarse un Mac, pero ¿cuál? Un iMac era demasiado caro para lo que quería gastarse y era una lástima desperdiciar el monitor que ya teníamos. Lo mismo se aplicaba al MacBook. Así que la recomendé un Mac Mini.

Con el descuento a estudiantes, creo que se nos quedó por unos 400 euros (ahora ha subiso un poquillo porque le han ampliado el disco duro, la memoria y el procesador). Un ordenador relativamente potente, muy silencioso, con el mejor sistema operativo (aunque le puedes poner Windows si quieres) y sobre todo, discreto. La verdad es que todavía me sorprende cuando lo veo.

Se trata de un ordenador increíblemente pequeño, como una tarrina de CDs, y un diseño industrial minimalista que me encanta. Creo que es una solución ideal para todos aquellos que tienen un PC y quieren cambiar sin gastarse mucho dinero, porque sólo compras el ordenador. Para comenzar a funcionar, le enchufas el ratón, teclado y monitor de tu actual PC sin más problemas.

Sobre todo, sorprende entrar en la habitación y no ver dónde está el ordenador, pues parece más bien un router o algo así. Entras buscando la típica torre amarillenta y ruidosa y te encuentras con esto:

Personalmente, no cambio mi iMac por nada, pero la verdad es que la forma, el diseño y el tamaño del Mini me encantan. Si estáis pensando en dar el salto a Mac, tenedlo en cuenta.

14 thoughts on “Oda al Mac Mini”

  1. Yo porque ya tengo el mac de sobremesa y ahora el portátil, que si no… ¡Tú siempre contribundo a aumentar los maqueros de España! Y eso que creo que la marca no te paga… Pero haces muy bien. Besos de manzana.

  2. Sobretodo te permite contar con las mejoras propias del cambio de un sistema operativo a otro, sin un precio muy elevado (que es una de las desventajas de mac); sobretodo si no es tu primer ordenador y tienes perifericos.

  3. Pues creo que lo voy a tener en cuenta, porque cada día me seduce más la idea de tener un Mac, aunque me da que si opto a comprarme un ordenador Apple, la elección recaiga en un Macbook. Es taaaaaaaan bonito 😀

    Y por cierto, en Fuencarral (102, creo) han abierto una tienda de productos Mac que es superchula

    [a]

  4. Estoy casi convencida de que el próximo ordenador que tenga será Mac. Tengo una duda bastante técnica al respecto, me han hablado de una aplicación que viene a ser como un emulador de windows, instalarías en esa aplicación el windows que tú quisieras y me han comentado que no va nada mal. Me interesa porque el gran escollo para que mi pareja no se pase a Mac es el Autocad, pero no me fío del pavo que me ha contado esto y tengo miedo que sea una milonga. Algún maquero sabe de qué estoy hablando? Mil gracias 🙂

  5. Para instalar Windows tienes dos opciones:

    Una, con un emulador que se llama Parallels. Va genial, no es una simple ventana en la que hay Windows, sino que tienes programas de Windows y de Mac abiertos a la vez, pudes compartir info entre ellos y apenas notas la diferencia. Es impresionante. Creo que por aquí alguna vez he colgado imágenes de una ventana Windows al lado de una Mac.

    Por otro lado, tienes BootCamp (que viene integrado de serie), que ya no lo emula sino que directamente lo tienes en el disco duro, y como los nuevos Mac son Intel, es exactamente igual que si lo instalases en un PC, con la misma potencia y tal. Al encender el ordenador eliges qué sistema quieres y listo.

    Un saludo!

  6. Para instalar Windows tienes dos opciones:

    Una, con un emulador que se llama Parallels. Va genial, no es una simple ventana en la que hay Windows, sino que tienes programas de Windows y de Mac abiertos a la vez, pudes compartir info entre ellos y apenas notas la diferencia. Es impresionante. Creo que por aquí alguna vez he colgado imágenes de una ventana Windows al lado de una Mac.

    Por otro lado, tienes BootCamp (que viene integrado de serie), que ya no lo emula sino que directamente lo tienes en el disco duro, y como los nuevos Mac son Intel, es exactamente igual que si lo instalases en un PC, con la misma potencia y tal. Al encender el ordenador eliges qué sistema quieres y listo.

    Un saludo!

  7. En ambos casos, Windows funciona perfectamente. Lo único que cambia es el método: con Parallels lo emulas y lo puedes usar a la vez que el resto de aplicaciones de OSX, y con BootCamp “reinicias en modo Windows”, por decirlo de alguna manera.

    De la segunda forma rinde más, porque toda la potencia del procesador se la queda Windows para él solito, aunque la verdad es que yo no he notado gran diferencia entre ambos… para cuatro cosas que hacía muy de vez en cuando, prefería Pararells y dejarme de reiniciar.

  8. Parallels era la que me había comentado este tío. No conocía Boot Camp. Mola, tienen muy buena pinta ambos….

    Mil gracias Fer ;-))

  9. Pues ya nos contarás qué tal, seguro que no te arrepientes 😉

    Eso sí, la primera semana es un poco caos mientras te haces con el sistema. Te enfadas y piensas que es una mierda a la que le faltan la mitad de las funciones… y luego descubres que las tiene y mucho más, sólo que es más intuitivo (arrastrar y soltar, etc).

    Saludos!

  10. Acabo de adquirir el iMac de 24″ y no salgo de mi asombro con la calidad de todo el sistema, es simplemente espectacular. Los primeros días como comentas un poco de caos, respecto a pasar de un sistema a otro, pero en la página de Apple hay suficiente información.
    La conexión a internet la he hecho en un pis-pas, no emite apenas ruido, la calidad de imagen… y un largo etcétera.
    Sin duda, mi mejor adquisición.
    t0m.

  11. La verdad es que es toda una tentación… Para el tema del diseño siempre se ha dicho que los mac son mucho mejores q los pc’s, pero no sé si me costaría acostumbrarme. Uno ya está muy hecho al pc. En fin, un par de post más como este y lo mismo me animo, jeje.
    Un abrazo!

  12. No sé si es la edad o qué, pero yo también estoy demasiado acostumbrado al maldito Windows como para cambiarlo :S y mira que me da fallos y lo odio a muerte… >.<'

  13. ¡Que no os de pereza!

    Para empezar, los programas que usáis en Windows seguro que están para Mac. Y claro, el funcionamiento es el mismo.

    Aprender a usar el sistema operativo son dos minutos: las ventanas son muy parecidas, los archivos son iguales… lo que cambian son pequeños detalles que después te preguntarás cómo pudiste vivir sin ellos. Instalar programas arrastrándolos a la carpeta de Aplicaciones, no tener que reiniciar en meses, olvidarse de formatear de vez en cuando, tener copias de seguridad automáticas cada hora, vista previa instantánea de cualquier tipo de archivo, que el ordenador te dure más años funcionando como el primer día, que al actualizar a un sistema operativo más nuevo vaya más rápido (y no más lento como cuando pasas de XP a Vista), de que casi todo se haga arrastrando y soltando, que todos los detalles de diseño estén cuidados…

    De verdad, vale la pena. Cada vez que tengo que manejar un Windows lo noto rígido, pesado, como antiguo. Aún no conozco a nadie que se haya pasado a Mac (y he convencido a más gente de la que me esperaba) y no esté contento.

  14. Yo soy Mac de toda la vida, y donde estudio (como es habitual) sólo hay Windows, y como ni siquiera hay un ordenador para cada uno, mis compañeras de ordenador siempre acaban diciéndome “pero para, mujer, deja al pobre PC que cargue…” Y además, ¡es taaaan feo en comparacióóón XD!

    Cuando lo necesito uso Parallels, pero todas las aplicaciones que conozco tienen un equivalente Apple más eficiente, bonito y en general mejor.

    ¡chau chaaau!

Comments are closed.