Ofendámonos, que es gratis

Me gustaría tener más tiempo para escribir este post, elaborarlo con más datos y buenos argumentos, pero llevo tiempo pensando y no se me ocurre nada. Estoy más indignado que inspirado. Y es que me da la sensación de que el mundo está patas arriba, y no entiendo cómo hemos dejado que pase esto.

Es decir (que ya sé que no se me entiende), ¿no habéis notado que últimamente hay que andarse de puntillas para todo? Por ejemplo, el caso más claro en mi opinión de los últimos tiempos: la Iglesia. Una institución que ha perseguido a los que no les apoyaban, que ha apoyado dictadores, que jamás ha defendido las libertades civiles (salvo las que les afectaban directamente) debería tener la decencia de callarse unos cuantos siglos, aunque sólo sea por compensar. Pues no. Ahora resulta que si el Gobierno me reconoce el derecho a casarme, les estoy ofendiendo. ¡YO a ELLOS! Vamos a ver, ¿es que nadie se da cuenta de que es una barbaridad? ¿Y nadie dice nada de las proclamas homófobas de sus representantes, de su jefe en el Vaticano, de sus amigos?

Os contaré un caso que me sucedió de verdad. En mi instituto, hartos de las huelgas contra la guerra de Iraq, que nos parecían más excusa para no dar clase que protestas de verdad, decidimos organizar una jornada contra la guerra. No era nada político, simplemente eran debates en las clases de la ESO, y juegos sobre la paz con los pequeños. Estábamos preparándolo, cuando nos vino una madre indignada diciendo que como se nos ocurriese meterle ideas políticas a su niño lo sacaba del colegio. Algo así como que no le podíamos enseñar por qué la paz era mejor para la guerra. Lo siento por ese niño.

Ahora, el Gobierno quiere impartir una asignatura de Educación para la Ciudadanía. Una asignatura en la que se enseñan cosas que no deberían ser polémicas: derechos humanos, civismo… por supuesto, entre ellas está lo de que la homosexualidad es algo normal y que el matrimonio puede ser entre personas del mismo sexo. ¿De verdad eso le puede escandalizar a alguien que no sea homófobo? Pues ya han puesto el grito en el cielo, diciendo que se está adoctrinando a sus hijos, y que tienen derecho a elegir la educación que prefieren para ellos. Y el que no crea eso es que no es “normal” (¿alguien puede contar la de veces que Rajoy ha dicho que él representa a los españoles normales?).

Y en eso no estoy de acuerdo. Hace tiempo, alguien me decía que la función de la educación obligatoria debía ser precisamente apartar a los niños de la manipulación de sus padres. ¿Y si los míos hubiesen decidido que no me adoctrinasen con Geografía Española? ¿Y si mis padres se negasen a creer que la capital de España es Madrid -algo tan evidente como que los gays no somos enfermos?

Otra cosa: los derechos del niño. Por lo visto, los derechos del niño son reversibles. Es decir, para oponerse a la adopción por parte de homosexuales, argumentan que los derechos del niño son lo primero. Para bautizarles e inscribirles en una organización con meses de edad, o para elegir qué teorías deben estudiar, los derechos del padre son los importantes. Entonces, podríamos hacer una escala así:

1. Derechos de los padres “normales” (católicos, de derechas y homófobos, por lo visto).
2. Derechos del niño.
3. Derechos del resto del mundo.

Yo estoy seguro de que un niño estará mejor con dos padres o dos madres que en una familia del Opus, en la que, por ejemplo, le enseñen que el sexo es malo, que no debe usar condones, en la que le repriman sus instintos… y los estudios demuestran que los niños de familias homoparentales no sólo no tienen problemas, sino que además son más tolerantes. O sea, que de mayores no se harán las víctimas a la mínima.

Y adivinad quién les apoya. Un grupo de gente que tiene colegios en los que enseñan teorías sobre un ser supremo como asignatura obligatoria, y que gracias al papanatismo del gobierno han conseguido que se enseñe también en la pública. Y que no soportan dejar de recibir dinero público -dinero de todos- porque eso es agredirles. Y los que no somos creyentes y tenemos que ver cómo parte de nuestros impuestos se van a alimentar a esta organización, ¿qué hacemos? ¿ponemos el grito en el cielo?

Si es que está todo al revés. ¿Por qué se ofenden ellos cuando los ofendidos deberíamos ser nosotros? ¿Por qué en este país hacerse la víctima es el deporte nacional? ¿Por qué cada vez que defiendo mis derechos o expreso mis ideas se ofenden cinco idiotas?

15 thoughts on “Ofendámonos, que es gratis”

  1. Amén. Yo estoy haaaaaarto de la iglesia: de que se metan en el tema del aborto (cuando no pueden tener hijos, no? pues que no opinen coño), en el tema del matrimonio gay, en el tema de la adopción… Lo que les pasa es que tienen miedo a perder el poder que han tenido durante años, y todo a base de que la gente no pueda pensar y no pueda ser libre para hacer lo que les plazca. Pues ya hace tiempo que lo perdieron y ahora las iglesias están llenas de ancianos.

    Se manifiestan en contra del matrimonio gay, y digo yo: pero a ti, manifestante, ¿qué coño te importa que yo me case o no? ¿por qué te molesta? si no te conozco de nada, no tenemos nada en común, no frecuentamos los mismos ambientes… Yo nunca me metería en tu elección entre comprarte un polo ralph lauren o uno de Zara… pero nada, tu tienes que salir a la calle a montar ruido “sólo” para que yo no me case.

    Creo que hay más de 5 idiotas Fer, pero sabes lo que te digo? que se jodan, que tú y yo algún día nos casaremos (cada uno con su pareja, claro, jejeje).

  2. fer, la iglesia es uno de esos poderes oscuros que ha tenido (y tiene) un ingente poder y que además es experta en mantenerlo (no es para menos, llevan en el negocio 2000 años).

    la iglesia en españa tiene un ejercito (10.800.000 españoles, si asumimos como valido el dato que dice que 27% de españoles mayores de 18 años que afirman que van a misa todos los domingos) bastante homogeneo en cuanto ideas basicas como la definicion de “gente normal”. si te coges los resultados de las ultimas elecciones y extrapolas veras que aproximadamente un 90% del voto del PP se compone de este ejercito. Conclusion, este ejercito esta sentado directamente en el congreso.

    En base a esto y dada la uniformidad de planteamientos que tienen les ha sido muy facil controlar este pais. La izquierda, siempre indisciplinada y tocamoral hasta en lo basico (pon de acuerdo a un socialista y a un comunista, a ver si lo consigues) choca contra el muro de la derecha, que ademas de la disciplina (inbuida desde pequeñitos en sus colegios) tiene la infrastructura de la iglesia para transmitir sus predicamentos, cosa que la izquierda no tiene.

    pero una cosa esta clara, una vez que se legisla (es decir cuando vota la tercera camara que ha nombrado el PP y que es el tribunal constitucional) les cuesta lo indecible echar para atras lo legislado, solo tenemos que recordar el pifostio que se monto en el 82 con el aborto y como el PP no echo para atras la ley en 1996, con lo que el fantasma de echar atras las reformas parece lejano (y más todavia segun pasan los años)

    sobre el ruido, las manifestaciones y demás, es eso, ruido. Cuando se esta en la oposicion es fundamental meter ruido con lo que sea (llamalo EpC, matrimonio homosexual, sanidad, educacion..) a fin de aguerrir a tus filas y sacar algo de repercusion mediatica, pero nada más.

    un abrazo!

  3. La iglesia y la extrema derecha española han protagonizado las mayores barbaries de nuestra historia, y todo por arrebatar los derechos individuales de los españoles.
    Lo que parece mentira es que en pleno siglo XXI sigan teniendo tanto poder y tanta gente dispuesta a creer que ser un español de bien es negarle los derechos a los demás.
    Un magnífico post Fer, un abrazo.

  4. Gracias por los comentarios, chicos.

    En realidad el post no iba por la Iglesia, sino por esa asombrosa vuelta de la tortilla que se ha dado últimamente en la que se nos insulta y cuando queremos defendernos no podemos porque estamos ofendiendo…

  5. Respondo a tu pregunta, con mi humilde opinión.

    – No está todo al revés. Vosotros lo queréis poner todo al revés.
    – No os conformáis con ser reconocidos y respetados, sino que además queréis poneros (¿o imponeros tal vez?), por encima de aquello que calificáis de caduco y casposo, como ejemplos y paradigmas de la modernidad y la verdadera moral. Por esa razón, puede haber gente que se ofenda. También a ellos les sale gratis, ¿no?
    – En lo del victimismo… Pues mira. Aquí he de darte toda la razón. En este pequeño gran país nuestro somos muy aficionados a eso. Y somos verdaderos especialistas.
    – La última de tus interrogantes te la has contestado tú solito: “Yo estoy seguro de que un niño estará mejor con dos padres o dos madres que en una familia del Opus, en la que, por ejemplo, le enseñen que el sexo es malo, que no debe usar condones, en la que le repriman sus instintos…”

    La linea entre conseguir lo que es justo y pretender hacerlo a costa de perjudicar lo que otros consideran justo es muy delgada.
    Y si se traspasa, no hay más remedio que atenerse a las consecuencias, ya que no todo sale gratis, por desgracia.

    En cualquier caso, mis respetos.

    Saludos.

  6. Cuidado, Raúl… la defensa de los “derechos individuales” de la gente es un concepto liberal.

    ¡¡¡Que te pierdes!!!

  7. Enhorabuena por el artículo, Fer. Lo comparto al 100%. Es una pena que la equiparación de derechos se lo puedan tomar algunos como una ofensa.

    O que los derechos del niño solo importen cuando a algunos les interesa. Cuántas veces hemos visto a un juez quitar a un niño de los brazos de su madre adoptiva para devolvérselo a su madre natural, porque ésta tiene derecho a estar con su niño aunque no esté capacitada a cuidarlo. Ahí no importa que el niño esté en una familia que le ciude y le quiera de verdad, ¿no? Pero claro, cuando se trata de parejas del mismo sexo, prevalece “el derecho del niño a tener un padre y una madre”.

    En fin, el mundo al revés.

  8. Comparto tu punto de vista.

    Y discrepo (BASTANTE) con “Uno del Opus”.

    Desde cuando el respeto es un concepto “moderno”? A lo mejor para los Señores y el Ejército de la Iglesia el hecho de que por fin existen leyes que regulen y promuevan la igualdad entre las personas, sean como sean, les parezca una forma de perder terreno y eso, por supuesto, es inmoral.

    ¿A qué juegan?

    Protesto! 😀

  9. Joer, es que hablamos como si tener un padre o una madre homosexual fuera nuevo. Antes de la “ley rosa” ya existían este tipo de familias. Hay casos de progenitores que, aún siendo homosexuales, han tenido hijos y no ha pasado nada. No hay más que meterse en un chat gay y buscar a ver quien tiene la etiqueta de casado.
    Incluso, después de un divorcio que se veía venir, o una viudedad (ahí conozco yo un caso televisado hace unos años) han criado a su familia junto a su nueva pareja, del mismo sexo y yo no he visto que se haya producido un agujero negro o un limbo temporal sobre la casa de esa familia.
    -modo ironía on-Y, en todo caso, si nuestros hijos se vuelven homosexuales también, pues que viva la perversión y el vicio. ¡Vamos a crear un bello país de boyeras y mariquitas!-modo ironia off-

  10. Pues que quieres que te diga, que coincido en un 98% con “Uno del Opus”, seré yo también uno (más?) del Opus?¿

  11. Es evidente que en un estado laico hay que recluir a la Iglesia dentro de las iglesias.

    Los derechos de los creyetes están protegidos dentro de sus parroquias, por mi parte, no quiero que adoctrinen ( ellos sí que se dedican a éso ) a mis hijos. No quiero que les hablen de pecado, de redención ni que les llenen la cabeza con delirantes fantasías sobre vidas futuras.

    Pero sobre todo, no quiero que les hablen de “amor” ni del hombre o su “sentido último”. Éso son cosas demasiado sagradas como para permitirles hacer de ellas, como acostumbran, alegre mercadería. Para mis hijos deseo que la vida vaya desvelando su misterio sin pretendidos intermediarios… No pretendáis instalarles el “control remoto” bajo la esa capa de Luis Candelas a que llamáis “libertad”.

    La bondad ya existía antes de que a una pandilla de sectarios les diera por delirar en torno a la agonía de un agitador judío. Y existirá igualmente cuando se recuerde al Cristo en los mismos términos en que hoy se recuerda a Mitra, por ejemplo (de quien tantas cosas tomaron los cristianos primitivos para su Ungido ).

    Tampoco hay vicio o aberración humana en que la Iglesia haya dejado de caer, institución humana como es.

    La libertad de algunos no es un derecho defendible, aunque sí sea un derecho adquirido. La libertad de todos queda asegurada, respecto a las religiones, en una sociedad laica, donde no se obligue a nadie a vivir bajo un complejo simbólico en el que no cree…

    Pocos saben más que los jerarcas católicos de éso de ir en contra de la naturaleza. Les da miedo la vida y pretenden controlarla mediante la sabia administración de la muerte. El problema es que no pueden “ser” del todo si tú y yo “no somos”… Y cada vez son menos, y la sociedades más grandes… Donde antaño una persona desarrollaba su vida interactuando con cien personas, siempre las mismas, hoy entramos en contacto por decensa de millares. Los “cuerpos extraños” de la sociedad ya no se sienten tan “extraños”. La nube de prejuicios y mentiras se desvanece, o cuando menos, debe competir con el influjo de nuevos desvaríos. Barruntan el cumplimiento del famoso sueño de Inocencio III, el derrumbamiento de San Juan de Letrán, y tienden a buscar, dentro de las posibilidades del momento, las mismas viejas soluciones… Hace 800 años la solución fue matarlos a todos, en la seguridad de que dios ya reconocería a los suyos… ¡Muy ecuménico!… ¿Por éso se llamaron católicos?

    Lo único en mi opinión que un hombre puede decirle a otro respecto al sentido de la vida es aquello tan precristiano del “nosce te ipsum”… ¡Conócete a tí mismo!

    Espero, con el permiso de “uno del opus”, que el hecho de exponer mi opinión me salga gratis… O tan barato, al menos, como le ha costado a él…

    PS. Un saludo cordial para alguien que busca su sitio 🙂

  12. Ahora quien no se ofende es porque no quiere. Cada vez surgen más grupos pro-cualquiercosaqueseteocurra que se sienten ofendidos por un cartel, por un anuncio, por una ley, por el aire que respiras… Lo cual no deja de ser la nueva censura del s.XXI.

    Eso y la doble falsa moral son las cosas que más asco me dan en la actualidad.

    En cuanto a la madre contra la paz…, en fin…xDDD! Seguro que era de esas nuevas ricas que tanto abundan, que hace cuatro días se moría de hambre pero ahora tiene veinte bolsos de falsificación de TOUS y se calza zapatos de Armani. Que como se aburren tienen que inventarse guerras propias completamente absurdas con las que entretenerse por las tardes hasta que empieza Está Pasando.

  13. Y aunque digas que te hubiese gustado tener más tiempo para hacerlo, te ha quedado un post redondo. Lástima que comentarios como el mío no estén a la altura.

    Un saludo. 😉

  14. Y………la última ha sido la postura de la Iglesia sobre la propuesta universal de Sarkozy.
    Felicidades por tu blog.
    Un saludo.

Comments are closed.