Once mentiras sobre el tranvía en Madrid

Un tranvía en Barcelona. Foto de Antonio Rodriguez.

Somos muchos los que pensamos que el tranvía debería volver a Madrid. Y son muchos los que piensan que estamos locos por ello, que los tranvías se eliminaron porque son algo atrasado (y molestaban a los coches) y no hay que recuperarlo.

Los amigos de la PTP (asociación a la que pertenezco desde hace unos días) nos han visitado, y entre el material que han traído está un Cuaderno Cívico de La Vanguardia en el que se recogen los principales falsos mitos sobre el tranvía. Basándome en ellos, haré una lista de los más generalizados:

1. En las grandes ciudades no hay tranvías
Depende de lo que entendamos por “gran ciudad”. ¿Te parecen “grandes ciudades” algunas como Londres, París, Milán, Roma, Amsterdam, Bruselas, Estocolmo, Francfort, Viena…? Pues todas ellas, y un centenar más, tienen tranvías. Y en España ya lo disfrutan otras como Barcelona, Valencia, Sevilla o Bilbao.

2. El tranvía es algo del pasado
Es cierto que el tranvía se inventó hace mucho, pero eso no hace que sea viejo. Puede que tengas en mente las fotos en blanco y negro de los tranvías de la postguerra, pero las cosas han cambiado mucho. Los nuevos tranvías son modernos, bastante bonitos, de piso bajo y con una estética muy similar a la de un moderno tren de metro. El Metro de Madrid va a cumplir 90 años, ¿también es algo viejo? ¿lo cerramos? Por no hablar de los automóviles…

3. Perjudica la fluidez del tráfico
La cuestión está mal planteada: en realidad, son los coches los que perjudican al transporte de superficie y no al revés. El transporte público es el más ecológico y solidario, ya que beneficia incluso a quienes no lo utilizan (menor contaminación, menor ocupación de espacio público…): por lo tanto, está claro a cuál hay que dar prioridad.
Un tranvía puede transportar el equivalente a 174 coches en mucho menos espacio: no me dirás que eso no mejora el aspecto de una calle. Además, hace la ciudad más habitable. Por toda Europa encontrarás zonas en las que peatones y tranvías conviven tranquilamente. Incluso aquí cerca tenemos un ejemplo: Parla, cuya importante calle Real se peatonalizó para crear el tranvía y es un ejemplo de mejora de la zona.

4. El tranvía es poco ecológico
El tranvía es el medio colectivo que menos energía consume, y además es eléctrica, que puede obtenerse de fuentes limpias (de hecho, gracias a la liberalización del sector, se puede elegir un proveedor cuya electricidad sea completamente de fuentes renovables). Sin embargo, la gasolina que utilizan los coches sólo puede obtenerse del petróleo.
La idea de que hay que cortar árboles para establecer un tranvía no es cierta: ¿hay que cortarlos para crear un carril bus? ¿y para crear un carril bici? ¿y uno de coches? Todo dependerá de la estructura de la calle. Aun si en un caso extremo hubiera que cortarlos, el CO2 que se deja de emitir gracias al tranvía es mucho mayor que el que absorben los árboles que se hubiesen tenido que cortar.

5. El tranvía se superpone al metro y al autobús
El sistema de transportes debe contar con diferentes medios. Cada uno juega su papel, e intentar reemplazar uno por otro hace que funcione mal. El tranvía es un medio de proximidad, de mayor capacidad que el autobús, pero menor que el metro. Es ideal para grandes ejes, como por ejemplo la Castellana, Prado-Recoletos…

6. Un trolebús sería mejor que un tranvía
Un trolebús puede ser, en todo caso, una alternativa al autobús (ya que no es más que uno con motor eléctrico), pero en todos los aspectos en los que el tranvía gana al autobús también lo hace al trolebús: capacidad, eficiencia, accesibilidad, velocidad…

7. El tranvía provoca accidentes
Al contrario: el tranvía es el medio más seguro. Es tres veces más seguro que un autobús, treinta veces más que un coche y cien veces más que una moto, según datos de la UITP. Además, el tranvía es un sistema guiado: no puede salirse de la vía. Por ello, la inmensa mayoría de los accidentes entre coches y tranvías son culpa de los primeros, que han invadido las vías cuando saltándose un semáforo o una señal. De la misma manera, también es más seguro para los peatones: sabes perfectamente por dónde va a pasar, sólo tienes que apartarte cuando lo haga.

8. Es ruidoso
Los tranvías no son ruidosos. Al contrario, hacen que las calles sean más silenciosas al provocar que la gente deje de usar sus coches (más ruidosos) y comiencen a viajar en tranvía. Y por supuesto, un tranvía hace menos ruido que un coche. Y eso que, en capacidad, equivale a muchos.

9. Es demasiado silencioso
Que exista esta queja es una prueba de que la anterior es falsa. Es cierto que el tranvía apenas hace ruido, pero eso no es algo malo. No podemos defender un modelo de ciudad en el que los vehículos deban advertirse unos a otros a golpe de bocina. Si se hace caso al código de circulación no habrá incidentes. En todo caso, el tranvía tiene un aviso con un sonido de campanillas bastante más agradable que el de un claxon de coche.

10. Es mejor reforzar la red de autobuses que construir tranvías
En muchas ocasiones, los autobuses están al límite de su capacidad. Todos hemos visto ejes en los que hay colas de autobuses entorpeciéndose unos a otros, provocando una velocidad muy lenta y poca calidad en el servicio. Un tranvía tiene la capacidad de tres autobuses (e incluso de seis, si viaja en doble composición), ganando en comodidad y velocidad.

11. Si se estropea un tranvía, se corta todo el servicio.
Este es otro tópico injusto. Un tranvía es mucho más fiable que un autobús, por ejemplo. En todo caso, si se estropease, es posible que la unidad sea remolcada hasta las cocheras por la que venga detras, empujándola, sin necesidad de cortar la línea. Mucho más complicado es sacar un autobús estropeado de un carril bus de los que tienen barreras, por ejemplo.

7 thoughts on “Once mentiras sobre el tranvía en Madrid”

  1. Veo que te has aprendido la lección al dedillo. En Madrid hace falta que gente como tú haga pedagogía en este tema.

    A ver si así las cosas cambian y vemos pronto un tranvía por el centro de Madrid. Si en Barcelona, por fin, lo hemos conseguido, ¿por qué no en Madrid?

    Las ciudades medianas y grandes que, de verdad, quieren ser modernas optan por dar protagonismo al peatón y al transporte público y, en este contexto, el tranvía es un elemento que puede resultar fundamental.

    Sólo un inciso, Fer, sobre la necesidad o no de cortar árboles para implantar el tranvía. Decir que incluso en el caso de que fuera necesario retirar los árboles para poder implantar el tranvía, no tienen por qué ser cortados.

    En Barcelona, por ejemplo, se retiraron las palmeras que había entre Zona Universitària y Francesc Macià para poder implantar el Trambaix, pero en unos pocos meses fueron replantadas en la propia Diagonal, a escasos metros de donde estaban. No hay, pues, ninguna necesidad de talar árboles.

    Para acabar, fecilitarte, Fer, por formar parte del selecto club de socios mixtos (o socios bikini como, con acierto, alguien nos bautizó), por pertenecer a la vez a Andén 1 y a la PTP. Bienvenido al club!

    Pasabaporaquí

  2. ¿ para cuándo el tranvía en Madrid ? 😀

    Yo creo que es una alternativa que da más modernidad y eficiencia a la ciudad. ¿Atrasado? ¬¬

    Y cuál es el motivo por el que no se lleva a cabo el proyecto en Madrid?

  3. Uf, aquí en Tenerife ha venido fantástico… se acabó el no llegar a clase, el no saber cuando va a venir el bus, los atascos…

    hombre…ya si fuera a 5 km/h más…sería ideal… pero para trayectos cortos, o cuando necesitas saber con certeza a qué hora estarás en la facultad, el médico, el centro, aquí es _LA_ solución.

  4. Ya es hora de que caigan en el olvido los prejuicios que se tienen sobre el tranvía. Sobre todo habría que explicarle al alcalde por qué un autobús no es lo mismo que el tranvía.

    Solo un apunte, Fer: gracias a la liberalización del sector de la energía, NO es posible elegir uno que te suministre energía procedente de fuentes limpias (puesto que la energía generada se vuelca a una red única para todos los sistemas de generación), sino que es posible pagar más dinero para financiar el uso de fuentes limpias.

    Pero el hecho de pagar ese extra no significa que la energía que me llega a casa sea de color verde, huela mejor o no expulse CO2. Simplemente es una cuestión de conciencia y de buena fe en la empresa que promete usar ese dinero en energías limpias.

    Saludos.

  5. Gracias por la puntualización, Benedicto. Esa frase en concreto la saqué de La Vanguardia, pero si dices que no es correcto lo retiro 😉

  6. Hombre, el tranvía tiene muchas cosas buenas (que no voy a repetir que para eso ya se leen 😉 pero aquí en Valencia lo que peor le veo yo es el tema del tiempo. Un trayecto que podría durar unos 20 minutos se transforma en 1hora por todo lo que son semáforos, un poco exceso de paradas y demás. Bien a menos que tengas un poco de prisa

    Saludos 😉

Comments are closed.