Leguchas y coles

Tengo un problema. Os explico.

Hace tiempo creé un personaje al que (por alguna razón) no le gustaban las lechugas ni las coles. Era su rasgo de personaje. Pensaba escribir con él de protagonista una historia con la que estaba muy entusiasmado. Sin embargo, no le encontré un buen final y ahí lo dejé para cuando se me ocurriese algo.

El caso es que este personaje sigue por aquí, viviendo en mi escritorio, y ayer mismo le pillé comiéndose una lechuga. ¿Tiene sentido un personaje cuyo rasgo principal ya no existe?

¿Es posible la amistad entre gays y heteros del mismo sexo?

Recupero esto del otro blog, me parece interesante, y la verdad es que se me han planteado más dudas en torno a este tema, relaciones entre gays y heteros… en mi caso generalmente han salido mal, pero no tiene por qué ser así. De momento os dejo esto…

¿Es posible la amistad entre gays y heteros del mismo sexo?
Vale, pregunta tonta. Cualquiera diríamos que sí, que es perfectamente posible. Igual que la amistad entre chicos y chicas.

Pero en el mundo real las cosas no son tan sencillas. No digo ya de tener compañeros, hermanos, conocidos o incluso amigos de esos que “están ahí” gays/heteros (lo que tú no seas, vamos). Pero amigos, amigos… no lo sé.

Me joden los tópicos, bien lo sabéis. No soporto que un estereotipo me marque cómo debo ser, me ponen de los nervios las locazas y no entiendo lo de hablar de chicos con género femenino (“Huy, Mario es más pesada…”), pero a lo mejor esto tiene más base que un mito cualquiera. No sé por qué, pero al final acaba siendo muy frecuente (y ojo, que no estoy generalizando): heteros por un lado, gays por otro. Ya, ya, lo simple está en decir que la culpa es de ellos que nos discriminan o de nosotros que nos aislamos. Pero no creo que sea nada tan sencillo, porque si no no pasaría siempre.

Puede que tengamos menos cosas en común, o que la sociedad tenga más prejucios de los que nos gusta suponer.

¿Cuántos de vosotros (heteros) tenéis amigos, amigos de verdad, que sean gays? ¿Y cuántos de vosotros (gays) tenéis amigos, amigos de verdad que sean heteros? Y no me refiero a un gay y una chica, sino a un chico gay y un chico hetero.

También supongo que es lógico… uno se va con determinada gente por aficiones o gustos comunes, y una de las circunstancias de este tipo más importantes, es la vida sentimental (qué fino me ha quedado). ¿Se puede tener una verdadera relación de amistad con alguien con quien no compartes orientación sexual? Puede que mi concepto de amistad sea mucho más exigente (motivo por el cual me llevo bastantes decepciones, todo hay que decirlo).

Yo creo que sí, que es posible, aunque no siempre: depende un poco de la persona, de su madurez y apertura de miras. De momento me considero afortunado. Pero temo que se acabe cumpliendo el tópico… como ya ha habido indicios.

Lo siento, queridas lesbianas (iba a poner bolleras, que me parece una palabra más cariñosa y divertida, pero no quiero que nadie se lo tome como algo despectivo), pero no puedo escribir del tema que bastante me cuesta entender el mundo masculino como para entrar en el femenino, aunque me gustaría conocer opiniones en este sentido.

Yo, yo y yo…

¡Es desesperante! ¿De verdad soy el único al que le pone de los nervios aquella gente que solo habla de sí misma? Cuanto más oigo hablar más me gusta el silencio…

Conocí alguien cuyo mundo giraba alrededor de sí mismo. Pero no en un sentido normal, como a todos, no. Esta persona se creía el ombligo del mundo, directamente. Su tema favorito era él mismo, lo que hacía, lo que pensaba, lo que sentía, lo que opinaba del mundo. Y es desesperante, la verdad. Todo el día hablando de sí mismo, fijándose en los demás en la medida en que pudieran servirle. Vamos, que le regalas un espejo y ya no le hacen falta amigos. Afortunadamente se fue a vivir muy lejos.

Y no sólo está ese tipo de persona… también están los que todo el rato están intentando superarte. Que si dices algo, él mas. Que si sabes de un tema, él más. Hasta puntos ridículos… ya puedes ser premio Nobel de Medicina y haber descubierto la vacuna del sida, que él sabe más de eso y procurará tener la última palabra, o corregirte en cosas de las que no tiene ni idea.

Creo que podría presentar a estos dos chicos. Uno, el ombligo del mundo. El otro, el corrector de Dios. Ahora que Martes y 13 se han jubilado y Cruz y Raya no hacen gracia…

Saludos

PD: Con lo bien que estamos con la boquita cerrada… ¿para qué la abriremos? Ays…

Probando Blogger

Estoy probando Blogger. Ya sé que esto no se integra tanto en el MSN pero espero que os guste lo que escribo y vengáis a leerlo aunque no os avise la estrellita amarilla de mi icono.
Pero esto es mucho mejor: puedo escribir más cómodamente, poner más imágenes y cosas, tiene menos publicidad, funciona perfectamente con el Mac…

Acompañadme en este nuevo blog, espero que nos lo pasemos bien. Y dejad comentarios que no hay que registrarse ni hacer nada raro. Y me hace ilusión que leáis esto…

Pero vamos, que si os parece incómodo o voy a estar como un tonto escribiendo solo, pues vuelvo al Space MSN…

¡El ABC me plagia!

Anonadado estoy… esta mañana, leyendo el ABC como todos los días (risas) me encuentro con un texto que me sonaba mucho… caramba, como que lo había escrito yo.

Os pego el texto que escribí yo mismo en XatakaMóvil el 26 de diciembre y el que ha publicado hoy 8 de enero el ABC. A mí me parece un plagio, pero a lo mejor es que soy muy quisquilloso.

¿Subirá el precio de nuestras llamadas con la Ley de Consumo?
Casi la totalidad de nuestras tarifas de móvil incumplen la Ley de Consumo que ha sido aprobada y que entrará en vigor en febrero. A partir de entonces, todas las operadoras tendrán que tarificar las llamadas por segundos desde el principio: hoy en día sólo hay dos tarifas en el mercado que cumplan este requisito: Vodafone Vitamina al Segundo y Movistar Contrato Tu tiempo. Orange no tiene ninguna tarifa de este tipo, aunque hay que reconocerle el mérito de ser la única que cobra en todas sus tarifas por segundos, a pesar de contar el primer minuto completo, algo que tiene las horas contadas con la nueva ley. Aunque el cobro por segundos también podría traer consecuencias que no nos gustarían nada.

Nos cuenta Expansión que lo preocupante de esta ley es que podría acabar, si la interpretan de forma estricta, con las tarifas planas de datos en movilidad (e incluso con las del ADSL doméstico), porque estipula que habrá que cobrar sólo por lo consumido; y que, según los expertos, hará que suba el precio por minuto porque las operadoras no querrán perder los ingresos del redondeo.

El texto seguía con mi opinión, pero eso ya no lo han plagiado (menos mal). El texto que publica hoy el ABC es éste, busquen las muy pocas diferencias:

El lógico temor de que suban las tarifas de los móviles
Una de las cuestiones que más preocupan a los consumidores se refiere a la posibilidad, para muchos casi segura, de que la aplicación de la Ley de Consumo vaya a provocar que suban las tarifas. Hasta febrero no se sabe lo que puede pasar, pero parece evidente que ni los aparcamientos ni las empresas de móviles van a estar dispuestas a asumir la disminución de los ingresos que supondrá la aplicación de la norma.

En concreto, a la gente le inquieta especialmente la cuestión relativa a los teléfonos portátiles. Y es lógico, porque casi la totalidad de las tarifas de móvil que existen en España incumplen la Ley de Consumo. Como se sabe, todas las operadoras tendrán que tarifar las llamadas por segundos desde el principio de las mismas. Nada, como sucedía hasta ahora, de cobrar el primer minuto aunque sólo se consuman unos segundos. Sin embargo, en estos momentos, en el mercado, sólo hay dos modelos que cumplan este requisito: «Vodafone Vitamina al Segundo» y «Movistar Contrato Tu tiempo». Orange no tiene ninguna tarifa de este tipo, aunque hay que reconocerle el mérito de ser la única que cobra en todas sus tarifas por segundos, a pesar de contar el primer minuto completo.

Lo preocupante de esta ley es que podría acabar, si la interpretan de forma estricta, con las tarifas planas de datos en movilidad (e incluso con las del ADSL doméstico), porque estipula que habrá que cobrar sólo por lo consumido.

¿Qué hago? ¿Escribo una carta al director, les pido mi parte del sueldo, les pregunto dónde me citan como fuente, voy a conocer al periodista y me presento? Qué cosas. Al menos me han convencido de que escribo como para publicarlo en un periódico (aunque sea con el nombre de otro).