Sobre el cartel de Metro: el día que creé un fake sin querer

Actualización: En Radio Nacional me han entrevistado sobre el tema. Puedes escucharlo aquí.

Ayer estaba en el metro de camino a casa cuando vi una nueva campaña de publicidad de Metro de Madrid: se comprometen a reparar un montón de escaleras mecánicas en menos de 15 días. Qué casualidad: durante los últimos años hemos padecido escaleras mecánicas fuera de servicio durante semanas y semanas, y ahora que llegan las elecciones hasta una labor de mantenimiento técnico se anuncia con publicidad. Y remarcando lo de los 15 días en una especie de «excusatio non petita».

El caso es que me dio por hacerle una foto a uno de estos carteles…

B70d7HOCMAAbe_k

…y dedicarle 20 minutos de Photoshop para hacer que dijese lo que de verdad quería decir:

Captura de pantalla 2015-01-21 a las 19.59.36

Un mensaje exagerado, obviamente falso. Y así lo publiqué en mi Twitter:

La mayoría de la gente lo pilló al momento, se rieron y el mundo siguió girando. Al cabo de un rato, como me hacía gracia que hubiera gustado, compartí la versión original y volví a explicar que se trataba de un montaje.

Pero la foto ya era un éxito. Lo compartieron y la cosa se fue extendiendo y extendiendo… hasta que en unas horas había alcanzado los 100 RT. Luego los 500. Después los 1000. Y cuando me desperté al día siguiente, ya llevaba unos 3000. Y algunos pensaban que era verdad. Mi parodia se había convertido en un fake.

Esto habría quedado en una anécdota, el típico tuit que de casualidad se hace viral, si no fuese porque me ha enseñado algunas lecciones.

La primera es que si dices lo que la gente quiere oír, muchos se lo creerán. De verdad, este cartel era imposible de creer. Metro es un arma electoral obvia, pero ni por esas admitiría en un cartel que solo les preocupa su red cada 4 años y que sus directivos van en coche a trabajar. El caso es que muchos dieron por hecho que era verdad porque lo estaban viendo, sin plantearse el sentido del mensaje ni que pudiera ser un montaje. A todo el que se molestó en preguntar le aclaré que era mentira.

B70qYkECIAASjjC

La segunda es que si haces algo que tiene un mínimo éxito, siempre va a haber alguien que se lo apropie. Y por apropiar entiendo publicarlo sin aclarar que no es tuyo ni decir de quién es. Por mi propio timeline se han cruzado decenas de tuits de otras personas con mi montaje sin citar fuente, ni siquiera diciendo que era falso. Existe la creencia en internet de que lo que circula por ahí no es de nadie, cualquiera se lo puede apropiar, “es de internet”. Entiendo que en el caso de otros materiales sea difícil precisar quién lo creó o publicó, pero esto empezó a suceder a las pocas horas de publicarse originalmente. No se trata de algo que lleva años rodando boca-oreja y ya es imposible saber de quién es. Es simplemente que hay gente a la que le llega un contenido original en un tuit, deciden quedárselo y difundirlo desde su propia cuenta, como diciendo “mirad lo que acabo de ver en el metro”.

Captura de pantalla 2015-01-21 a las 21.46.03Captura de pantalla 2015-01-21 a las 19.50.26

Por supuesto, yo no vivo de esto. Me da bastante igual. Como si lo quieres imprimir y colgar en tu casa, es una chorrada y no tengo ningún afán de protagonismo por algo que la semana que viene no va a recordar nadie. Pero me parece un fenómeno curioso esto del “como está en internet no es de nadie”. Siempre he sido partidario del copyleft: de hecho, mis blogs ecomovilidad.net y Marca por hombro están en Creative Commons, pero eso no significa que te lo puedas quedar y presentarlo como tuyo.

El culmen del morro de esto ha sido el sitio de humor Señoras Que, donde Carlos Valladolid lo ha publicado, por supuesto sin citar la fuente ni pedir permiso al autor, como “cartel real visto en el metro”. Le doy todos mis ahorros y la custodia de mi gato al tal Carlos si me demuestra que a) es real y b) lo ha visto en el metro. Vamos, que me como el PSD con patatas.

Captura de pantalla 2015-01-21 a las 19.58.17

La tercera, y más preocupante, es que es extremadamente fácil colar un fake. En este caso se trataba de una chorrada, un photoshop que a la mínima que te fijes es bastante evidente (por favor, mirad la frase de abajo del todo, ni siquiera ajusté el tono de negro). Y aun así mucha gente ha creído que era verdad. Pero es que lo he llegado a ver difundidos por periodistas, publicado en páginas web, en cuentas de partidos políticos (ignoro si oficiales o de simpatizantes) e incluso inventándose cosas como que era una campaña de viajeros cabreados o que alguien de dentro de Metro había saboteado el cartel al colocarlo o qué se yo:

El cartel que le han colado a Metro de Madrid Amenzing

Esto es lo que me parece peligroso: la gente que nos informa, la gente que milita en partidos que aspiran a gobernar, en vez de plantearse una mirada crítica y escéptica dan credibilidad a todo lo que concuerde con sus ideas. Y eso me da pánico, sinceramente.

El bonus track: a media mañana un amigo que trabaja en Metro me ha escrito diciéndome que la dirección de la compañía ha puesto a algunos trabajadores, jefes incluidos, a buscar el cartel y arrancarlo. Espero que a los pobres les dejen volver a casa aunque no completen la misión.

One thought on “Sobre el cartel de Metro: el día que creé un fake sin querer”

  1. Increíble pero aleccionador. Ojalá tuviésemos más sentido crítico para cuestionarnos antes de creernos todo lo que vemos por ahí o nos dicen en internet o en cualquier medio de comunicación, quizá nos iría mejor en la vida

Comments are closed.