Tarde para cambiar


Era pronto para todo y tarde para cambiar
aún me guardo algunas fotos que no me atrevo a mirar
era todo tan hermoso que no podía durar
en la flor de nuestras vidas con tanto amor para dar.

Solías llamar de madrugada,
me hacías saltar de la cama
salíamos a quemar todo el fin de semana
casi sin blanca

En el fondo reconozco que nos gustaba jugar
a tener el mundo en contra nuestra.

Quería cumplir dieciocho, quería vivir para siempre a mi aire…
y tu lo sabías bien. Lo que empieza acaba… se nos escapa

Era todo tan hermoso, se fue deprisa y no volverá.

Y mientras partía una nave hacia Marte tu me prometías nunca olvidarme…

Pero tú lo sabías bien: lo que empieza acaba, se nos escapa.
Lo que empieza acaba.
Los dos aprendimos que, tu y yo aprendimos que, lo que empieza acaba.

Era pronto para todo y tarde para cambiar.