Yo no recomendaría la Universidad Carlos III

Llevo más de un año con la idea de este post en la cabeza. Primero eran quejas sueltas, luego las vas compartiendo con los compañeros y ves que muchos de ellos piensan igual. Incluso pensé en redactar una carta de protesta y que la firmase todo el que estuviese de acuerdo. Pero creo que lo más sencillo es contarlo en el blog. Puede que a alguien le sea de utilidad.

Vamos al grano: yo no recomiendo la Universidad Carlos III si quieres estudiar Comunicación Audiovisual. Sí, se trata de la facultad donde curso mis estudios y donde, con suerte, me voy a graduar dentro de poco.

Mi universidad de referencia, en la que hice la Selectividad, era la Complutense. Allí fueron la mayoría de mis compañeros de instituto, y es donde habría acabado yo de no ser por una visita que hicimos a la UC3M (otra manera de llamarla) en una jornada de puertas abiertas. La universidad me encantó. Completamente nueva, con unas instalaciones relucientes, grupos relativamente pequeños (unos 60 por clase), plató de televisión, estudios de radio, material para prácticas, un ordenador con proyector en todas las aulas… y todo ello en Getafe y llena de servicios, muy cuidados todos.

Sin embargo, de nada te sirve una universidad así de ‘pija’, que quiere parecer privada, cuando tu carrera va al tuntún. Como muestra, un botón: estoy en 4º curso, es decir, el último. Mi carrera es Comunicación Audiovisual. ¿Os podéis creer que lo más cerca que he estado de manejar una cámara de vídeo haya sido cuando el otro día proyectaron una foto de una en la pizarra?

En toda la carrera apenas hemos realizado prácticas. En fotoperiodismo, por ejemplo, consistían en dos horas libres en las cuales cogíamos una cámara reflex por cada 10 alumnos, y nos enseñábamos a manejarla unos a otros. Hacíamos fotos por el campus como Dios nos daba a entender y luego las veíamos en clase como quien ve un anuncio de la tele. Las instrucciones de la profesora se limitaban a pasar el manual de la cámara fotocopiado y a hacernos leer en voz alta (al más puro estilo de cuarto de primaria) las biografías de importantes fotógrafos que no servirían para nada (y me alegro de ello, porque aprender vidas de gente no me enseña fotoperiodismo), ya que el examen final de tipo test tenía un nivel con el que lo habríamos aprobado aun haciéndolo el primer día de clase. Las notas oscilaron entre el notable y la matricula de honor.

Es cierto, la universidad tiene estudios de radio. Y en toda la carrera, sólo hay dos asignaturas de esta temática. Dos. Una en primero y otra en cuarto. Y claro, cuando después de tres años vuelves a entrar en aquellas salas, apenas recuerdas nada. ¿Será porque ha pasado mucho tiempo? ¿O porque en primero nuestras prácticas eran de media hora cada quince días?

Si las quieres hacer por tu cuenta, tampoco te hagas ilusiones. Un grupo de amigos logramos el permiso para ir por las tardes a grabar material y practicar. Todo fue bien hasta que un día nos los encontramos cerrados, y sin ninguna explicación por parte de la responsable.

¿El plató de televisión? He entrado dos veces. Bueno, tres. La primera: una vez que me coló una amiga, recién llegado a la universidad. La segunda, cuando insistimos para tener un sitio donde grabar un cortometraje, usando nuestro propio material (y sin tocar nada). Y la tercera, para hacerme las fotos de la orla de fin de carrera. ¿Entrar con un profesor? ¿Hacer prácticas ahí dentro? ¡ciencia ficción!

Y es que tampoco hemos hecho prácticas de televisión, como el resto de cursos de la carrera. Ellos salían a hacer reportajes por el campus, con su cámara, sus micrófonos, haciendo de reporteros, etcétera y luego los editaban, hacían un informativo en plató… nosotros nos quedábamos en clase apuntando que en el Telediario de TVE la cabecera duraba X segundos, o que después de los titulares comenzaba tal sección. Nos hicieron escribir un plan para grabar un reportaje, prometiendo que haríamos la práctica en el cuatrimestre siguiente. Nunca más se supo, porque el profesor al que le tocaba también decidió cambiar su temario convirtiendo la asignatura en algo totalmente distinto a lo que rezaba su nombre.

Algo parecido pasó con un guión que escribimos en segundo y que debíamos grabar en tercero. Nunca más se supo. Y como esto, múltiples ejemplos de profesores que moldean la asignatura a su antojo y dan los contenidos que quieren, o que les gustan, o que les ordenan, qué se yo.

Y es que debemos ser el curso más afectado por este tipo de cambios. Comprendo que existe libertad de cátedra, pero cuando llegas a una asignatura y lo que da el profesor no tiene absolutamente nada que ver con el título, te mosqueas. Y que pase una vez, bueno, pero que por sistema en cada cuatrimestre haya al menos una asignatura moldeada a gusto del catedrático es indignante.

A veces creo que la universidad es una institución onanista, donde algunos profesionales acuden a deleitarse escuchándose a sí mismos hablando sobre sus temas favoritos, sin importar que ello se adecue a nuestra carrera, el programa o nuestros intereses como futuros comunicadores. Llegan, hablan y se van. Sin importar que no sepan enseñar, que no sepan explicarse… porque no lo hacen por nosotros. Lo hacen por su tema. Los alumnos son un mal menor que hay que tener ahí.

El lado contrario son los profesores que no saben nada de su asignatura. Llegan y hablan de sus cosas. O leen las diapositivas que proyectan. Te dan un libro de texto y en eso va a consistir el examen: vosotros estudiad el libro, que de ahí voy a sacar las preguntas. Y no os preocupéis, que podréis consultarlo mientras hacéis el examen (caso verídico). El típico profesor al que no le haces preguntas demasiado difíciles porque sabes (y lo has visto en clase) que desconoce la respuesta tanto como tú.

No me quejo de que haya asignaturas poco relacionadas con la carrera (Teoría del Derecho, Economía…) o que no me gusten. Me quejo de que una carrera que pretende formar comunicadores multimedia (multi-media, para varios medios) centre el 90% de su contenido en el cine (industria en la que no trabajará ni el 5% de la clase, con suerte). Me quejo de que se nos prometió una carrera, un plan de estudios y unas prácticas que parecen haberse quedado en los folletos, preciosos, eso sí.

No sé si la culpa es de los profesores, del rector, del sistema, del ministerio, de Europa o de quién. Pero estoy harto de haber perdido cuatro años en una carrera llena de cosas geniales, pero también de chapuzas impropias de una universidad.

Puede que hayamos sido la promoción con peor suerte de la universidad, aunque hay cosas (como la distribución de asignaturas) que no eran exclusivas nuestras. No sé cómo serán los nuevos cursos de grado. Pero personalmente, si fuese a hacer Comunicación, no me matricularía en la Carlos III. Si acaso en la Rey Juan Carlos (ya que de la Complutense algunos amigos que vienen de allí me han hablado bastante mal), o en una privada. Y siento decir esto.

Por supuesto, la UC3M tiene muchísimas cosas buenas. Grandes profesionales, profesores con los que he aprendido mucho. Pero estas cos
as

son las que te fastidian y hacen que el resto te sepa peor.

30 thoughts on “Yo no recomendaría la Universidad Carlos III”

  1. 1º el temario de una asignatura (la parte troncal) se aprueba cada año y debe ser respectada, pagas por ello unos créditos. RECLAMAR
    2º la libertad de cátedra solo afecta a los catedráticos, que son los menos
    3º la libertad de cátedra actualmente a nivel académico casi solo afecta en aspectos de investigación y publicación de trabajos
    En la uni me toco aprender mucha burocracia (que pasa tenia despacho y era alumno)

  2. Sí, deberíamos haber reclamado. Pero el desconocimiento, la falta de ganas, el pensar que no va a servir para nada…

    Muchos lo único que queremos es que nos den el título y terminar de una vez la carrera. A ratos yo me siento así. Qué lástima.

  3. Me gusta ver como los blogs intentar dar información verídica y sobretodo, no promocionada. Yo hace poco también hice una critica a mi instituto, por que me parece una basura. Y desde entonces recibo alguna que otra visita de alguien que busca información sobre el centro en google. Me alegro, por que con estos posts ya se sabe como son las cosas desde dentro.
    Mucho mejor que tener que soportar las tonterías cuando ya es demasiado tarde como para echarse atrás y elegir otro centro educativo.

  4. “A veces creo que la universidad es una institución onanista, donde algunos profesionales acuden a deleitarse escuchándose a sí mismos hablando sobre sus temas favoritos, sin importar que ello se adecue a nuestra carrera, el programa o nuestros intereses como futuros comunicadores. Llegan, hablan y se van. Sin importar que no sepan enseñar, que no sepan explicarse… porque no lo hacen por nosotros. Lo hacen por su tema. Los alumnos son un mal menor que hay que tener ahí”.

    Este párrafo es genial. Leedlo todos una y otra vez. Y pasa en la Universidad, en todos los ámbitos educativos y casi en la vida misma a diario. Pero no, las Universidades no forman profesionales, ni otra cosa.

    No sé si habrás leído este artículo que hace unos días escribió Mari Trini Giner sobre su Universidad, la Complutense:

    http://sinfuturoysinunduro.com/2009/02/10/%C2%BFcomo-llegue-a-la-ucm-mi-primer-dia-de-clase-el-primer-dia-en-radio-complutense/

    En fin, la cosa está muy mal en todas partes…

  5. Yo también estudio en la UC3M, aunque en mi caso estudio LADE, y la verdad que es un cachondeo. No entiendo cómo es posible que toooooodos los exámenes te los hagan tipo test, cuando en muchas ocasiones crees que sería más razonable hacerlos desarrollando. O que asignaturas como Econometría I, que debería ser una asignatura práctica puesto que es estadística sea un tipo test limitado a cuestiones teóricas y con preguntas formuladas de modo ambiguo (y menos mal que este año en el tipo test han levantado la mano, que yo me veía en septiembre en cuarta convocatoria quedándome esa asignatura infernal).
    Tampoco entiendo que me toque la ONU al completo dándome clases que en muchas ocasiones ni saben hablar, pero en fin, es la pública diferencia y dicen que tienen vocación internacional.

    Estoy de acuerdo en el título de tu post, si ahora mismo me dijesen si estudiaba LADE en la Carlos III, probablemente mi respuesta sería no.

    Saludos de un compañero del otro extremo del campus 😉

    [a]

  6. ¡Ey! Ya te he notado desanimado en clase, especialmente hoy. Y aunque no puedo otra cosa que darte la razón en lo que dices (“institución onanista” es una de las mejores y más cachondas -nunca mejor dicho- deficiones que he oído en mucho tiempo), te digo también que no decaigas, y aunque muchas situaciones en la Universidad sean una puñeta, hay que salir adelante y no permitir que estemos en un estado de histeria permanente a causa de que no se hacen bien las cosas. Piensa que al menos todos pensamos parecido y nos damos un apoyo mental mutuo muy necesario XD.

    ¡Mucho ánimo y nos vemos en clase!

  7. Yo sí tuve la suerte de hacer prácticas en el plató de TV y los estudios de radio de mi Universidad (aunque no era en la UC3M). Aunque no me libré de temarios y planes de estudios farragosos, en los que se aprendía bien poco de esta profesión. Las prácticas eran voluntarias y fuera de horas de clase, no contaban para nota, pero algo hicimos.

    La Universidad está bien, pero no es ahí donde se aprende la profesión. Hay que intentar conseguir prácticas reales, en empresas de verdad. Es en esas prácticas donde se aprende de verdad. Yo en seis meses en TV3 y tres meses en TVE aprendí mucho más que en cinco años de carrera.

    Luego está la suerte de encontrar un buen trabajo, de lograr estar en el lugar oportuno en el momento adecuado. No siempre se consigue. No creo que a nadie le guste más que a mí el mundillo audiovisual y he acabado veniendo móviles, asumiendo que nunca más volveré a estar a los mandos de una cámara profesional. Pero no desesperéis. Las nuevas generaciones venís pisando fuerte y con empeño podréis lograr un buen futuro.

  8. En todas partes cuencen habas… Yo estudié Derecho (acabé en el 2002) y no hice ni una hora de práctica simulando un juicio. Ni una. Y eso que la carrera se compone de 300 créditos o, lo que es lo mismo, 3.000 horas lectivas.

    Cuando tocaba hacer casos prácticos, lo que en realidad se hacía era leer un enunciado y responder una serie de preguntas. Puede estar bien para afianzar conocimientos teóricos, pero creo que no es suficiente si lo que se pretende es formar a futuros abogados, jueces, procuradores, notarios…

    ¿No sería más conveniente plantear un caso con antelación, que los alumnos se preparen el tema, busquen información y se simule un juicio en el que las partes expresen sus consideraciones, rebatan argumentos y se discuta cuál debería ser la sentencia?

    No me extraña que luego pase lo que pase: de los compañeros de mi promoción sólo conozco a una persona que ha acabado ejerciendo como abogada.

    La nota positiva es que cuando, tiempo después de licenciarme, he vuelto a mi facultad (para examinarme de oposiciones) he descubierto que algunas aulas se han fraccionado y se han convertido en seminarios en los que, por lo que parece, se da clase a grupos más reducidos y supongo que se hará alguna práctica “en condiciones”. Si no estoy equivocado, eso es a lo que se tiende con el Plan Bolonia.

    Pasabaporaquí

  9. Yo estuve un año en Matemáticas en la Autónoma y digo “No, thank you, No more…”. Tuve un profesor que, a mitad del semestre, se dio cuenta de que nos había estado dando el temario del 2ª curso de Conjuntos y Números. Otro que venía a las prácticas con un pedo enorme y que se sentaba en los pupitres, mientras algún alumno hacía su trabajo en la pizarra. Y, el mejor de todos, un profesor portugués que apenas sabía hablar castellano…

  10. Yo ya lo dije un día, padecí en mis carnes el desdén de gran parte de los profesores de Ciencias de la Información de la Complutense. En los años que estuve nunca hice prácticas, tuve que soportar comportamientos egocéntricos de profesores que adaptaban la materia al libro que habían escrito (y que por supuesto tenías que comprar obligatoriamente), y hasta tuve un profesor de historia republicano que nos contaba la historia “a su manera”, pasándose el programa de la asignatura por el arco del triunfo. Nos hizo leer el Manifiesto Comunista y otro libro por el estilo que no recuerdo. En cierta ocasión, mientras nos hablaba de la Revolución Rusa, sonó un trueno y dijo “eso es Dios, que le jode que hablemos de esto”… no te digo na… xD

    En fin, dejé la carrera totalmente desencantado y muerto del asco. Afortunadamente Fer a ti no te queda nada ya.

  11. Hola Fernando, lo que pones es cierto y estoy totalmente conforme. Sin embargo no creo que el problema sea la Carlos III, creo que sabes que ahora estoy en Barcelona de Séneca en la UB y tengo que decirte que ésto si que es una mierda. No hay platós de nada, las cámaras son una mierda, en el plan de estudios no existen asignaturas de guión… creo que el problema es la carrera, no las universidades.

  12. Es penoso todo lo que contais. Me indigna el estado de la enseñanza es España, de Primaria a la Universidad. ¡Y que no haya nadie capaz de dar un golpe en la mesa y obligar a hacer las cosas como hay que hacerlas!. Tenemos educación-basura. Se habla del corporativismo de los jueces, pues ¡anda que el de los docentes!. Luego, se sale tan mal preparado que hay que pagar Masteres, estudios en el extranjero, etc.
    Algunos universitarios se quedarán impartiendo clase en la Universidad, sobreviviendo, como lo hicieron sus profesores durante décadas, un sistema que se autoalimenta de la mediocridad.
    Cuando se habla de cambiar el modelo económico y se pide innovación, creatividad, etc. me da la risa nerviosa. Miramos la educación en España y vemos que está llena de burócratas con un despiste pedagógico clamoroso. Podría seguir y seguir…lo dicho, penoso e indignante.

  13. Y a mi que fotoperiodismo es la parte que me parece más interesante, para compartir una cámara por cada 10 (¡¡¿¿??!!)

  14. Te forman mucho mejor y dirécamente en prácticas en la FP de realización si es lo que deseas, si no reclamas entonces tu queja está muy poco fundamentada, conozco gente que aunque eran pocos, reclamando, han conseguido cosas. Incluso yo siendo el único que ha reclamado.

    Por otro lado, la complutense tiene también comunicación audiovisual en la ciudad universitaria y créeme, creo que están mejor tus isntalaciones.

    Por otro lado, sinque sirva de ataque, estás pagando por ello, y, sin que sirva de procedente, la libertad de cátedra afecta a todo aquel docente que imparte que se achante a la normativa de su centro, así que, se siente, la universidad va por libre, pero como sigamos con “titulítis” en este país, y la gente no apueste por las FP’s, mal nos va.

    Me gusta tu ánimo de querer expresar tus quejas, creo que presentando esto mismo en forma de reclamación es mas que suficente y, aunque no te hagan caso, has hecho lo que debías, no me demuestres que no has reclamado, eso te quita autoridad y peso de credibilidad de que, realmente, te afecte, al menos reclama, no mañana, tantas veces como haga falta. Es tu derecho, es tu deber, al igual que de tus maestros y demás personas responsable sde que acabes tu carrera, la de formarte.

    Cuídate!!

  15. Vaya, me suenan ciertas cosas, y eso que no he pisado la UC3M, pero voy todos los dias a la UD, la uni de Deusto.

    Tenemos profesores que son una pena explicando. En concreto ahora tenemos a uno que parece mas un comercial que un profesor. Llega, se pone a COPIAR las tablas del libro en la pizarra y empieza a “explicar” lo que ha escrito (que esta en el libro) como si fuera el no va mas.
    En la asignatura estudiamos los dsPIC, son unos procesadores especializados en procesado de señal, y juro que parece que nos los intentara vender.

    Luego tenemos otro profesor que se que sabe mucho de lo que da, se le ve que sabe, pero no se sabe explicar bien, lo que hace que sus clases sean aburridas (mucho mas que cualquier otra) y que salgas con la idea de que no te vas a enterar de nada nunca.

    Luego tambien esta EL. No dire nombres que luego salen en google, pero vino de Francia hace muchos años y aun no habla castellano perfectamente. Tambien sabe mucho de lo que da pero como no habla bien castellano y tiene “su” metodo de dar clase pues acabas repitiendo sus asignaturas muchas veces. Para redondear es negro.

    Como cosas curiosas tenemos unas humedades en el primer piso de mi facultad de las que alguna vez he hablado en mi blog, humedades que secan dos veces al dia, y cuando hablo de secar es que a ciertas horas del dia no puedes subir por unas escaleras porque hay charcos.
    De los ordenadores ahora no me puedo quejar… mucho… porque los han ido renovando pero siguen quedando algunos bastante viejos, y las aplicaciones cada año piden mas memoria.
    Eso si, los ordenadores que estan en las aulas, los que usan los profesores para poner las transparencias, tardan cinco minutos en arrancar.

    Vamos, que en todas partes cuecen habas, y lo que yo no se es donde se mete la pasta que me cobran. Bueno… igual en esa nueva biblioteca en la que no se puede beber agua…

  16. Gio, no me acuerdo de sus nombres, el de Conjuntos y Números era un hombre que parecía que estaba siempre en la parra, gordito, alto y moreno. El portugués/brasileño era alguién de la facultad de Ciencias de la Información y en clase del borracho solo estuve una vez pero se parecía a Miliki… Me acuerdo más de Mavi (no se su apellido) que era muy buena profesora de álgebra, creo que era canaria, pero no estoy seguro. En fin, al final te quedas con lo mejor y lo malo lo desechas (o lo intentas) de tus recuerdos.

  17. Mavi es majísima, además tiene la extraña cualidad de rotar la cabeza 180º (comprobados) y escribir mientras habla en la clase.
    A ver si caigo en quienes son los demás jeje.

  18. Yo estoy convencido de que el problema reside en el profesorado y en los planes de estudio a partes iguales.

    Precisamente el otro día tuve el placer de tomarme una caña con una magnífica profesora (¿se nota que me encanta? XD) y, mientras yo le hablaba de la mierda de profesor que nos había tocado en una asignatura que ella misma imparte, me respondía que hay muchas asignaturas (y aquí me circunscribo al Periodismo en la UC3M, que es lo que conozco) cuyo problema es que realmente no tienen temario suficiente como para dar 60 horas de clase.

    Si unimos:

    – asignatura que debiera ser un curso de 10 horas dilatado hasta los 6 créditos de rigor, y
    – profesor que no sabe de lo que habla (o lleva la docencia como condena, o le molesta el mero hecho de estar en contacto con los alumnos, o sabe mucho pero no consigue trasmitirlo, o…)

    ¿qué nos queda?

    Es curioso, además, que (por lo menos en Periodismo), en la UC3M haya únicamente una (¡una!) catedrática y los titulares puedan contarse con los dedos de las manos. Tooooodos los demás son asociados a tiempo parcial, completo,… cuyo grueso del sueldo viene de otros menesteres.

    En fin, que sí. Que es una mierda. Pero probablemente también tengamos nosotros parte de culpa. Por tener expectativas e inquietudes.

    Un saludo

  19. Lo que pasa es que estudiais carreras de mierda yo estudio 5 de ing industrial en la uc3m y he tenido practicas de laboratorio e incluso he tenido asignaturas que solo era trabajo de campo, asi que venga un tio como tu intentando desprestigiar pues mira alla tu con tu “carrera” que mas que carrera parece una broma, ¿que te pusieron de deberes?¿ver la tele? parece mentira que salgais diplomados en esas carreras

  20. Querido Pedro,
    No te estreses. Lo que yo he ejercido se llama “libertad de expresión” y consiste en dar mi opinión sobre las cosas que me atañen, en este caso mi carrera. Ponte frente al espejo y repítelo varias veces: “Libertad de expresión, libertad de expresión”. No es nada malo, y no debes enfadarte porque los demás tengan una opinión diferente a la tuya. Va a pasar siempre, aunque estés en “5 de ing industrial”.

    No sé, yo prefiero mi carrera. Tal vez si estuviese en la tuya me dedicaría a calificar las demás de “carreras de mierda”, así que soy más feliz así, con menos odio por dentro.

    Por cierto, la gramática y la ortografía son tus amigas, no lo olvides: las comas, las tildes y los sinónimos existen 😉

    Rezaré todas las noches por ti.

    Un saludo
    Fernando

  21. Fíjate. Aquí nuestro buen amigo estudia 5º de ingeniería industrial y, por ello, se siente en posesión de una verdad absoluta que el mismo se ha concedido -no sabemos en virtud de qué razón de autoridad-, que le permite lucir su prepotencia neuronal allá donde va, despreciando a los seres inferiores que no decidieron ser ingenieros. Porque claro, todo el mundo sabe que si el mundo estuviese exclusivamente formado por ingenieros, todo funcionaría a la perfección: el resto de disciplinas profesionales o actividades no merecen la más mínima atención.

    Me parece llamativo, eso sí, que nuestro buen amigo Pedro haya demostrado que a pesar de encontrarse estudiando -supuestamente- el quinto curso de una ingeniería industrial, no tiene el más mínimo grado de educación, respeto, clase, elegancia o saber estar. Es más, ha demostrado también que su nivel cultural y su capacidad dialéctica y de oratoria son nulas.

    Pedro: yo te recomendaría, sanamente, que si algún día has de dar una conferencia en la que demostrar tus conocimientos, indudables, de ingeniería industrial, contrates a un licenciado en periodismo o filología para que te revise el discurso. Norma básica para, en tu triste caso, no quedar como el cateto que eres.

    Recibe un cordial saludo.

  22. Y me gustaría añadir una evidencia: “quod natura non dat, Helmantica non praestat”. No sé si me entiendes…

  23. Ole, ole y ole por tu respuesta, Fer. Eso es elegancia… Y el “Quod natura…” que comenta Jorge es una muy buena reflexión.

    Pasabaporaquí

    PD: Yo también tendré a Pedro en mis oraciones. ;-P

  24. Una pena que haya gente como Pedro dando una penosa imagen de los (proyectos de) ingenieros… ¡no somos todos así!

  25. Sí, es una pena… porque en primer lugar ninguna carrera es mejor que otra, cada una se enfoca a algo en concreto y no por ello tengo que decir que ésta o aquélla es mejor. Son simplemente diferentes y las escogemos porque nos gustan, no por ello tengo que menospreciar lo que se imparta en otra titulación, quizá las prácticas de laboratorio son exactamente igual de difíciles que estar peleándote con nosecuántas ONGs para que te reciban y te den datos confidenciales (por poner mi caso), es cuestión de valorar que todos somos importantes y que todos nos necesitamos.

    El mundo sería muy aburrido si todos nos dedicásemos a hacer lo mismo.

    [a]

  26. Yo estoy totalmente de acuerdo. Pero la cuestión no es ya la carrera, porue conozco más gente de otras carreras (incluso ingenierías) y de otras universidades, y ocurre lo mismo. De hecho, yo me vine de otra universidad a la Carlos III y realmente no ha cambiado nada.

    Es, como tú dices, que lo único que importa son los profesores y las universidades, y no el alumnado y su formación. ¿Qué pasará con nosotros cuando salgamos al mundo laboral? Está claro que no toda la formación se da en la universidad, pero lo que no puede ser que empecemos a aprender cosas cuando salimos de ella. Yo, a último año de carrera, no me siento experta en nada, no sé de nada, y siento que he perdido mucho tiempo de estudio porque no han sabido ofrecérmelo como debe ser. Si he aprendido algo, ha sido en asignaturas sueltas o por mi cuenta. Y es una pena.

    En fin, es lo que tenemos, y yo solo quiero que me den el titulito y salir de aquí, a ver con qué suerte me encuentro…

    Pero en fin, mientras tanto, como dice Lorenzo sólo podemos resignarnos y ser optimistas… ¡ánimo y suerte!

Comments are closed.