Yo, yo y yo…

¡Es desesperante! ¿De verdad soy el único al que le pone de los nervios aquella gente que solo habla de sí misma? Cuanto más oigo hablar más me gusta el silencio…

Conocí alguien cuyo mundo giraba alrededor de sí mismo. Pero no en un sentido normal, como a todos, no. Esta persona se creía el ombligo del mundo, directamente. Su tema favorito era él mismo, lo que hacía, lo que pensaba, lo que sentía, lo que opinaba del mundo. Y es desesperante, la verdad. Todo el día hablando de sí mismo, fijándose en los demás en la medida en que pudieran servirle. Vamos, que le regalas un espejo y ya no le hacen falta amigos. Afortunadamente se fue a vivir muy lejos.

Y no sólo está ese tipo de persona… también están los que todo el rato están intentando superarte. Que si dices algo, él mas. Que si sabes de un tema, él más. Hasta puntos ridículos… ya puedes ser premio Nobel de Medicina y haber descubierto la vacuna del sida, que él sabe más de eso y procurará tener la última palabra, o corregirte en cosas de las que no tiene ni idea.

Creo que podría presentar a estos dos chicos. Uno, el ombligo del mundo. El otro, el corrector de Dios. Ahora que Martes y 13 se han jubilado y Cruz y Raya no hacen gracia…

Saludos

PD: Con lo bien que estamos con la boquita cerrada… ¿para qué la abriremos? Ays…

One thought on “Yo, yo y yo…”

  1. Conozco a uno de cada. Y el del primer tipo en mi caso, y por desgracia, no se ha ido a vivir lejos.

    En cuanto a la persona del segundo tipo…, conozco a la “Trauma’s Version 2.0”, que es esa que SIEMPRE tendrá más dolores que tú, más pena que tú y más problemas que tú. Ya puedes decirle que tienes el tifus, que vives debajo de un puente y que consumes drogas, que ella siempre estará peor…, y al borde de la muerte si es necesario.

    A esta segunda, por suerte, sí dejé de verla hace un tiempo. Seguramente habrá acabado pidiendo limosnas en alguna calle de Madrid.

Comments are closed.